23 de septiembre de 2007

A vueltas con la corrección lingüística

Finalizada la primera semana de curso, ya tengo algunos datos acerca del nivel de competencia escrita de mis "esitos", los alumnos de 1º de ESO. Tienen mucho que aprender (no digo más).
Sólo empezar el curso, hemos iniciado el proyecto del portafolio de escritura en todos los cursos de la ESO. Es una idea que hemos aprendido de nuestras compañeras del IES S'Agulla (Yolanda Sediles y Mª José Reina) y que hemos adaptado a la realidad de nuestro centro, el IES Serrallarga. Ambos centros están en la misma localidad, pero son como el anverso y el reverso, en todos los aspectos (alumnado, instalaciones -las suyas son envidiables-, coordinación pedagógica- trabajan en un proyecto encomiable de práctica reflexiva.).

El portafolio es un archivo que recoge aquellos textos que el alumno considera representativos de su aprendizaje (sus producciones escritas, textos complementarios, citas, imágenes, referencias bibliográficas, páginas web…). En definitiva, reúne aquellos documentos que son pruebas tangibles de su trabajo, de su aprendizaje. En un primer momento, el alumno archiva todos sus trabajos y los ordena cronológicamente. Mientras va organizando el material, va tomando conciencia de cuáles son los textos que han jugado un papel importante o decisivo en su proceso de aprendizaje. En el momento de armar el portafolio, el alumno deberá elegir qué incluye o qué descarta. Este ejercicio de selección constituye la esencia del portafolio.


De momento, estoy en la fase inicial de mostrar a los alumnos cómo archivar el material de clase, y cómo fechar y etiquetar los documentos con palabras-clave (hemos trasladado el etiquetado de los blogs a los textos, con la idea de que todos tengan al menos dos etiquetas, una referida al tema y otra a la tipología textual).

Bien, esta semana hemos dedicado buena parte de las tres horas a realizar la primera propuesta de redacción. Dado que para los alumnos de 1º todo es nuevo, les he ido explicando el proceso de corrección a medida que lo íbamos haciendo.
Este curso hay novedades, respecto del anterior (ver Ortografía y permisividad), a saber:
  • 1. El alumno escribe el texto y, antes de entregárselo al profesor, se pone una nota.
  • 2. A continuación, el profesor señala los errores atendiendo a unos criterios de corrección (las faltas de ortografía se marcan con un círculo, los signos de puntuación con una X, los errores léxicos se recuadran y los errores sintácticos se subrayan con una línea ondulada).
  • 3. El alumno debe reescribir el texto corrigiendo los errores y volver a entregar el texto.
  • 4. Finalmente, el profesor puntúa el texto.
Depositar en el alumno la responsabilidad de puntuar su texto le hace más consciente de su trabajo. Como muestra un botón. Estas dos imágenes son los trabajos de un alumno (omito el nombre para preservar su identidad y porque visitan este blog algunos alumnos de bachillerato y no quisiera que le importunaran.). Al margen de la calidad del texto, el titubeo en la puntuación demuestra cómo el alumno ha ido rectificando su nota a medida que iba comprobando los errores. La versión mejorada del texto no es ejemplar, pero es una prueba evidente de que ha habido un progreso, por pequeño que sea.




Pinchando en las imágenes se puede ver el texto en el tamaño original.

12 comentarios:

  1. Anónimo1:36 p. m.

    Y aún falta un acento en cómo de "cómo soy" ¿no?

    ResponderEliminar
  2. Algunas de tus propuestas ya son casi de obligado cumplimiento para quienes te seguimos. Es evidente que, en muchas ocasiones, la ortografía no es lo prioritario con determinados alumnos, pero en un momento u otro hay que ponerse con ello y tus reflexiones son certeras. A ver si evitamos joyas como ésta.

    ResponderEliminar
  3. Sí, claro. Y también hay que mejorar más aspectos, por ejemplo, la repetición ["no me gusta esperar" y "...siempre que espero"], el estilo...
    Es obvio que el nivel es bajísimo.

    ResponderEliminar
  4. Yo sigo desde hace años un sistema de autocorrección muy parecido, basado en las ideas de "Reparar la escritura" de Cassany. Siempre compruebo que el defecto es que no saben corregir (y no sólo la ortografía), no conocen el procedimiento (por ejemplo, no saben que para corregir hay que valorar el contexto, no consultan eficazmente el diccionario) ni comparten los valores de la norma (por ejemplo, dedican mucho menos tiempo y esfuerzo a las tareas de corregir que a las de memorizar). Para mí no cabe duda de que enseñar a escribir es básicamente enseñar a corregir, algo a lo que se les tiene poco acostumbrados, porque no corrigen (lo hace el profesorado) y no se les enseña cómo corregir (sólo se les suele decir que lo hagan).

    ResponderEliminar
  5. Patxo Landa10:22 p. m.

