8 de septiembre de 2008

¿De quién es la jornada escolar?


Leo hoy en El País que la jornada escolar continua es perjudicial para el rendimiento escolar de los alumnos. En manos del periodista, está el apoyar el asunto con citas de autoridad procedentes de estudios realizados por expertos universitarios, como la que sigue.
"Cuando se analizan distintos países europeos, se observa un descenso muy fuerte en la última hora de la jornada única alemana [entre las 12.00 y las 13.00]. Sin embargo, en España se detecta una subida del rendimiento a partir de las 15.00"
La verdad es que siempre he pensado que los estadistas en materia de educación nunca cuentan conmigo, con mi centro o con los centros vecinos de mi localidad. No voy a hablar por boca ajena, pero sí voy a exponer rápidamente mi parecer sobre este particular. A ver si asoma por aquí alguno de los responsables, aunque sea por casualidad.
En Cataluña, se implantó la jornada partida en la ESO con la esperanza de mejorar los resultados académicos. En mi centro, donde también extraemos porcentajes, no hemos apreciado ninguna mejora en este sentido, pero sí hemos constatado un empeoramiento en otros aspectos. Los problemas de disciplina se concentran y agravan por las tardes. También el absentismo aumenta. A lo que hay que añadir otro problema más. A saber, muchos alumnos residen lejos del centro por lo que son usuarios del servicio de comedor. Esto representa al alumno dos horas y media de permanencia en el instituto, desde que finaliza las clases de la mañana hasta que las reanuda por la tarde. En este intervalo, los alumnos se dispersan entre la cafetería, la pista deportiva y la biblioteca (bastantes, curiosamente) y, aunque algunos aprovechan parte de este tiempo para adelantar tareas, la mayoría permanece ocioso. Y ociosos se incorporan al calor de las aulas a las 15.30h, después de permanecer en el centro desde las 8.30h, es decir, unas siete horas, a las que deben sumar las dos de la tarde (nueve en total). Los que acuden a su casa a comer, tiran de microondas o de bocata, porque en casa raras veces hay alguien. En el intervalo de mediodía, echan un promedio de 1 hora y media entre ir y venir de su domicilio al instituto. El hecho de que no haya quien les reciba en casa, les empuja a volver al instituto antes de la hora del comienzo de las clases y a sumarse al grupo de ociosos que tan fácil es visualizar.
Los más, una vez dejan el instituto a las 17.30h, se incorporan a las actividades extraescolares, muchas de las cuales son también escolares, porque consisten en clases de refuerzo.
Parece que la premisa de la jornada continua es la de cuanto más tiempo en la escuela más se aprende. Craso error, pienso.


25 comentarios:

  1. La parada al mediodía más común en el País Vasco es de una hora a hora y media. Se ofrece comedor.
    El régimen de larga parada con o sin comida copiosa es el problema.

    ResponderEliminar
  2. En Murcia la mayoria de los colegios, tiene cornada continuada, es decir no hay colegio por la tarde. Es verdad que en la ultima hora los alumnos rinden poco, pero no menos que rendian antes por las tardes. Y el periodo de extres diario para el alumno es mucho menor. Yo como padre estoy contento con la jornada continuada, para mi hija ha sido un gran avance.

    ResponderEliminar
  3. De momento, tengo jornada continua. Cuando he tenido clases por la tarde, el grado de aprovechamiento ha sido nulo. Me encontraba alumnos literalmente dormidos. Es verdad que las últimas horas de la mañana son poco eficaces, pero las de la tarde son para tirar a la basura.

    ResponderEliminar
  4. Me temo, Lu, que en el País Vasco tenemos jornada partida por la presión de los padres para que "se concilie la vida escolar y la familiar". Quizá la postura de casi todos los profesores que conozco sea muy egoísta pero dista mucho de la que el Consejo Escolar de Euskadi presenta en los medios de comunicación. No sé.. mi experiencia personal es la que vosotros exponéis: las últimas horas de la mañana son duras, las de la tarde..., mejor me callo.

