10 de diciembre de 2011

El testimonio de varias mujeres en The Memoro Project

Para mis bachilleres

Llevamos unas semanas inmersos en la lectua de Nada de Carmen Laforet. En la tertulia del otro día, debatimos acerca del papel de la mujer en la Posguerra, y unas alumnas se acordaron del trabajo que realizamos el curso pasado a propósito de la lectura de La casa de Bernarda Alba. Con el ajetreo de final de curso, se me olvidó reseñarlo, pero he decidido traerlo a colación, para que puedan verlo los alumnos que han llegado nuevos al instituto a cursar el bachillerato. 

En nuestro paseo por la literatura (IIIIIIIV, V),  recalamos en la Generación del 27 y, ¡cómo no!, en la figura de F.García Lorca, de quien leímos la historia de Bernarda y sus hijas. Fue una lectura dramatizada en clase. Repartimos los papeles entre las alumnas, dispusimos las sillas en semicírculo y leímos la obra en tres sesiones (una para cada acto). Centramos nuestro análisis de la obra en el papel de la mujer en los años 30. Dado que muchos de los usos y costumbres a los que se ven sometidas las protagonistas se perpetuaron en la España de la Posguerra y del primer franquismo, propuse un trabajo de investigación que consistió en preguntar a familiares (abuelas, tías o vecinas) acerca de los siguientes temas:

El noviazgo | El trabajo en casa y fuera de casa
La crianza de los hijos | La herencia
El qué dirán | La indumentaria
El papel de la religión | El luto

Para que vieran el tipo de trabajo que debían realizar, grabé el testimonio de mi madre. Cuando lo proyecté en clase, el silencio y la expectación hablaron por sí mismos. La mayoría de los alumnos preguntó a los parientes más próximos y realizó un trabajo escrito, del que estos son algunos ejemplos:



No obstante, a los que no tenían a quién entrevistar, les preparé una cita con miembros del Hogar del jubilado, a quienes entrevistaron durante dos largas horas, una calurosa tarde de viernes. Su trabajo puede verse en el portal Memoro, un proyecto internacional que tiene como objetivo custodiar la memoria de las personas nacidas antes de 1940, a través de sus testimonios.

22 comentarios:

  1. Impresionantes testimonios. En nuestra generación estamos más o menos acostumbrados a estas historias de nuestros padres, que a menudo tomamos como batallitas que siempre nos han acompañado como letanías de un tiempo de penuria. Sin embargo, con el tiempo descubres que a los jóvenes esto no les suena de nada, que no imaginan siquiera la cantidad de miedo y pena que oculta cada uno de esos rostros que ponen voz a la memoria.
    Muchas gracias por abrir esa ventana a la memoria y por implicar a tu alumnado en esa lucha contra el olvido, porque hay cosas que no se deben olvidar, digan lo que digan.

    ResponderEliminar
  2. Deliciosos testimonios, Lu. El entusiasmo es contagioso y ver a tu madre contanto cómo vivían las mujeres de los años 40, me ha animado a grabar el testimonio de mi madre -del mismo año y del mismo día, pero dos meses menor que ella-, y compararlos para el proyecto Memoro, igual que se entusiasmaron y se contagiaron tus alumnos cuando vieron a Amparo. El documento final es muy elocuente y podéis estar orgullosos del trabajo realizado. ¡Mil felicidades, mil veces!

    ResponderEliminar
  3. Como siempre, contagiando entusiasmo a alumnos y profesores. Es una gran idea unir generaciones a través de la escuela. A menudo he instado a mis alumnos a que preguntaran a sus padres o abuelos acerca de los temas que íbamos a trabajar. Sin embargo, nunca se me había ocurrido invitarlos a que los grabasen. Seguro que lo haré. Gracias siempre por compartir tus ideas.

    ResponderEliminar
  4. Siempre me han entusiasmado estos proyectos que unen generaciones, abuelos y nietos, sea cual sea el tema que los vertebre. Los mayores con esa sabiduría de la experiencia bien aprovechada y los jóvenes aportando su curiosidad y vitalidad. Lu, lo habíes bordado. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  5. Lu, una tarea fantástica. Seguro que tus alumnos han aprendido un montón; pero, sobre todo, podrán apreciar cuánto hemos avanzado y qué valioso es cada uno de esos avances.