    Lu,
    tu tercer paso es complicadísimo. La puntuación nunca les ha parecido importante, el léxico lo tienen muy limitado y no se aprende de golpe, y para mejorar la sintaxis entran en juego aspectos cognitivos y lingüísticos muy difíciles... la ortografía si se les da tiempo o por eliminación mecánica (si no es b es v) la acaban corrigiendo… Creo que la reescritura sistemática y la recorrección ad náuseam de sus textos lleva demasiado tiempo, y extenúa a los alumnos (y a los profes). Mi parecer es que sólo se mejora si se lee y se escribe mucho utilizando textos que comprometan sus intereses personales (el misterio, su propio yo, las relaciones personales, el mundo adulto…). Si, además, ese “porfolio”(el blog) es público la corrección fluye de manera muy natural, sin milagros pero sin frustraciones.
    Ya me conoces, Lu, tan polémico como agradecido. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Patxo, siempre he aplicado el procedimiento de la doble corrección. Es cierto que es trabajoso, pero yo no me atrevería a decir extenuante.
    Es importante acompañar al alumno en la corrección, pero no asumirla por entero. Si somos los profesores quienes corregimos, ellos se columpian. El "ya me lo corregirá la seño" no es educativo. Sí lo es que sean ellos quienes valoren sus textos y los puntúen antes de que lo haga el profesor. También, que sean ellos quienes se esfuercen en mejorarlos, siempre con ayuda, por supuesto.
    El portafolio que van a hacer los de alumnos 1ºESO no es digital. Va a ser una recopilación de textos, ordenados cronológicamente. A través de la observación del trabajo realizado, pretendemos que el alumno sea consciente de sus avances.

    ResponderEliminar
  7. Algunas ideas las aplico especialmente en lo relativo a la autocorrección. Observo, como decís, que cuando es el profesor quien lo corrige, ellos no prestan ninguna atención. Han de ser los propios alumnos los que corrijan los textos, de forma que se sientan motivados y estimulados para mejorar. Lo peor que puede darse es que se sientan perdidos y sin forma de salir de la espiral de desastre ortográfico.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo5:17 p. m.

    Me parece muy interesante la propuesta del portafolios, como siempre. Podrías contar algo más acerca de cómo lo vais a desarrollar, la duración y las características de la actividad, el peso en la nota... Escribir les motiva mucho y sobre todo, aprenden mucho. Además, no es digital, y está bien porque no todos los centros disponen de recursos informáticos. Muchas gracias y enhorabuena!

    ResponderEliminar
  9. ¡Alucina! No te lo vas a creer (o sí, claro, estamos tan en la misma onda ...) la redacción inicial de nuestro portafolios ha sido "Tal como soy", y me vino muy bien para introducirla tu actividad de los adjetivos.
    No creo que los míos hayan entendido, en dos horas que le he dedicado, lo que pretendo que hagan con el portafolios de escritura. Paciencia, y a dedicarle más y más.

    ResponderEliminar
  10. Yolanda9:26 p. m.

    Me gustaría hacer una aclaración para que los muchos lectores de este blog no se hagan una idea equivocada de nuestro centro: lo del anverso y reverso, me vas a perdonar, Lu, pero no lo comparto. De acuerdo que el hecho de estar en obras hace que vuestro centro no sea comparable ni de lejos a cualquier edificio que pueda calificarse como "normal", pero fuera de eso, pocas diferencias. Es cierto que dicen que nos van a dar muchísimo dinero por dónde nos hemos embarcado, pero:
    a) Aún no hemos recibido un chavo
    b) Antes de ponernos a pedir como locos ordenadores, los departamentos deberíamos (TODOS) justificar nuestras peticiones con las programaciones REALES.
    c) Debería hacerse un estudio /presupuesto previo de la macro-instalación que se supone necesitaremos antes de hablar de TIC con la boca llena.
    En fin, qué te voy a contar a ti...
    Con respecto al alumnado, ¿crees de verdad que son tan diferentes?
    Como dice mi compañera, paciencia, pues lo del tema del portafolios es tan nuevo para nosotros como para ellos. Pero como tú muy bien apuntas, nos hemos empeñado en que nuestros alumnos pasen de escribir "porque toca hacer una redacción de caste" a ser conscientes de lo que dicen y cómo lo dicen. Como estamos inmersos en Práctica Reflexiva, este año profundizaremos en todo ello, ¿eh, Reina?
    Ya sabes que nos encanta colaborar con vosotras en estas propuestas tan osadas que a veces hacemos. Nos mantendremos en contacto para contrastar impresiones.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. No quiero entrar en discrepancias contigo por el aprecio que te tengo y porque no conducirían a nada, pero ya me gustaría a mí tener un proyecto de Práctica Reflexiva en mi centro. No tenerlo nos hace distintos.

    En cuanto al empeño en iniciar nuevos proyectos, en esto nos lleváis la delantera. Nosotras vamos a probar con una versión "customizada" del portafolio.
    Yo voy tomando notas en un diario de clase. Voy a ser constante para poder analizar todas las esquinas del proceso.

    Queda pendiente una cena para compartir impresiones.

    ResponderEliminar
  12. Os agradecería mucho que explicaseis algo más del proyecto del portafolios porque me parece muy muy interesante y me gustarías saber los detalles o al menos, algo más. Gracias
    Rita

    ResponderEliminar

Deja un comentario