19 de octubre de 2009

Del desprecio por las lenguas


Es más que notorio el desprecio por las lenguas que ha demostrado la Administración en Cataluña, al recortar las horas lectivas de catalán y castellano, en el bachillerato. Bajo el argumento falaz de que todo profesor es profesor de lengua, los alumnos solo dan dos horas semanales de cada materia (antes daban tres). A priori, lo esperable sería que el recorte también se produjera en los contenidos. Pero, no. A menos horas, más temas. En castellano, por ejemplo, han introducido una antología poética de más de cuarenta poemas representativos de todas las épocas literarias.
Si la situación ya es de por sí lamentable, lo es más el enfoque que se da a la lengua en las pruebas de la nueva selectividad. La semana pasada se celebró la reunión informativa en la que se dan las instrucciones del examen, y para sorpresa de muchos... (¡atentos a lo que viene a continuación!), el nuevo modelo es ya muy viejo. Quiero decir que desaparece el enfoque de la gramática textual y resucita el modelo obsoleto de la “gramática a palos”, de la gramática por la gramática. Volvemos a los ejercicios mecánicos de reconocimiento de sinónimos y antónimos descontextualizados, de análisis de categorías de palabras y frases elegidas ex professo.
A ello, hay que añadir que, si antes los alumnos debían redactar un texto de 150 palabras, ahora con 80 ya les sobra. ¿Y la literatura? ¡Ah, pobre cenicienta! Las obras se preguntan con absurdas cuestiones de elección múltiple, en las que lo que interesa saber es de qué color son los zapatos del personaje secundario, si la protagonista principal es rubia o pelirroja o si se llaman Fulanito o Menganito.
Es ridículo que en este contexto se hable de competencias. ¿Qué clase de competencias deben adquirir los bachilleres? ¿Identificar categorías de palabras? ¿Analizar sintácticamente oraciones fuera del marco textual? ¿Cómo se puede preparar a los alumnos en la lectura crítica de textos de todo tipo con dos horas a la semana?
A medida que avanza el curso, me estoy profesionalizando en la técnica del descarte: Esto sí, esto no, esto tampoco y esto imposible. Y en mi fuero interno, asoma la sospecha de que este año los resultados serán mejores porque, si no cambia, la prueba es fácil.
Mientras en otras comunidades los alumnos deberán realizar un ejercicio de madurez como es el comentario de texto, en Cataluña pondrán círculos, rellenarán huecos y poco más. ¡Tremendo!

21 comentarios:

  1. Una de las caraterísticas de los malos sistemas educativos es que no exigen ni a la entrada ni a la salida lo que pretendidamente deben tener en el interior, por lo cual no sabemos de dónde lo sacan, o precisamente por eso no sacan lo que quieren. Y eso parece que es la norma en España, que según nos cuentas, Cataluña llevará al extremo. En Finlandia, por el contrario, se exige a la entrada y a la salida lo que se vive dentro. Nosotros no, nosotros damos competencia, por ejemplo, pero al profesorado no se le examina de competencias profesionales en las oposiciones, a la entrada, sino de contenidos; se supone también que damos competencias al alumnado, pero al alumnado no se le examina de competencias a la salida, en selectividad, por ejemplo, sino de contenidos. Se intenta que haya biblingüismo, pero al profesorado no se le exige el dominio de un segundo idioma a la entrada y al alumnado se le exige poco dominio a la salida: todavía no son capaces de hacerles un examen oral de inglés o francés. Lo mismo podríamos decir del dominio de la lengua o de la competencia digital
    Total: el sistema educativo acaba alimentándose a sí mismo y convirtiéndose en la gran mentira de programaciones cuya realidad no existe si se redactaran con sinceridad.¡Y ay de aquel que se atreva a poner la verdad!

    ResponderEliminar
  2. Tiemblo sólo de leer tu entrada...

    ResponderEliminar
  3. Detalla más lo dicho en esa reunión, me parece interesantísimo (y desde luego lamentable): la línea correcta es justo la contraria como bien dices

    ResponderEliminar
  4. Con todo este baile de enfoques didácticos, currículos obscenos y pruebas selectivas llenas de sinsentidos, harán de nosotros unos forajidos. Míralo por el lado bueno: Dar clase se convertirá en una especie de partida de póker, en la que la estrategia, la capacidad de echarse faroles y de jugar buenas cartas (o seleccionar contenidos) sacarán lo mejor y peor de nosotros mismos y de nuestros alumnos.