    Para el proyecto de Maru Domenech quise grabar a mi madre, pero su cabeza es ya un laberinto del que pocas veces sabe cómo salir.

    Como dice Marcos, mil felicidades mil veces.

    ResponderEliminar
  6. Pues qué bien que lo hayas rescatado ahora, Lu. Me ha emocionado escuchar a tu madre -pienso en la mía, cuando me ha contado historias similares-. Qué difícil es que nuestros alumnos entiendan adecuadamente una obra porque les falta la inmersión en el contexto, que, a priori, tan ajeno les resulta. Como dice Anonio, nosotros hemos crecido con testimonios de padres y abuelos, pero a las nuevas generaciones todo les resulta muy lejano. Es necesario este ejercicio de memoria. Creo que tus alumnos han recibido una enseñanza impagable, por muchas razones. Gracias por compartirlo, como siempre, tomamos buena nota de tu excelente trabajo.

    ResponderEliminar
  7. Ains, todavía estoy llorando. Me ha llegado al alma. A mi ya no me quedan abuelos para preguntar y me da mucha rabia porque todos hubieran aportado mucho al proyecto ya que los he tenido de todos los colores y bandos y han vivido situaciones completamente diferentes. Tal vez mi padre, a sus 60 años, pueda arrojar algo de luz, aunque ya como un eco. Supongo que mis tías abuelas si recordarán muchas situaciones. Acudiré a ellas.Como dice Toni hay cosas que no deben olvidarse nunca. Tus alumnos habrán disfrutado y aprendido mucho con el proyecto.

    ResponderEliminar
  8. Extraordinario, como siempre (con toda la fuerza del oxímoron). Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  9. Toni, es cierto que nosotros estamos más cerca de esta generación olvidada. El proyecto Memoro responde al concepto unamuniano de intrahistoria. La historia contada por los de abajo, las mujeres, las madres, los soldados, los… La lectura de la Casa de Bernarda Alba retrata una sociedad rural que oprime a la mujer, este tema fue el trampolín para conocer cómo pasaron las mujeres la oscura posguerra y el primer franquismo.

    Marcos, después de tantos meses, el video de mi madre me parece de un valor incalculable. Es un testimonio muy valioso para mis hijos. Cuando lo vieron, se la miraron con otros ojos. Conocer la historia que esconde cada uno es una forma de conocimiento del otro.
    Me gustará ver el testimonio de tu madre. Es casualidad que hayan nacido en fechas tan cercanas.

    Rosa, me alegro de que te contagies del entusiasmo con que hicimos este trabajo. Encontramos muchas reticencias a la hora de grabar. Lógicas, por supuesto. Solo obtuvimos dos vídeos, pero creo que son lo suficientemente demostrativos de lo que recogimos a través de las encuestas.

    Carlos, lo mejor de todo es que esa unión ha surgido de la lectura de una obra de teatro. La literatura ha servido de trampolín para conocer otras realidades. Creo que no se les olvidará nunca el drama lorquiano y el sufrimiento de esas jóvenes atrapadas por las ataduras de una sociedad matriarcal y machista.

    JlG, es importante rescatar la memoria, antes de que los que vivieron la Guerra Civil y la Posguerra se adentren en los laberintos de la desmemoria.

    Carlota, la experiencia de las entrevistas fue muy interesante, pero dolorosa. Ahora bien, tengo la seguridad de que se acuerdan, la prueba está en que me hicieron memoria, cuando debatíamos sobre los perfiles femeninos de Nada de Carmen Laforet.

    Maru, si puedes obtener algún testimonio, te recomendaría que lo hicieses. Hay historias de familia que se repiten y todos conocemos, pero cuando indagamos, salen a la luz anécdotas olvidadas que merece la pena rescatar. A ver si tienes suerte.

    Gracias, Felipe, por tu oxímoro-comentario.

    ResponderEliminar
  10. Es un trabajo ciertamente entrañable y bien estructurado. Nuevamente aprendemos de ti, Lu. Gracias por compartirlo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. He sentido emoción al ver a tu madre. Entre otras cosas me hace entender mejor tu formación ética y moral, además de intelectual. Es una experiencia muy positiva, que tomo para realizar con mis alumnos adaptándolo a las circunstancias. La idea es muy buena. No dejas de innovar y experimentar. Gracias por tu presencia y tus aportaciones espléndidas.