    ResponderEliminar
  5. Cuando estuve en Suecia, descubrí otras maneras de organizar la jornada escolar.
    Siempre mirando a Europa para lo que nos conviene y dando la espalda para lo que no interesa.
    En Suecia, todos los alumnos (sin excepción) comen en los centros (tienen una hora). Su jornada se inicia a las 8.00h y se prolonga hasta las 15.00h.
    Una distribución razonable a todos los efectos. Una quimera, en nuestro país.

    ResponderEliminar
  6. Pero qué disparates ocurren en este país en materia educativa...
    A mi realmente me gusta el sistema como está,hasta las dos o dos y media. Creo que más horas es inútil y mucho más el partirlas.
    También trabajé en Bélgica en secundaria y allí el horario era parecido al de Suecia, hasta las 15.30 con una hora para comer.
    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  7. Yo conozco el sistema holandés en el que desde infantil están en los centros de 8,30 a 15,30 con una parada corta para comer. No hay comedor y cada uno lleva su lunch.
    En el País Vasco, como dice Marcos al implantarse la LOGSE se decidió que los 4 cursos de la ESO tuvieran jornada partida. Esta decisón conllevó la necesidad de organizar los comedores escolares y crear una largo espacio de tierra de nadie entre mañana y tarde.
    ¿Las razones eran pedagógicas? No creo, sino más bien la necesidad de tener a los alumnos en los centros hasta lo más tarde posible.
    La sola mención de la jornada continua levanta sarpullidos en la asociaciones de padres, ¿será porque ellos conocen las condiciones ideales para favorecer el aprendizaje? o ¿por qué será?

    ResponderEliminar
  8. No creo que interese mucho el rendimiento escolar a aquellos que pretenden una jornada partida. Es verdad que en Andalucía (con jornadas de 8:30 a 2:45) la última hora es poco apropiada para determinadas cosas, sin embargo, con imaginación algunas veces se puede intentar hacer algo distinto. La jornada partida sólo tiene sentido si se le ofrece al alumnado comida y un lugar y ambiente adecuados para trabajar y repasar lo de la mañana. Luego en casa podrán convivir con el resto de la familia. No podemos olvidar, por muy exigente que sea el futuro laboral, que nuestros estudiantes tienen otras necesidades.

    ResponderEliminar
  9. Yo soy padre de dos niñas que van al colegio. Vivo en Murcia y en el colegio tenemos jornada continua. Estoy en el AMPA y al principio, cuando se voto para implantarla, estaba a favor. Después de la experiencia he de decir que estoy francamnete decepcionado, ¿por qué?: en primer lugar porque el colegio además de ser un lugar educátivo es un lugar de encuentro y socialización, es decir antiguamente cuando los padres nos encontrabamos a las 17:00 hablabamos, comentabamos y nos relacionabamos resolviendo pequeños problemas que si no se solucionaban en ese momento podrían agrabarse (también teniamos la posibilidad de hablar con el tutor de las incidencias del día); ahora mismo (mi colegio es pequeño, un curso por linea)en el colegio existen varios horarios de recogida (a la 14:00, a las 15:00, a las 15:30, a las 16:00)esto ha provocado que muchos de nosotros no nos conozcamos (los que nos conocemos es porque procedemos de la jornada partida)y lo que es peor los padres de infantil se conocen aún menos. El Colegio es también un sitio de convivencia, un sitio dónde los padres también se relacionan; esto (no soy un especialista, pero creo que es innegable)hace que mejore no sólo la educación (aspecto fundamental y central de los colegios e institutos) sino también el rendimiento (el maldito rendimiento que se ha convertido en el "share televisivo" de los centros educativos - he dicho educativos-). Para mí es triste que el colegio pierda ese aspecto social que tenía y se convierta en un lugar donde sólo se piense en cuantos conocimientos adquirirán. Muy triste.
    Por último, me gustaría decir que hasta ahora nadie nos ha mostrado (en nuestro colegio) una evaluación dónde se demuestre que la jornada continua (ya llevamos algunos años con ella) ha mejorado el rendimiento y los conocimientos de nuestros hijos/as (yo tampoco la he notado, sinceramente veo a mis hijas tan listas como antes). El AMPA la ha solicitado en Consejo Escolar,pero parece ser que no es evaluable. Siendo malicioso (lo reconozco), a veces, me da por pensar que se ha convertido en otra mejora laboral y, entonces, me siento engañado. Un saludo, Jesús.

