29 de enero de 2011

Leer para escribir. Escribir para leer (Notas a limpio)

Como ocurre siempre que acudo a algún encuentro, en mi libreta se acumulan notas tomadas al hilo de las presentaciones, frases que adquieren el cariz de sentencias o verdades incuestionables.  Esto mismo me ha ocurrido hoy en la II Jornada per a docents de Llengua i Literatura  (29/01/2011). Para muestra, transcribo algunas reflexiones que ha ido sembrando Felipe Zayas en su conferencia, y otras que han surgido en el debate posterior a la misma:
  • Internet ha cambiado nuestra vida y nuestra profesión.
  • El libro de texto es el modelo dominante. Si se usa es porque se necesita. Si se necesita y usa, se convierte en un modelo.
  • En los años 70, los libros de texto eran coherentes con el enfoque de estudio de la Lengua, basado en la gramática. En el s. XXI, los libros de texto son incoherentes con el modelo competencial .
  • Los modos discursivos son abstracciones, un marco teórico de referencia para el profesor, pero lo que verdaderamente importa son los géneros textuales.
  • Las actividades no deben ser originales per se, sino estar integradas en secuencias didácticas y creadas a partir de unos objetivos de aprendizaje.
  • En los proyectos de escritura se debe integrar el desarrollo de la capacidad metalingüística mediante actividades diversas (inventariar el vocabulario de un texto, confeccionar familias léxicas, comprobar las estructuras sintácticas…).
  • El sentido de la escritura se basa en hacer que los textos tengan una finalidad real en un contexto social.
  • El profesor inseguro no es un buen profesor.
Quizá estas reflexiones no hacen justicia al espíritu de la jornada, que se ha caracterizado por la explicación práctica de experiencias en contextos educativos distintos. Experiencias que parten de una planificación secuenciada con los objetivos de aprendizaje muy bien definidos y que explotan todo tipo de estrategias (analógicas y digitales). Me gustaría resumirlas todas, pero lo mejor es que podáis leerlas. Los materiales de la Jornada están en abierto en esta dirección (bajo licencia Creative Commons). Hay que pinchar en II Jornada per a professorat de llengua i literatura y entrar como visitante. Para abrir boca, os diré que lo mejor es que en los documentos se explican los procesos, se presentan los materiales (textos, pautas...), la metodología y la evaluación. ¡Que los disfrutéis!

_______________________________
Para saber más:
Aprovecho para presentar un material que el portal de XTEC ha puesto a disposición de los docentes de lengua. Se trata de una recopilación de secuencias didácticas elaborada por Yolanda Sediles, compañera del INS S'Agulla.

24 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo con el conjunto de reflexiones que sintetizas, pero como hace poco decía en su blog Felipe por qué no se aprecia en la práctica todo este cambio y sigue siendo el libro de texto quién marca la práctica?.
    Un material rico que iremos estudiando poco a poco.
    Al revisar la recopilación de secuencias didácticas nos hemos encontrado con la agradable sorpresa de encontrar dos webquest nuestras.
    Gracias por las referencias.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el resumen y enlaces, las jornadas ponen "las pilas", son muy necesarias para coger nuevas ideas y reafirmar rumbos.

    Respecto al libro de texto, se necesira porque aún cuesta hilar las diferentes secuencias didácticas que se encuentran en la rd, porque hay miedo de no dar todos los contenidos, porque es más cómodo que buscar alternativas, no porque el libro se necesite en sí (que creo que no).

    ResponderEliminar
  3. Son frases interesantes aunque fuera de contexto pierden fuerza e incluso sentido. Ejemplo: El profesor inseguro no es un buen profesor. Zayas dice esto para defender al profesor quizás tradicional pero comedido y prudente ante el profesor que se lanza a la piscina de una forma algo temeraria, inseguro de las herramientas que le ofrece Internet, sin libro de texto, casi como por obligación, llevado por el ambiente caldeado que dice "Si quieres ser un buen profesional debes usar las TIC, debes eliminar el libri de texto, debes ser creativo...". Felipe apunta en este momento su frase, que se podría parafrasear en catalán como "Més val menjar poc i pair bé". No sé, me parece que la cosa va por aquí. Un saludo.

    Xavi

    ResponderEliminar
  4. En efecto, Xavi. Por ahí iba mi afirmación.
    Y gracias a ti, Lourdes, por tu post.