    ResponderEliminar
  5. Lamento mucho haber leído esta entrada, Lu. Tenía como ejemplar y modélica la prueba de Selectividad en Cataluña, siempre y cuando la comparo con la del distrito universitario del País Vasco. Ahora me lo pones fatal...
    Aquí también se han hecho modificaciones a la prueba de Lengua, pero aún es pronto para emitir juicios. De todas maneras -tal y como indicas- vivimos en un permanente contrasentido: educamos a los alumnos en las famosas competencias básicas y programamos -a duras penas- mirándonos en sus espejos y resulta que, al cabo de los años, volvemos a las inyecciones de gramatiquina con sintaxisiol y todo arreglado...
    ¿Será la gripe A? A-divina, a-verigua, a-lucina...¡¡ a-cojonante!! :)

    ResponderEliminar
  6. Con la Selectividad hemos topado...El problema de base no está en el tipo de examen que se proponga sino en la selectividad misma. Tiene que dejar de existir. No selecciona y sólo sirve para angustiar y agobiar a un alumnado al que se le hace repetir lo mismo que ha superado un mes antes.Medir competencias en una prueba externa, con los condicionantes de la Selectividad...Esto se hace día a día en el aula pero en esta prueba no creo que se intente y no sé si sería posible para qué nos vamos a engañar.
    Dicho esto, en nuestra Comunidad este año se modifica el examen. En las preguntas tienen un gran peso la comprensión y la producción que en total son cinco puntos de la prueba. Hay dos cuestiones de conocimiento sobre la lengua que mejoran notablemente el esquema del examen anterior porque están mucho más acotadas y, por tanto, el alumnado se puede situar mejor ante ellas. Antes se preguntaba un compendio de toda la lingüística. Una gran novedad del cambio es la introducción de una pregunta sobre Literatura basada en tres libros de lectura obligatoria. Hasta ahora la literatura no aparecía en selectividad y eso no sería tan malo si no hubiera ocasionado, también, la desaparición de la literatura de gran parte de las aulas de Bachillerato.
    Veremos cómo funciona...
    En cuanto al recorte de horas, es verdad que siempre se siente como negativo pero por qué no se pone en marcha un trabajo integrado de lenguas. ¿Cuántos contenidos se duplican en una y otra materia? Revisas los libros de texto, por ejemplo y ,aquí, tanto en castellano como en euskera comienzan por la Comunicación... ¿Hay necesidad de trabajarlo dos veces? Los contenidos son los mismos, en una gran medida, por tanto lo lógico es que se repartan y se apoye lo aprendido en una lengua en la otra y viceversa.
    En cuanto a los currículos, Antonio ¿Por qué obscenos? Las propuestas curriculares de lenguas están mucho más avanzadas que la mayoría de materiales didácticos y, por desgracia también, que muchas de las prácticas didácticas habituales en las aulas.
    Si de verdad se pusieran en marcha los presupuestos de los currículos no estaríamos donde estamos.

    ResponderEliminar
  7. Miguel, es tan evidente la incoherencia entre los planteamientos y las exigencias, que pasa lo que pasa. En bachillerato, priman los contenidos porque está siempre ahí la espada de Damocles de la Selectividad. Los alumnos saben que tienen que superar esa prueba y que, por unas décimas, pueden ver frustradas sus expectativas de futuro. Así que entre lo uno y lo otro se perpetúan dinámicas de aula basadas en la verticalidad. Disculpa este circunloquio, pero lo prefiero a la mención de clases magistrales, porque nada asegura que una clase teórica sea magistral.
    Lo que lamento es que se introduzcan cambios que empeoran la situación. Como dice Marcos, la prueba de selectividad que teníamos hasta ahora era bastante razonable. Priorizaba la compresión y la expresión escrita (competencias básicas), aparte de que introducía algunas cuestiones lingüísticas, siempre en relación con el texto. Era un logro.
    Ahora todo se viene abajo. Atrás queda el enfoque de la lengua desde la gramática textual. Volvemos a la gramática por la gramática. Es un sinsentido.

    Caperucita, yo también tiemblo y no sabes bien cuánto.