    ResponderEliminar
  10. En mi centro (Cataluña) "disfrutamos" de jornada partida. Se empieza a las ocho de la mañana hasta la una treinta. Y de las tres a las cinco, salvo algún día que se sale a las cuatro. Las clases de la tarde avivan los problemas de disciplina, especialmente en los meses cálidos como setiembre, mayo y junio. Estoy de acuerdo con el contenido de tu post. La jornada partida supone que el alumno se pasa nueve horas en torno al centro, y luego se le pide que se pase dos horas más en casa realizando tareas escolares. Creo que los modelos de países nórdicos aquí citados son una buena referencia para defender una jornada continua hasta las dos treinta. Las clases de la tarde suelen ser pesadas y muy poco aprovechadas.

    ResponderEliminar
  11. No tengo un criterio concluyente sobre este asunto. Mi natural dubitativo, qué duda cabe. Es cierto que más puede ser menos (más presencia, menos eficiencia) y derivar a una jornada disparatada, como subrayas, Lu, sobre todo en caso de niños con transporte. Me temo que las clases de la tarde estén destinadas al fracaso, más o menos que los últimos tramos de la mañana (¡ah! la rigidez en la cocepciónde los horario). En verdad, la jornada continua pernite complementos de formación externa. Reconozco que mi interés personal está por la jornada continua...
    Sin embargo... Pienso en la dificultad para mantener la concentración durante seis horas (¡qué mal alumno soy cuando asisto a cursos intensivos); en aquellos de chicos que no pertenecen a familias de funcionarios o profesiones liberales (lo que antaño se decía clase baja u obrera) que pueden quedar en las largas horas vespertinas sin una gestión responsable de su tiempo; en que cada vez la escuela tiene menor presencia e incidencia en el destino de los chicos, como si hubiera entregado sus estandartes a una miriada de academias, cursos, centros de formación, etc...
    ¿Cómo cohonestar todo esto?... ¿?

    ResponderEliminar
  12. Es difícil conjugar posturas.


    Maquinista, me alegra que expongas tu postura como padre. En Cataluña, no ha habido nunca jornada continuada en primaria y se me hace difícil defenderla a estas edades tan tempranas en las que los niños tienen una fuerte dependencia de los adultos.
    Pero en secundaria, como madre de dos adolescentes que cursan la ESO, he de decir que soportan estoicamente el horario partido y que batallan por conciliar este horario tan dilatado con otras actividades que nunca ofrecerá la escuela pública, como son la música y el deporte de competición.

    Son muchas las razones que expondría para rebatir la jornada partida en secundaria, pero me abstengo porque existe el peligro de considerarla una reivindicación laboral. Sólo un apunte. Dado que el horario marco de los alumnos es tan amplio; el de los profesores, tambien, por lo que encontrar espacios de encuentro para tratar cuestiones de didáctica y programación se hace prácticamente imposible, y no hablemos de realizar cursos de formación presenciales. Descartado.

    ResponderEliminar
  13. Desconozco por completo si los padres de vuestros alumnos son como los padres de los alumnos suecos.
    Quiero decir, en Suecia, la jornada laboral de los padres también es distinta de la de los de aquí, con lo cual, los horarios de padres e hijos son mucho más compatibles.Aprovechan las tardes para sus cosas, todos, padres e hijos.Para estar juntos o no.Pero, en Suecia a las 15h. en invierno, es decir casi siempre, ya es de noche, y trabajar o estudiar con luz seria un verdadero despilfarro energético . Conducir por las carreteras llenas de nieve y hielo, en la oscuridad , es un verdadero peligro.Y eso si en medio de la carretera no se cruza un alce o un reno más al norte.O una manada que siempre es peor.
    Vaya que quizás los de ciencias lo vemos de diferente manera( o yo) porqué si teníamos clases por la mañana , por la tarde teníamos las prácticas. ¿Y estudiar?. Pues por la noche, muchísimas veces.
    Ay, qué tiempos aquellos...
    Y no estamos muertos, muchos incluso han llegado muy lejos.
    Por cierto que el cuerpo necesita comer para recuperar energía, por eso a última hora se rinde menos,(horario continuo) y se rinde un poco más después de las tres( partido).Normal.
    Creo que las dos posibilidades tienen sus ventajas y sus inconvenientes.
    Pero ojalá todos tuviéramos las tardes libres para nuestras cosas.
    Mientras la Administración ( y/o el estado) no cambie el horario de los padres ,todos, el tema será complicado de solucionar.
    Ya me veo practicando surf por las tardes en 2050. Menuda suerte!.
    :-)