    ResponderEliminar
  5. Pues voy a echarle un vistazo a esas propuestas, y totalmente de acuerdo con esas reflexiones que transcribes. Agradecemos mucho esa buena costumbre tuya de"pasar a limpio". Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Una entrada muy interesante y llena de enjundia, como todas las tuyas, Lourdes. Me ha llamado la atención lo de que "internet ha cambiado nuestras vidas y nuestra profesión". Creo que nos ha cambiado la vida a algunos, a los que nos parece más natural y práctico y rápido ponernos en contacto por medio de un correo electrónico o por medio de twitter, pero, según mi experiencia, queda aún mucho para que internet cambie nuestra profesión. Seguro que todo llegará, yo creo que es inevitable, y el cambio lo va a traer el tiempo queramos o no... Pero de ahí a que ya sea presente...
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Blogge@ndo, eduideas, es cierto que existe todavía el temor a deshacerse de la atadura del currículum y, por ende, de los contenidos de gramática. Me hubiera gustado que hubierais escuchado las propuestas que se presentaron. En una de ellas se dijo algo interesantísimo. “La programación en el libro de texto es lineal, pero en la realidad no debe serlo”, afirmaba una de las profesoras, Rosalía Delgado, a propósito de su experiencia de escritura de cartas “a la antigua usanza” con alumnos de 1º de ESO. Os recomiendo vivamente que leáis los documentos.
    Xavi, te agradezco muchísimo la puntualización. Es cierto que la afirmación de Felipe va en la línea que apuntas pero, ¿no crees que es extrapolable a otros aspectos? El profesor inseguro, el que no se muestra firme en sus decisiones, el que titubea, aquel que da muestras de debilidad o vulnerabilidad rompe con la imagen que los alumnos esperan de él y, entonces, son ellos quienes toman las riendas. Es un tema que se aleja de lo tratado en la Jornada, pero sobre el que me hizo reflexionar la frase.

    Felipe, gracias a ti por la clarividencia con que expones tus planteamientos didácticos.

    ResponderEliminar
  8. Me gusta comprobar que en esos encuentros los asistentes se cargan de energía y la transmiten a quienes los vemos desde la barrera. Los materiales tienen un magnífico aspecto y sirven para ir completando ese gran libro virtual de la red, un libro en el que cada cual elige su camino. Internet nos ha cambiado la vida, sin duda.

    ResponderEliminar
  9. Carlota, pasé las notas a limpio (con cierta urgencia, como lo demuestra el desliz que Xavi tan bien ha corregido), porque me pareció interesante difundir los materiales, dado que están en abierto. Además, era una buena ocasión para presentar otros de los que he tenido noticia recientemente.

    Juan Ignacio, en cinco años que llevo en la Red, los cambios son bastante notorios. Es impresionante cómo han proliferado los blogs de aula y cómo se han multiplicado las experiencias en todas las áreas y niveles. Ahora bien, tienes razón en que todavía no se ha normalizado el uso de las TIC en las aulas. Tiempo al tiempo.

    Toni, cierto, cierto. Estas jornadas sirven para alimentar nuevas experiencias, nuevas ideas…
    Y sí, Internet ha cambiado la vida a muchos docentes. Aunque la expresión esté un poco manida, Internet ha permitido la creación de un claustro virtual que crece y crece... Esto más que un cambio, es una revolución.

    ResponderEliminar
  10. Interesantísimas reflexiones, Lu, y documentos muy útiles, que iremos leyendo poco a poco.
    Nuestras viceconsejera de Educación nos dijo en unas Jornadas similares a éstas que "la formación que no implica cambios de actuación no sirve". Este tipo de reuniones nos permite actualizarnos, revisar algunos conceptos aprendidos y conocer a compañeros que comparten experiencias y reflexiones enriquecedoras. Gracias, Lu, por compartirlas con nosotros. Como decimos algunos hace ya algún tiempo: ¡el presente es digital...!

    ResponderEliminar
  11. Entre las muchas ventajas que he encontrado en la red, me parece maravilloso que, como has hecho tú ahora, otras personas me acerquen a cursos, charlas, etc a las que no he podido asistir (o ni me he enterado de que existían)
    Muchas gracias también por esa magnífica recopilación de recursos. Seguro que nos serán de mucha ayuda.

    ResponderEliminar
  12. Gracias por la reflexión y por las secuencias didácticas, Lu.

