15 de septiembre de 2016

Primer día de clase (en bachillerato)


Iba a retomar el curso con una entrada a propósito de la reválida en el bachillerato, pero me contuve. La escribí hace días, la revisé, la comenté con un compañero, la dejé enfriar y cuando he vuelto a leer el texto me ha parecido tan visceral que he optado por guardarla en borrador. En su lugar, empiezo con los restos del naufragio: una imagen que guardo desde hace algún tiempo y que parece dibujada en sintonía con el desolador paisaje de la LOMCE. Así que, tras el descarte, empiezo contando cómo he empezado el curso con 1º de bachillerato. 

Dentro de las directrices de funcionamiento de mi centro, los primeros días hay que presentar la asignatura, explicar los objetivos, los contenidos, los criterios de evaluación, y realizar una prueba inicial evaluable.  Todo se andará. Pero, tras pasar lista, he inaugurado el curso con una sentencia, un acertijo, un consejo, dos etimologías y varias imágenes. Todo ello con la intención de hablarles de lengua y de hacer que piensen sobre el uso que hacemos de la misma, además de reflexionar sobre el  proceso de aprendizaje.

1) UNA SENTENCIA.— No he podido evitar hablar de la reválida. La sentencia resume perfectamente el estado de la cuestión. Por más que se hable de las pruebas, nadie sabe exactamente cómo serán. No hay modelos. Las decisiones están en el pantanoso terreno de la política. Dios quiera que el electorado recapacite y los resultados viren en la dirección contraria a la de los dos anteriores comicios.  
Una vez los he puesto sobre aviso, hemos comentado la afirmación y les he ilustrado sobre el recurso de la paradoja, lo que ha sido para ellos una novedad.

2) UN ACERTIJO.— A continuación, les he planteado un acertijo que me proporcionó hace tiempo @mcadenato. En la imagen aparece también la solución, pero yo no la he dado inmediatamente. Valiéndome del recurso de la intriga, he dejado la solución en el aire y he pasado al consejo. 3) CONSEJO.— En este caso también he planteado la pregunta sin dar la respuesta. Sus aportaciones han sido razonables: primero se estudia y luego se aplica lo aprendido. Incluso hay quien ha sugerido que primero se aprende y luego se enseña lo aprendido para afianzar el aprendizaje (¿tendrá alma de maestro?). Después de debatir con ejemplos lo fácil que es olvidar e incluso desaprender, les he dado la respuesta que había preparado: seguir aprendiendo. Me interesa que sean conscientes de que el aprendizaje es continuo, de que no es sino un proceso marcado por la continuidad, por eso les he hecho la reflexión del uso de la perífrasis durativa. Vamos a estudiar los verbos, pero más allá del paradigma, vamos a analizar la estilística. Creo que los he convencido.  


Hemos vuelto sobre el acertijo. No daban respuestas, aunque hay quien ha apuntado una lectura visual y, en lugar de ver una "u", ha visto una gráfica, cuya interpretación ha sido que, a veces, se aprende con facilidad y otras cuesta esfuerzo. ¡Siempre me sorprenden! La solución se obtiene mediante el recurso del calambur, un juego de palabras que se asemeja al truco de la chistera. De una frase, sale otra, como por arte de magia. Por este camino, también hemos hablado de metáforas y de otras figuras que afectan al significado. Como era esperable, ha surgido el eterno debate sobre la enseñanza memorística.


4) DOS ETIMOLOGÍAS.— Y antes de las imágenes, les ha llegado el turno a las etimologías. La de "alumno" me ha servido para hablar de cómo las palabras, en su viaje en el tiempo, van ampliando o restringiendo sus significados. Así "el que debe ser alimentado" ha pasado a ser "el que debe ser alimentado intelectualmente". 
Y las etimologías nos han dado pie a hablar del compromiso recíproco de aprender juntos. Sé que a mí me corresponde proporcionarles el "alimento", abrirles el apetito del conocimiento; y a ellos, recibirlo con afán, con voluntad, no obstante, el aprendizaje debe ser recíproco. Creo que estas cuestiones deben tratarse desde el primer día. 


 4) VARIAS IMÁGENES.— Y para terminar, hemos acabado la clase con el comentario lingüístico de varias imágenes. Son cuatro capturas de pantalla de Twitter en las que asoman la ambigüedad (el perro de Messi), la homonimia (calle), la polisemia (sueño) y la importancia del orden de los elementos de la frase (persona sin hogar de veraneo).  Evidentemente, en su primer día, no han atinado con los conceptos que explican todos los fenómenos, pero sí han hecho un esfuerzo por explicar con sus palabras la extrañeza que provocan los juegos de palabras y los deslices. Creo que han aprendido a mirar los textos desde otra perspectiva. Así se empieza el difícil camino de descubrir y analizar las trampas del lenguaje.





Y hemos puesto el broche con otro recurso, el retruécano:
Y aquí termina el primer día de clase, que no es lo mismo que la primera clase del día. 


14 comentarios:

  1. Tus ideas son siempre estupendas. Excelente primer día de clase.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mí me ha encantado tu primera clase.

    ResponderEliminar
  3. Como siempre, Lu, fantásticas ideas que logran aunar la reflexión sobre la lengua, el aprendizaje y la diversión. Es tu marca personal. Gracias por compartirlo. Te deseo un feliz curso, compañera. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  4. Qué clase magistral, en el sentido etimológico de la palabra... Seguro que es el comienzo de una intensa andadura, un camino que no sabemos muy bien adónde nos conducirá. Un abrazo y buena suerte.

    ResponderEliminar
  5. Planteamiento original e interesante

    ResponderEliminar
  6. Nieves, mjlengua, Eli: Gracias por vuestra valoración.
    Inés: Gracias, también, y feliz curso. Lo de marca personal me ha recordado lo de "cada maestrillo...". El saber popular no se equivoca.
    Toni: Es el comienzo de no se sabe qué, como dices. Sufrimos todos, alumnos y docentes. Aunque en Cataluña nos dicen que hagamos caso omiso, me temo que de la noche a la mañana las instrucciones puedes ser otras.
    Recojo tu abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Muy buenas ideas Lu...sencillas, eficaces y creativas. Solo quien piensa mucho en su alumnado desarrolla este tipo de propuestas.
    En nuestra comunidad el inicio de curso para Bachillerato es de una confusión total: no hay ninguna decisión porque todo está bajo el juego político...lo que menos importa los alumnos...total...da lo mismo...

    ResponderEliminar
  8. Blogge@ndo, la confusión es general y el desasosiego, también. Mientras la educación sea un arma política, estamos apañados. Es un mal endémico que habría que erradicar. Este curso es especialmente crítico.

    ResponderEliminar
  9. Fantástica clase inicial, amiga mía, y ya se sabe lo que bien empieza... Siempre eres fuente de inspiración y siempre aportas ideas frescas, creativas, emotivas... Muchas gracias por compartirlas y feliz comienzo de curso a todos y todas.

    ResponderEliminar
  10. Una delicia que me dejes asomarme a tu aula

    ResponderEliminar
  11. Una delicia que me dejes asomarme a tu aula

    ResponderEliminar
  12. Marcos, no sé si el refrán acabará bien esta vez. Lo digo por las reválidas ;-)

    Moisés, la ventaja del blog es que no hay problemas de ratio. En clase no cabe ni un alfiler. Gracias por asomarte.

    ResponderEliminar

Deja un comentario