    ResponderEliminar
  12. Gracias, Manolo, es una suerte poder compartir experiencias que nos enriquecen humana y académicamente.

    Joselu, mi madre quería ser bibliotecaria, vivir entre libros. Su destino la llevó a vivir entre los libros de cuentas de un modesto negocio. Siempre me impresionó su resignación.
    Tu capacidad para leer más allá de lo aparente es infinita. En los blogs vamos perfilando nuestra personalidad. El vídeo de mi madre es una pista que has sabido descifrar.

    ResponderEliminar
  13. Un proyecto muy interesante. Me parece importantísimo acecar ese tipo de vivencias a los alumnos, magnífica la elección de La casa de Bernarda Alba para conseguirlo. Seguro que es una actividad que siempre recuerdan.

    ResponderEliminar
  14. ¡Qué genial que los chicos de hoy puedan acercarse a la memoria de los mayores y compartir sus experiencias, saber de primera mano lo que ocurría y lo privilegiados que son hoy día. Les has hecho vivir una experiencia maravillosa, Lu, aunque algunos no se hayan dado cuenta todavía. Mis padres son un poco más jóvenes, pero aún me estremezco cuando mi padre me cuenta cómo vivió la muerte de Franco estando aún en la "mili" y cómo tuvieron que estar dos horas bajo la nieve en el patio del cuartel, cómo por la noche, un grupo de mineros asturianos celebró con algarabía el suceso...
    Y, por supuesto, a mí también me ha encantado conocerte y tener la oportunidad de charlar un ratito, que me ha sabido a poco.
    Un abrazo y, de nuevo, enhorabuena.

    ResponderEliminar
  15. Un trabajo precioso y extraordinario, como todos los tuyos. Gracias por compartir y traer a los jóvenes estos hechos que marcaron a nuestros abuelos y que no deben caer en el olvido.

    ResponderEliminar
  16. Fomentar el diálogo entre los jóvenes y sus familiares es la mejor forma de que conozcan su historia y de estrechar la distancia que les separa. Me ha parecido fantástica la idea de concertar una cita con el hogar del jubilado para aquellos que no tenían a quién preguntar.
    Los testimonios, impresionantes.

    ResponderEliminar
  17. mjchorda, Alberto, Virginia, Silvia, gracias por hablar de emoción, de recuerdo, de experiencias...

    ResponderEliminar
  18. Una propuesta completa, redonda y emocionante. Nos queda poco tiempo para perder el testimonio directo de otra época que nos proporcionan nuestros mayores y es unas pérdida irreperable, más en estos tiempos en los que es relativamente sencillo recogerlo.
    Hace años en una webquest sobre Bernarda Alba proponíamos como tarea la comparación entre la forma de vida de las mujeres de la época y la actual. Los alumnos lo hacían a modo de investigación documental pero recurrir al testimonio directo añade toda la verdad al trabajo.
    Un verdadero homenaje.

    ResponderEliminar
  19. Blogge@ndo, después de este trabajo noto que el tiempo corre y que debemos aprovechar la ocasión de preguntar, de interrogar, de recoger testimonios que el tiempo borrará.

    El trabajo de comparar también lo hicieron algunos alumnos. De hecho, las láminas de Scribd intentan ser un ejercicio de reflexión entre el ayer y el presente.

    ResponderEliminar
  20. Anónimo7:48 a. m.

    Me parece una experiencia emotiva y enriquecedora a la vez. Es quizá una de las mejores formas de que nuestros jóvenes se acerquen a esta época tan lejana para ellos pero tan trascendental para todos. Lo primero que he pensado es que ojalá vivieran mis padres para poder grabar todas sus experiencias; se sentirían importantes y al mismo tiempo me quedaría su imagen junto a sus palabras,¡qué buen recuerdo!
    Felicidades por la idea y por el trabajo realizado.

    ResponderEliminar
  21. Gracias Lourdes por tu trabajo. Acabo de leer La casa de Bernarda Alba con mis alumnos de 4º de ESO y creo que voy a hacer con ellos un trabajo similar al que has hecho tú. tu trabajo es genial, creo que puede ser una experiencia muy enriquecedora para ellos.

    ResponderEliminar
  22. Me alegro de que la experiencia te haya parecido interesante. Es uno de los momentos que recuerdo con mayor afecto hacia las personas que participaron.
    Suerte

    ResponderEliminar

Deja un comentario