    En cuanto a lo del libro de texto, estoy completamente de acuerdo (de hecho, yo hace años que no lo utilizo porque ninguno me convence). Tendríamos que plantarnos ante las editoriales y exigirles unos materiales que se adecuasen a la LOE, es decir, desarrollo de competencias e integración de los contenidos partiendo de la tipología textual. Pero es mucho más cómodo criticar y no mover un dedo. Desgraciadamente, esa es la tónica general, aunque siempre hay profes "revolucionarios" que intentan hacer las cosas de otra manera, pero claro, eso implica muchas horas de trabajo y, en general, no estamos dispuestos.

    ResponderEliminar
  13. Con estas pinceladas que nos muestras me hago una idea de lo enriquecedor del encuentro. Cada reflexión es un hilo del que tirar y profundizar. Hace falta un cambio (¿revolución?), y vosotros vais abriendo camino.

    Gracias, además, por ese fantástico enlace con la recopilación de secuencias didácticas.

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Efectivamente, Lu, estoy totalmente de acuerdo contigo con la idea estereotipada según la cual el buen profesor no duda, no titubea, se muestra granítico ante lo que debe enseñar, percibe su saber como algo sólido, perfectamente sedimentado. Esto choca frontalmente con lo que para mí (y creo que para ti y los asiduos de este magnífico blog) es el "buen profesor": alguien que sabe cosas pero que sabe que desconoce mucho más, que propone un proyecto a los alumnos y conoce perfectamente donde debe llegar pero que deja un margen para que sea la interacción con los alumnos lo que marque el camino, que es astuto y rápido a la hora de incorporar cuestiones inesperadas pero altamente interesantes que surgen a lo largo del proceso (como ilustró magistralmente Rosalía en la Jornada), alguien en definitiva que aprende también de sus alumnos. Lu, dices que cuidado porque si los alumnos ven al profe inseguro toman las riendas. Estoy de acuerdo contigo y creo que esto pasa si detrás de la inseguridad del profesor hay incoherencia, desidia, un arranque con mucha fuerza pero incapacidad para mantener un ritmo sostenido, etc. Creo que la improbable fórmula sería "inseguridad + conocimiento profundo + ganas de aprender de los demás (también de los alumnos)".
    Por lo que respecta a Internet creo que sí ha revolucionado nuestras vidas y también nuestra profesión, aunque a ritmo distintos, quizás afortunadamente. ¡Un abrazo!
    Xavi

    ResponderEliminar
  16. Marcos, después de las jornadas es imposible no reflexionar sobre ciertas rutinas que hay que modificar. El presente es digital, sí; pero también analógico, en muchos contextos. Si algo demostraron las jornadas es que lo analógico que funciona tiene larga vida en medio de la vorágine digital.

    Inés, yo he sido mera transmisora, la relación de secuencias es posible gracias a todos los que publican sus materiales en la Red, una familia que crece y crece… (como decía).

    Virginia, el tema de los libros de texto lastra un poco las discusiones. Creo que es positivo debatir siempre que sea desde una perspectiva constructiva. No sé si lo he contado, pero en mi centro están socializados, lo cual les otorga el rango de libros de consulta (y nos libera a los profes de la responsabilidad de no usarlos sistemáticamente). Están ahí para cuando los necesitamos, igual que están los diccionarios o la prensa.

    Silvia, tienes razón en que cada reflexión daría para un extenso debate. Seguro que volvemos sobre ello en algún momento.

    Xavi, hace mucho tiempo circulaba un decálogo del buen profesor por los corchos de las salas de profesores en el que se hacía un retrato-robot del buen docente. Nunca me gustó. Afortunadamente somos seres en construcción, como apuntas. En días previos a las jornadas, asistí a una charla sobre empatía en la enseñanza. Tu fórmula ("inseguridad + conocimiento profundo + ganas de aprender de los demás (también de los alumnos)") contiene esa chispa necesaria para que la comunicación sea un éxito, el diálogo machadiano con los alumnos, ese que propone el Mairena más puro.