    ResponderEliminar
  8. Eduideas, te comento. Hasta ahora la prueba consistía en leer un texto a partir del cual se planteaban preguntas de Comprensión, Expresión escrita y Reflexión lingüística.
    Ahora, el apartado de expresión escrita se reduce de 150 palabras a 80, se mantiene el de comprensión reducido a la mínima expresión, y el de Reflexión lingüística se plantea al margen del texto. Es decir, que se propondrán frases para analizar totalmente descontextualizadas, preguntas de morfología nominal y verbal preparadas a propósito para comprobar los conocimientos de gramática de los alumnos.
    Y la preguntas acerca de las lecturas, se reducen a una o dos de tipo test o de respuesta corta.
    Te pongo un ejemplo del modelo que nos han pasado:

    ¿Cuál de los siguientes géneros, resultaría más adecuado para catalogar Tres sombreros de copa?
    a. Farsa
    b. Tragicomedia
    c. Farsa tragicómica
    d. Tragedia

    En la reunión, se hicieron muchas propuestas, pero en años anteriores hemos reinvidicado mejoras y nunca las hemos visto cumplidas. Ojalá esta vez sea la excepción.

    ResponderEliminar
  9. Marcos, no sé si será la gripe A o qué, pero el sistema educativo está achacoso en muchos aspectos. Necesita una terapia de reanimación, porque muchos pilares se tambalean.

    Marimar, tienes razón en que la coordinación entre lenguas es una salida, pero no soluciona el problema. Por ejemplo, en catalán deben dar fonética y dialectología. No así en castellano. Pero sólo las obras literarias ya ocupan buena parte del trimestre. Pensad que los trimestres se reducen a 20 horas, con mucha suerte. Si coincide que hay alguna salida o algún puente, se quedan en 18 (sin contar con las horas de examen y corrección). Cuando echo cuentas, me entran todos los males.
    En ese tiempo, es imposible tratar en profundidad nada. Llevo dos unidades didácticas hechas y tengo una carpeta bastante voluminosa de todos los textos que, en otros años, mis alumnos han leído y comentado. Esta nueva promoción ni siquiera va a olerlos. Lamentable.

    ResponderEliminar
  10. Antonio, en esta partida, los alumnos son los que salen perdiendo (y, por extensión, la sociedad, por más jugadas, manos y faroles que yo me atreva a poner sobre la mesa.

    ResponderEliminar
  11. No lo entiendo. Menos de una comunidad que tiene algo tan envidiable como el crédito de síntesis.

    ResponderEliminar
  12. Por alusiones, Marimar: Me parece obsceno que mantengan la misma cantidad de contenidos que cuando yo cursaba el COU, teniendo en cuenta que, entonces, había tres horas de lengua y otras tres de literatura, más las que se habían cursado en el BUP, que también eran más. Como dice Lu, con tres horas (cuando se dan todas -si no hay charlas de orientación, visitas de autores, salidas, etc.) es impensable tratar la literatura de los siglos XIX y XX y además prepararlos para el análisis y producción de textos con un mínimo de madurez. Sé que algunos compañeros lo resuelven dejando apuntes fotocopiados con toda la literatura, pero eso no me parece una buena metodología.

    ResponderEliminar
  13. No sé si me salgo de tema o no, pero añoro los años en que yo era profesor de COU e ignoraba el programa de selectividad a grandes rasgos. Preparaba a mis alumnos según mi criterio en lengua de COU y en Literatura. Eran cursos ricos e interesantes en los que cabían quiebros de temas, profundizaciones y especializaciones, además del factor de ¡qué narices! disfrutar de la materia. La lengua de bachillerato se ha reducido a dos horas. Lamentable. En cambio, las asignaturas de modalidad han pasado de tres a cuatro horas, por ejemplo la literatura castellana o catalana. Sin embargo, vivo tan atemorizado por el examen de selectividad que no me permito la más mínima alegría ni la más mínima experimentación con mis alumnos. Todo es programa, programa y programa. Son las dos caras de de la misma moneda. Concuerdo contigo en el absurdo de la reducción a dos horas aumentando los contenidos. La antología de cuarenta poemas es demencial. De orates. Sin embargo, la selectividad por lo que dices vuelve a la gramática pura y dura y a las preguntas de respuesta múltiple en literatura. Añoro el tiempo en que había una conferencia y los alumnos debían tomar apuntes de la misma y elaborarlos en relación a una prueba de madurez. Lastimoso, Lourdes, lastimoso.

    ResponderEliminar
  14. Gracias por las aclaraciones, me sitúo mucho más. ¿80 palabras solamente en bachillerato? En fin...

