19 de diciembre de 2011

Los lunes, sentencias

Hace algunos días, Eduideas planteaba la importancia de preguntarse cómo empezar las clases. Este curso he hallado una respuesta a una cuestión que es del todo inevitable. 
En verano, leí Los lunes, poesía, una propuesta interesante de Juan Carlos Sierra, donde cuenta su experiencia de iniciar la semana con la lectura de un poema ("para mí , de lo que se trataba era de invertir los primeros momentos de la semana en leer algo breve, pero intenso"). El libro es una antología de los poemas que causaron sensación entre sus alumnos y a partir de los cuales se generó un interesante debate.
El mismo deseo me movió a mí cuando, al ver mi horario, vi que empezaba los lunes con todos los grupos de 3º de ESO. No los conocía, así que aposté por variar el pretexto cada trimestre. El que acaba de finalizar lo hemos dedicado a dichos y proverbios del mundo clásico o aurea dicta. Hice una primera selección, pero descarté seguir el orden inicial para elegir, semana a semana, aquel pensamiento que mejor encajara con lo que estábamos viviendo en el aula.
Empecé "esos ratos perdidos, que ni son evaluables ni falta que les hace" (Sierra, dixit), con OMNIA MEA MECUM PORTO ("Conmigo llevo todo lo que poseo"). Arriesgué, lo sé, pero quería que la primera reflexión pusiera a los alumnos sobre aviso, que pensaran que las reflexiones no iban a ser superficiales, ni livianas. Y esa primera frase tuvo buena acogida y mejor interpretación. Entendieron que uno lleva consigo la sabiduría, los valores y los sentimientos.
Así empezamos una serie a la que se fueron añadiendo otras sentencias. Por ejemplo, VERBA VOLANT, SCRIPTA MANENT ("las palabras vuelan, los escritos permanecen") sirvió para hablar de la importancia de la escritura para conocer nuestro pasado. EXCUSATIO NON PETITA, ACCUSATIO MANIFIESTA  ("excusa no pedida, acusación manifiesta") apareció a raíz de un conflicto que se produjo en el aula. UNUSQUISQUE QUALIS EST TALIA LOQUITUR ("cada uno habla tal cual es") fue la entrada al tema de las variedades de la lengua y una de las que más debate ha suscitado. ERRARE HUMANUM EST, la antesala de las pruebas de competencias básicas y QUOD DISCIS, TIBI DISCIS ("Lo que aprendes, para ti lo aprendes"), la frase de la semana en que recibieron los resultados. COGITO, ERGO SUM la elegí para introducirlos en el pensamiento inverso ("Si no pienso, luego no existo"), una práctica que aprendí de mi profesor de Filosofía y que creo fundamental.

Hoy hemos valorado la eficacia de esos momentos iniciales (no más de 10 minutos) y me han pedido seguir con las sentencias, a pesar de que yo quería introducir frases hechas y refranes poco conocidos. Hemos hecho un trato. Habrá sentencia y refrán. Vamos sumando.

20 comentarios:

  1. Siempre aciertas con tus propuestas, que bajo tu saber hacer se convierten en actividades cercanas y enriquecedoras. Mi primer encargo, en un colegio privado en el que trabajé, fue preparar una sentencia (no latina) para cada semana del curso, que figuraría en las agendas de los alumnos. Me encantó la posibilidad de comunicarme con ellos a través de aquellas frases condensadas, pero pronto descubrí que el ideario del colegio se resumía en "menos debates y más dictados" y las sentencias quedaron relegadas a una esquinita perdida y din provecho.
    Me alegra ver que esos "ratos perdidos" son muchas veces los más provechosos, pues si ellos piden más es que todo tiene sentido.
    Un saludo y enhorabuena una vez más.

    ResponderEliminar
  2. Cada vez me gustan más "esos ratos perdidos, que ni son evaluables ni falta que les hace".
    Me resisto a hacer un chiste fácil sobre dejar una actividad solo para los lunes, ahora que todas las fiestas van a ser los lunes.("menos las de mayor arraigo social".)
    Empezar la semana con unos minutos de reflexión colectiva oral es una forma inmejorable de comenzar.
    Todos los ex alumnos que me encuentro últimamente me hablan de trabajos en equipo, exposiciones orales y portafolios en sus clases de la universidad. Y siempre tengo la sensación que a nivel general, en Primaria y en Secundaria y sobre todo en Bachiller, trabajamos muy poco la expresión oral. Por eso creo imprescindible aumentar el tiempo que dedicamos a la expresión oral aunque no estén en el libro de texto o aunque no sean evaluables (ni falta que les hace)

    ResponderEliminar
  3. De verdad cada entrada tuya es una agradable sorpresa. Una idea fantástica. Me encanta.

