10 de octubre de 2007

Quieren ser maestras

Son estudiantes de bachillerato, pero quieren ser maestras, así que les he propuesto experimentar y lo han hecho. Todo lo he preparado de la siguente manera:

Este curso doy clase en 1º de ESO y en 1º de bachillerato. El primer tema de estudio en ambos niveles es la comunicación. Evidentemente, los contenidos básicos son los mismos, lo que varía es la complejidad en el análisis de las situaciones comunicativas y la inclusión de nuevos conceptos como redundancia o ruido o el estudio de las clases de signos en bachillerato.
Puesto que lo básico es común, propuse a varias alumnas de bachillerato que eligieran una imagen en la que se representara una situación comunicativa y que prepararan su comentario para explicárselo a los alumnos de 1º de ESO. Podían elegir cualquier imagen, pero prefirieron fotografiarse ellas mismas. La idea fue suya, pero me pareció muy acertada porque es una manera de acercar los contenidos a la realidad más próxima.

Anuncié a los pequeños que en la sesión de hoy, vendrían varias alumnas a poner ejemplos de situaciones comunicativas. Y así ha sido. Todos estaban algo nerviosos. Los pequeños por ver cómo se desenvolvían las mayores y éstas por temor a no hacerlo bien.
La verdad es que cada una a su estilo ha sabido superar la prueba. Han sido tres imágenes y tres comentarios exhaustivos. Utilizaban los tecnicismos con una naturalidad asombrosa y razonaban los detalles del análisis con exhaustividad.

El experimento ha sido rápido, unos veinte minutos, tras los cuales, las "maestras" han regresado a sus respectivas clases. Los pequeños y yo nos hemos quedado valorando no sólo el contenido (la comunicación) sino también otros aspectos relacionados con la oralidad. ¿Qué les ha llamado más la atención?: La educación con la que se han presentado las invitadas y el hecho de que se expresaran con tanta claridad.
Creo que esa ha sido la lección de hoy. Emisor, receptor, código, canal, mensaje y situación han quedado merecidamente en un segundo plano.

7 comentarios:

  1. Siempre sorprendiendo. Qué maravilla. Enhorabuena :-)

    ResponderEliminar
  2. Otra experiencia para tatuarme en el seso. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué buena idea, Lu! En mi centro Ester de inglés lo suele hacer. Cuando los mayores presentan un "project", seleccionan el mejor y se lo presentan a los alumnos.
    ¡No se me había ocurrido nunca que se puede hacer en castellano!

    ResponderEliminar
  4. Definitivamente, eres mi gurú. Ojalá podamos vernos algún día. Mientras tanto, es un lujo disfrutarte de cicerone educativo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Sabes, lo voy a intentar con alguno de diver, le voy a bajar a primero y que les explique los géneros literarios. ¡a ver que sale!

    ResponderEliminar
  6. Fue una intuición que no dejé pasar como tantas otras y que quise realizar de inmediato.

    La verdad es que salió bien. El lunes repiten tres alumnos más (dos chicos y una chica). Se han animado a ir a otra clase de primero a repetir la experiencia.
    El boca a boca ha funcionado entre los mayores y los pequeños. Para unos y otros es una experiencia enriquecedora.

    Si os animáis, contadlo. Seguro que en cada experiencia aparece algún matiz nuevo del que podamos aprender los demás.

    ResponderEliminar
  7. Magnífica y seductora experiencia que beneficia a todos los implicados: a los alumnos de primero y a las que ejercen de profesoras de bachillerato. Has encontrado un canal de comunicación sumamente interesante. Lo tuyo es abrir caminos. Nos asombras y dejas boquiabiertos. Me lo apunto para alguna ocasión.

    ResponderEliminar

Deja un comentario