    ResponderEliminar
  14. Seguramente la jornada continua le conviene a los profes más que a los alumnos y a los padres... Los padres necesitan coles que además de enseñar mantengan a sus hijos muchas horas vigilados en sus dependencias para q ellos puedan afrontar leoninas jornadas de trabajo... ¿Es labor de los profes?

    ResponderEliminar
  15. Claro. Si existe la oferta de comedor y las clases empiezan a las 15'30, es muy cómodo para los padres que los niños estén recogidos (ojo, no escolarizados, eso es lo de menos. Que aprendan o no es secundario)hasta las 17'30. El problema real es que aquí no se analizan esos horarios realmente en función del rendimiento sino de otros factores. Así nos va. Ahora se va a dar atención temprana (7 de la mañana) a los escolares...Falta que duerman allí. Entiendo que los horarios de los progenitores no sean compatibles con los que requieren sus hijos, pero la escuela no puede ser el lugar que dé solución a todo.

    ResponderEliminar
  16. Jose Mari, tu puntualización es muy acertada. "Escolarizar" se ha llenado de nuevas acepciones (aparcar, recoger, guardar...), no es sólo ofrecer a los alumnos la posibilidad de aprender, sino asegurar un espacio de convivencia.
    La escuela no debe asumir todos los problemas sociales, hacen falta soluciones para un problema irresoluble, a mi parecer: la conciliación de la jornada escolar y laboral.
    Pero ese problema no debe recaer en la escuela, porque entonces se desvirtúa su función.
    Si esto que es tan sencillo lo comprendieran quienes legislan probablemente se darían otras soluciones.
    Es alarmante el informe que salió publicado ayer en El País:
    Solos en casa después del cole

    ResponderEliminar
  17. La jornada continua que se propone para primaria en Madrid da la posibilidad de tener a niños y niñas en el centro el mismo tiempo que con la jornada partida.

    La jornada lectiva son 4 horas y media. Se entra a las 9:00 y se sale a las 14:00. El comedor está abierto de 14:30 a 15:30. y las extraescolares van de 16:00 a 17:00 h.

    Muchos Ayuntamientos de la cuenca del Henares, algunos en tiempos gestionados por la izquierda, financian la hora de extraescolares para que este tipo de jornada no suponga ningún gasto para las familias.

    Este horario continuado también y sobre todo, da la libertad, a padres y madres que no quieren tener a los y las peques encerrados en su cole durante tanto tiempo, de recogerles y dedicar la tarde a lo que buenamente quieran. Seguramente algunos o algunas elegirán compartir su sofá y pasarse la tarde viendo dramas de otras familias en la tele mientras que otras personas utilizarán esta posibilidad abierta para imaginar infinitas posibilidades a las que dedicar su tiempo libre.