    ResponderEliminar
  4. A penas tengo tiempo para leer blogs (algo no va bien) pero sin duda este siempre me engancha. Leo y hasta releo!

    Chapó!

    ResponderEliminar
  5. Harta estoy y llevo solo dos días en la docencia, de que me hablen de contenidos evaluables y del poco tiempo que tenemos para impartir todo ese currículo que, se supone, debemos trabajar en el aula. En cambio, pocos compañeros parecen dar importancia a la nula capacidad del alumnado para razonar y expresar sus opiniones. Tu idea me parece fantástica y que ellos demanden su continuidad, indica que les aporta mucho.
    Gracias, Lu, como siempre. Eres una fuente inagotable de excelentes ideas que, como dice Toni, se ven enriquecidas aún más por la manera que tienes de llevarlas al aula.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. A todos: al César lo que es del César... He bebido de una buena fuente y he hecho una modesta adaptación. El libro de Sierra me encantó, por cómo su autor explica de manera muy fresca su experiencia y porque proporciona una selección poética muy interesante.

    Antonio, tú siempre "avant la lettre". Es una lástima que la idea no cuajara.

    Evaristo, la expresión oral es anterior a la escrita, en los comienzos del aprendizaje, sin embargo, luego queda relegada. Es una pena, como dices. Los jóvenes tienen mucho que decir y hay que darles oportunidades.

    Maru, Pilar, Inés, gracias por leerme en estos días de locura evaluadora. Inés, hay que darles la palabra. Eso también está en el currículum y no hay que olvidarlo.

    ResponderEliminar
  7. Fresca, como siempre, y plena de contenido y de interés esta actividad que nos presentas, Lu. Como Toni, también en un colegio privado, cuando se explicaba Latín en 2º de BUP, proponía a mis alumnos una actividad voluntaria y motivadora como ésta. En mi caso, caminábamos por el terreno del léxico y de la etimología y se trataba de explicar el origen de una palabra. Recuerdo muy bien el origen de capicúa, gringo o de estraperlo, por ejemplo. Tus sentencias de los lunes me lo han recordado, aunque -evidentemente- tu propuesta es mejor y más completa. Gracias por compartirla y gracias por la referencia bibliográfica.

    ResponderEliminar
  8. Me alegra haber ayudado a que nos cuentes una más de tus fantásticas experiencias. Creo que es fundamental que dediquemos tiempo a estas actividades de reflexión, sosiego, conocimiento mutuo, algo que es mucho más importante que avanzar el temario, y ellos mismos lo agradecen.

    ResponderEliminar
  9. Soy como un ciervo que llega a la fuente en medio del bosque lleno de sed. Encuentro una fontana, una alfaguara que me deleita con su fuerza y claridad. Esta es esta página por lo que me supone de inspiración. Y sí, lo mejor son esos momentos perdidos no evaluables, pero los más significativos.

    ResponderEliminar
  10. Lu, una idea fantástica (como todas las tuyas) y una manera estupenda de aprovechar los primeros minutos de clase: reflexionando y discutiendo.

    Me ha gustado tanto que posiblemente te la copie.

    Un abrazo y felices fiestas.

    ResponderEliminar
  11. Marcos, me has hecho buscar la etimología de estas palabras. Creo que la pasión por el léxico nos pierde a los profes de Lengua. Vamos detrás de las palabras como imantados.

    Eduideas, cuando leí tu entrada, pensé ¡qué casualidad!, por eso dejé el comentario. Muchas de tus reflexiones darían para debates extensos, pero la falta de tiempo nos impide seguir tantos hilos de discusión.

    Gracias, Joselu, por la metáfora. Te sigo fielmente aunque, a veces, no sepa encontrar mi sitio en tu concurrido blog.


    Jlg, yo he bebido de la fuente de Sierra, el autor del libro "Los lunes, poesía". Al amparo de su idea, ha nacido esta. Ahí está para que otros la mejoren, la adapten...

    ResponderEliminar
  12. Me parece una buena idea, tanto la de iniciar la semana con un poema como con una sentencia latina. Es una idea que te voy a copiar a partir de enero, a ver qué tal resulta. Ya te contaré.