    ResponderEliminar
  15. Yo creo que hay asuntos ante lo que es imposible callarse. Por ejemplo, la pregunta que pones como ejemplo sobre Mihura es de juzgado de guardia porque va en contra de todos los objetivos relacionados con los contenidos literarios que tiene esta materia. Pedir que escriban 80 palabras (se les pide más a los alumnos de 4º de Primaria en las pruebas de la Evaluación diagnóstica) es un insulto.
    Dejando esto claro, sigo creyendo que el problema fundamental no es de horas. En nuestra Comunidad, los alumnos dedican un tercio de la jornada escolar a clases de Lenguas en todas las etapas. No es poco ¿no?. Quizás es que se dedica mucho tiempo a trabajar contenidos que no forman parte del currículo pero que, sin embargo, los libros de texto siguen considerando el eje de su material. Por ejemplo, en el currículo no aparece para nada el análisis sintáctico, sin embargo, se le sigue dedicando un tiempo exagerado.
    La época no es la de B.U.P.y hay muchos contenidos, meramente informativos, que no se pueden seguir trabajando con el referente de hace casi 20 años.
    No sé, yo creo que los currículos que tenemos son buenos, en general. Hablo de lenguas.

    ResponderEliminar
  16. Parece, pues, que el desprecio por las materias humanísticas o del ámbito socio-lingüístico se está dando en más de una comunidad autónoma.

    http://griegoantiguo.wordpress.com/2009/10/15/el-latin-no-contribuye-a-ninguna-de-las-competencias-basicas/

    Esperemos que esta situación mejore. Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  17. Antonio, con tres horas ya era difícil. Imagínate ahora con dos. Es como hacer equilibrios en la cuerda floja. Como nos despistemos nos damos de bruces.
    Joselu, tienes razón en que las asignaturas de modalidad han aumentado una hora, pero, como sabrás, la literatura sólo la cursan los alumnos de Humanidades y no el resto.
    Creo que no he mencionado otro asunto importante acerca de la reducción de las horas en bachillerato que es la percepción que tienen los alumnos de las materias con poca presencia horaria. Las asignaturas de dos horas han pasado a ser consideradas secundarias (me horroriza llamarlas "marías"). Es una consecuencia terrible. La lengua no tiene ningún peso en el horario de un bachiller, que considera que debe centrar su estudio en otras materias de las cuales tiene clase cuatro días a la semana.

    Marimar, tienes razón en considerar un despropósito esa pregunta, pero es que hay más de este estilo. Francamente, esta nueva etapa ha dejado desarmados a los profes de lengua española y catalana. Reina una confusión generalizada.
    Lo peor de todo es que solo nos queda la blogprotesta, porque nada podemos hacer para cambiar lo que ya es un hecho.

    ResponderEliminar
  18. Hola que tal, soy Angel Sanz ,le interesa poner anuncios de texto en tus blogs.
    Puede ganar hasta 50 euros por cada blog o web.

    Nuestra empresa le asegura enviarle sus pagos de diferentes maneras: Transferencia bancaria,wester union,paypal,moneygram. Los pagos son mensuales.

    Usted solamente debe colocar los enlaces en los post de su blog y listo, ya comenzara a ganar dinero.
    Cualquier interesado enviarnos sus blogs, para poder revisarlos. Este es uno bueno

    Un Saludo cordial.
    Angel Sanz
    tel : (+34) 691 533 734 // Valencia,ESPAÑA Prefijo de España (34)

    Para mas información puedes contactarme por correo o chat:

    angelsanz.comercial@hotmail.com

    Puedes contactar por facebook si quieres :

    angelsanz.comercial@hotmail.com


    Tambien tenemos un sistema de referidos , que ganas una comision mensual
    Por cada sitio/blog recibira una comision hasta de 7.5 euros mensuales.

    ResponderEliminar
  19. Pufff... Tremendo. Veo que todas las comunidades efectúan recortes para escabullirse así del fracaso escolar, o así al menos pienso que estos cambios van en esa dirección, aunque encima en Cataluña los cambios atentan contra la razón de ser de nuestra materia. En vez de plantearse modificaciones estructurales, se piensa que reduciendo las exigencias saldremos del atolladero. En Madrid, por ejemplo, casi sin haberse estudiado el temario puedes aprobar selectividad, ya que las preguntas del comentario de texto, incluyendo resumen, tema y estructura, más la argumentación, suma casi 4 puntos.

    ResponderEliminar
  20. ¡Felicidades por el Blog! Me parece que demuestra un gran conocimiento sobre la educación y el mundo académico. Mi grupo también tiene un blog acerca de la educación española y las causas de su situación.
    ¡Le agrego a nuestro Blogroll!

    ResponderEliminar

Deja un comentario