    ResponderEliminar
  18. ¿El Colegio (no el Instituto, todavía no he llegado ahí) es también un lugar de encuentro de padres, madres, alumnos y profesores? Si, como es evidente en mi colegio, los únicos padres y madres que nos vemos son los que llevamos a nuestros hijos e hijas (ya lo conte en el otro comentarío)y no los que los recogen (los niños y niñas se recogen a distinos horarios)¿cuando nos vemos los padres entre nosotros (alguno pènsará: "y a mí qué me importa eso es problema de los padres")? ¿Los días de las fiestas? ¿Cuando nos vemos con los maestros? ¿Los días de tutoría? ¿Los días de reunión de clase? ¿no es mejor vernos las caras todos los días y solucionar, casí en el momento, los problemas que surjan diariamente?
    En mi colegio los niños pueden estar las mismas horas que con la jornada partida (incluso en algunos casos más),por tanto el cansancio es el mismo ¿no sería mejor que las horas de la tarde las dieran con maestros, mejor que con monitores? Si se demostrará que la jornada continua es peor que la jornada partida para los niños ¿habría marcha atrás? ¿Por qué se supone que los padres queremos tener recogidos a nuestros hijos, en vez de escolarizados, si como he dicho antes, tenemos la posiblidad de tenerlos las mismas horas, sin ningún problema? ¿Es qué les tenemos manía a los profesores? ¿Se hacen evaluaciones en los colegios donde se ha implantado la jornada continua que demuestran que los niños han mejorado? ¿para hacer un cambio tan importante en los habitos de los niños (todos sabemos que las rutinas en niños pequeños son importantes) se tiene suficiente seguridad? Estas peguntas me surgen después de leer los comentarios de algunos de vosotros. Me parece injusto pensar que la jornada continua es una mejora laboral para los profesores, pero no menos injusto que los profesores nos juzguen a los padres y piensen que para nosotros lo importante es tener aparcados a nuestros hijos. Nosotros, supongo que igual que para los profesores que sean padres, también estamos interesados en la educación de nuestros hijos y en que está sea la mejor posible. Un saludo, Jesús.

    ResponderEliminar
  19. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  20. No se hacen evaluaciones para comprobar si el niño sabe leer y escribir correctamente (y algunos de sus profesores), mucho menos de los efectos de la jornada continua o partida.
    YO soy profesor y, como cualquier trabajador profesional, miro por mis condiciones laborales y por el desarrollo de mis clases. Es curioso que los Ayuntamientos, las Delegaciones del Gobierno, Hacienda, etc., tengan un horario de mañana y nadie se queje y pretendamos que los docentes estemos a la entera disposición de la humanidad las 24 horas del día. Hay unos horarios de atención a las familias, como los tengo yo para ir al médico o para firmar unas escrituras en el notario.
    El éxito en el aprendizaje del niño está en manos de la familia, indudablemente,unos padres que estén pendientes del progreso, del trabajo y del estudio del niño. Que se sienten con ellos a hacer la tarea, a leer o a sumar y restar. Desgraciadamente los horarios laborales no lo están permitiendo, y el fracaso escolar lo tenemos ahí, prácticamente sin solución hasta que no se frene y se reflexione sobre un problema tan evidente.
    En cuanto a lo de aparcar a los niños, podrían hacerse matizaciones. Que lo importante es que el niño esté en el instituto independientemente de lo que haga allí, al menos en secundaria es una evidencia.Si no, no se entendería la falta de medios, de inversión, de estructuras, etc.... Los menores en la calle crean problemas y en España, por ahora, no hay otra solución que encerrarlos en los institutos, auqnue no quieran estar ahí.

    ResponderEliminar
  21. Jose Mari,

    los Ayuntamientos, Hacienda, etc...prestan un servicio puntual a quien lo necesita y cuando lo necesita.Y cada dia son más los que lo requieren.Así que...
    De hecho, en la oficina de la Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos de mi pueblo,ya han ampliado el horario.Ahora abren por las tardes también,hasta las 20.30h.
    Y ya el año pasado se hablaba de ampliar también los horarios de la administración de justicia.

    Quiero decir con eso que, la presión demográfica(no solamente por el aumento de la población , sino también por la fuerte crisis que se avecina) requiere y demanda justo lo contrario de lo que vosotros pedís.
    Muchos padres necesitaran trabajar más horas,para cubrir gastos, y solamente aquellos que se queden sin trabajo podran estar con sus hijos por las tardes y así "desaparcarlos".Esta sí que no será la mejor solución, con toda seguridad. En este punto opino como el maquinista, los padres también estamos interesados en la educación de nuestros hijos y en que esta sea la mejor posible.