    ResponderEliminar
  13. Yo lo hice el año pasado con los poemas. Los lunes poéticos, lo llamábamos. De hecho, así nació Poesía eres tú. Comprobé que hacer partícipes a los alumnos de algo "habitual", que se repetía cada semana, les hacía estar predispuestos a ello, esperarlo, necesitarlo. Y de paso, se acostumbran a ello como si fuera lo más natural del mundo, como abrir el cuaderno para empezar la clase.

    ResponderEliminar
  14. ¡Benditos ratos perdidos! Me ha hecho gracia porque en mi caso los lunes también empiezo con 3º: primero, tutoría; después lengua. En la hora de tutoría empezamos leyendo el periódico -uno de difusión gratuita, "20 minutos". Le echamos un vistazo rápido y deben escoger una notica que les haya llamado la atención y explicar por qué. No lo hemos hecho todos los lunes, pero sí con mucha frecuencia, y es estupendo llegar, repartir los periódicos y que todo el mundo sepa qué tiene que hacer.
    Tu propuesta me encanta, es muy inspiradora, Lu. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Virginia, ya nos contarás. Yo seguiré con la misma dinámica, visto el éxito. Aunque cueste pensar cada semana en qué frase o refrán voy a ponerles, creo que vale la pena por todo el partido que le sacan.

    Silvia, es cierto que se acostumbran y no perdonan que se prescinda de ese tiempo.

    Carlota, los alumnos reclaman nuevas rutinas, siempre que "huelan" a novedad. Ellos lo entienden como una práctica marginal al currículum, porque no se examina, pero ¡cuánto aprenden!

    ResponderEliminar
  16. Sabes por què me gusta tanto tu blog? porque se nota que tienes vocaciòn en cada texto que escribes. Tus propuestas son de verdad muy inteligentes. Gracias.
    Sara M.

    ResponderEliminar
  17. Brillante idea. Soy una profesora de Mallorca y estoy recopilando materiales de blogs interesantes para dotar el mío de contenidos y empezar a usarlos a la vuelta de las vacaciones de Navidad. Al visitar tu blog (un gran trabajo, por cierto) he decidido que voy a estrenarme con tu idea; a ver si hay suerte y los chicos la acogen con entusiasmo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  18. Para mi la idea es genial,y espero que esta iniciativa sea imitada por otros docentes.Optimo tu post.Felicitaciones.Daniela

    ResponderEliminar
  19. Anónimo3:22 p. m.

    MUY buena idea la de empezar un día de la semana con sentencias de los clásicos. Por varias razones:
    - Porque parece que los clásicos son algo desfasado y que en una sociedad moderna no sirven para nada
    - Porque hay una tendencia a pensar que, los alumnos, no lo van a entender o el tema les va a aburrir
    - Porque en las sentencias se encuentra sintetizada la sabiduría de nuestros ancestros y porque muchos de los desafíos que tenemos los seres humanos en la actualidad, se encuentran encadenados a los temas de siempre: las dudas, los miedos, el amor, la justicia, la bondad, la maldad, la injusticia, la valentía, el dolor, la risa, el llanto, el silencio, la esperanza…
    - Porque las sentencias dicen mucho, pero también callan muchos aspectos que nuestro ser debe de indagar o que podemos indagar de forma colectiva…
    - Porque las sentencias algunas veces nos plantean más dudas que respuestas y nos enseñan a ser humildes
    Y no quiero acabar este comentario sin añadir algunas sentencias que he recogido de un libro de Heráclito (de él es el dicho de que “nadie se baña dos veces en el mismo río”, ya que el agua está constantemente fluyendo y cambiando de lugar, por lo tanto, aunque nos bañemos 2 veces en el mismo lugar, no se puede considerar que sea el mismo río):
    - EL CARACTER DE UN HOMBRE ES SU DESTINO
    - LA NATURALEZA DE LAS COSAS ACOSTUMBRA A OCULTARSE
    - NO CONJETUREMOS A LA LIJERA ACERCA DE LOS ASUNTOS IMPORTANTES
    - SIN SABER ESCUCHAR TAMPOCO PUEDEN HABLAR
    Un saludo y felicidades

    ResponderEliminar
  20. Anónimo, te agradezco mucho esta reflexión tan bien argumentada.

    ResponderEliminar

Deja un comentario