    ResponderEliminar
  17. Muy constructiva la entrada LU!! Pude seguir vía twitter parte de lo que se iba sucediendo en las jornadas.
    Como bien se ha dicho, no es que internet haya cambiado nuestra profesión, sino que ha cambiado el enfoque de nuestra profesión: ha abierto un ingente campo por conquistar ante aquéllos que creían (y también creen) que es un campo acotado.
    Todos hemos tenido temores ante la utilización de nuevos medios y nuevas metodologías, hecho que nos ocurrirá siempre, lo que pasa es que la gestión de las TIC levanta mucha controversia entre las partes.
    Gracias por compartir esta información, como siempre, genial.

    ResponderEliminar
  18. No sé, pero por más vueltas que le he dado en todos los cursos que he intentado entrar como visitante, me pedían en forma de bucle el nombre y contraseña. Desisto aunque los títulos eran interesantes.

    El camino del profesor que apuesta por las TIC es proceloso porque no sabe nunca si ello funcionará como alternativa al profesor tradicional. Yo no lo tengo claro, pero sí que prefiero un modelo indagativo y creativo basado en la educación no formal y la potenciación de la intuición. No sé si hablar de competencias, puede que sí. Pero no estoy seguro de que esto sea una buena opción, sí que me atrae más, sí que a ellos les capta mejor la atención, pero cuando veo sus textos escritos me doy cuenta de que es muy difícil construir coherentemente otro modelo y que funcione. Yo lo estoy intentando, pero hay que abrir caminos. Entiendo que el valor de estas jornadas es alto porque ayudan a compartir los nuevos recursos.

    ResponderEliminar
  19. José,
    Twitter no estuvo muy activo, o eso me pareció. Yo misma no acabo de acostumbrarme a simultanear presencialidad y virtualidad. Prefiero el contacto y la palabra a la volatilidad de los twits, aunque sé que es una forma de poder compartir lo que está sucediendo con aquellas personas que no han podido asistir.

    Hola Joselu,
    La docencia es un camino cambiante con muchas bifurcaciones y para el que hay que equiparse con muchos complementos según sean los compañeros de viaje. Ahora bien el espíritu del viajero no lo podemos perder: curiosidad, indagación, afán de descubrimiento...

    Acabo de hacer la prueba y he podido entrar sin problema. Debes pinchar en el enlace y dar en II Jornada de llengua y literatura y allí entrar como visitante.

    ResponderEliminar
  20. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  21. ¡Qué envidia me da,y cómo siento no haber podido estar en el encuentro !
    La lectura del post y de los comentarios me reconforta y me reafirma.
    Voy a replicar la entrada completa en mis dos blogs activos ,porque creo que puede ayudar muchísimo a todas las personas que entran.A unas para tener una brújula, y a otras para no morir en el intento
    Con tu permiso Lourdes..lo mío es copiar..¡qué vicio!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. chica10, claro que pueden trasladar la información a aquellas personas que puedan estar interesadas. Seguro que tu voz llega a lugares donde este blog no alcanza.

    ¡Un abrazo muy fuerte!

    ResponderEliminar
  23. Visito regularmente el blog y además tuve la suerte de escuchar a Felipe en Pamplona hablando sobre comprensión lectora y ayudas.
    Sin embargo, algunos matices en este tema de las tecnologías.
    No podemos cavar una trinchera entre profes enrollados con las TIC y conservadores de la tiza.
    En los institutos prolifera ya el profesor - proyector, que utiliza internet, él solo, claro, para soltar una lección magistral. A la par, compañeros de pizarra, tiza y manual, se esfuerzan día a día por plantear acciones didácticas innovadoras, convierten estos instrumentos "obsoletos" de aprendizaje en resortes alternativos.
    En los institutos no hay medios hoy para generalizar la enseñanza a través de las TIC, por tanto, vamos a una convivencia forzosa entre lo analógico y lo virtual. Podemos convivir con estos sin necesidad de provocar una batalla campal en nuestro estamento.
    Y que siga el debate...

    ResponderEliminar
  24. M. Ángel, tienes razón en que no hay que levantar barreras entre los proTIC y los antiTIC. Últimamente, he asistido a varios eventos en los que se han presentado experiencias didácticas, donde he tenido la satisfacción de comprobar que impera el sentido común, pues se siguen valorando mucho aquellas experiencias analógicas que tienen un innegable potencial educativo.
    Es un hecho que no podemos dar la espalda a las nuevas tecnologías, pero también lo es que no hay que rechazar aquellas prácticas educativas que, sin precisar de la tecnología, pueden abrir caminos al aprendizaje.

    Es un debate abierto (como dices)

    ResponderEliminar

Deja un comentario