    Por cierto, los médicos y notarios trabajan también por las tardes.

    Y respecto al último punto de tu comentario, decirte que, ahora mismo esto no es Suecia en muchos aspectos, ni de lejos.Por eso, quizás ,el dinero que pides para "mejoras" no llegará de forma inmediata. Aunque hayan "párkings" en los institutos.

    Así que, malos tiempos para la lírica...Es un pensar, una opinión, claro está.

    ResponderEliminar
  22. Para el maquinista:

    Mejora laboral es reducir el número de horas de tu trabajo o recibir un aumento salarial en las mismas condiciones.
    Que sepa usted, que con la jornada continua, trabajamos exactamente las mismas horas, simplemente distribuidas de manera diferente.

    ResponderEliminar
  23. Este debate ha venido suscitando una fractura importante en la comunidad de mi centro, que desde siempre ha tenido jornada partida con comedor escolar. Como lo que yo quiero es trabajar en un colegio y no en una guardería, he optado por cambiarme a uno con jornada continuada (después de haber estado diecisiete años en el otro). Trabajo de 9.15 a 15.15; las mismas horas que antes, y con un mejor aprovechamiento del tiempo (el mío, y el de los alumnos/as).
    Ya no entro en la batalla de si es mejor o peor. Lo que sí es cierto, es que la jornada continuada garantiza todas las opciones: quienes quieren irse a casa después de las clases, se van, y quienes quieren quedarse a las actividades de la tarde, se quedan.

    ResponderEliminar
  24. Anónimo11:18 a. m.

    Reducir el tiempo de presencia en el centro, aunque se trabajen las mismas horas, es una mejora laboral se mire por donde se mire.
    Y vender que la jornada continua es "mejor para todos" es faltar a la verdad en el sentido de que todo parece indicar que los alumnos obtienen peores resultados, mientras que los únicos beneficiados son los profesores.
    Por otra parte, si se comparan los proferores con funcionarios de otras administraciones, aquellos ya tienen ciertas ventajas sobre estos ya que disfrutan de más días de vacaciones ¿no?.

    ResponderEliminar
  25. Hola, Félix he estado dando un paseo por tu blog. ¡Es muy bueno y estimulante!. Me he detenido en esta entrada y la he elegido para hacer un comentario que deje huella de mi tourné.

    El tema del horario escolar es un debate muy estimulante porque está conectado con la cuestión: ¿Para qué están los centros escolares? ¿Qué papel tiene el sistema educativo?
    Si un centro escolar es un dispensador de clases magistrales la jornada escolar no debería ir más allá de tres o cuatro horas diarias. Ahora bien, si un centro escolar es una "comunidad educativa", un "centro cívico" y un facilitador de oportunidades personales, sociales, culturales,... La respuesta es otra.

    Según casi todos los estudios de pedagogía comparada, las experiencias educativas que han tenido más éxito para compensar desigualdades y garantizar el éxito escolar para todos, se basan en una extensión del horario escolar, acompañada de una extensión de la accción educativa más allá de la escolaridad, superando muchos corsés.

    Es ilustrativo conocer de experiencias como la "dopoescuela", las "escuelas aceleradas", "las comunidades de aprendizaje", el programa "tutorat",...
    Cuando se diseñaron los PROA (que tú bien conoces) en el Ministerio de Educación y Ciencia se hizo (hicimos) un esfuerzo por apoyar el desarrollo de esa línea de desarrollo del sistema educativo.

    http://www.mepsyd.es/educa/jsp/plantilla.jsp?id=111&area=proa

    Una persona que ha dedicado mucho tiempo a analizar la problemática del horario escolar es Mariano Fernández Enguita, uno de mis héroes en temas educativos.

    http://www.usal.es/~mfe/webmariano/index7.htm

    Yo, siento ser pesado recomendando la lectura de dos textos que cambiaron mi vida profesional:

    "Carta a una maestra" de los alumnos de la escuela de barbiana y "Es pública la escuela ública" de ariano Fernández Enguita.

    Angel

    ResponderEliminar

Deja un comentario