14 de junio de 2007

La selectividad, un titular desafortunado

Hoy ha terminado la Selectividad en Cataluña. Los días previos a la realización de las pruebas, los periódicos explotan el filón de la noticia. No me parece mal que expongan resultados de ediciones anteriores o tablas con las notas de corte de otros años. Hasta ahí nada que objetar. Ocurre, sin embargo, que la prensa se impone la obligación de hablar, aunque no tenga nada que decir. La edición del miércoles de La Vanguardia publicaba este titular en la portada:


Me indigna que la prensa se valga de hechos infundados y los ofrezca como verdades. Es increíble que el día después de la prueba de castellano (el miércoles 13) se pueda emitir un juicio que debería provenir de los resultados o de las apreciaciones de los correctores (este año yo lo soy). El titular de la crónica provocó cierto desánimo (“¿tan mal lo hemos hecho?”, “¡seguro que suspendo!”) en un momento en el que lo que necesitan los bachilleres es fuerza moral para aguantar los tres días de exámenes.

Ayer quise mostrar mi desacuerdo con la práctica de los falsos titulares, pero preferí ponerme a corregir. Entre ayer y hoy han pasado por mis manos exactamente 97 ejercicios y he de decir que los resultados difieren muchísimo de la información emitida por una crónica apresurada.

A grandes rasgos, ésta es mi valoración:

  1. Los alumnos obtienen las mejores notas en el apartado de comprensión del texto. El ejercicio de léxico no les ha supuesto ningún problema.
  2. En la redacción del texto, mayoritariamente se atienen a la estructura textual que se exige en el enunciado. Pocos alumnos se han desmarcado de la propuesta. Alguno ha arriesgado, pero con acierto. En los 97 exámenes corregidos, sólo un alumno ha elegido la opción de Blas de Otero. ¡Sólo uno!
  3. El apartado de sintaxis es el que presenta los resultados más bajos. Casi todos identifican bien los complementos verbales (CD, CCM, CRV), pero pocos aciertan en el análisis de la subordinación.
  4. El nivel de corrección ortográfica es aceptable. Ningún alumno, repito, ningún alumno ha echado mano de los caracteres SMS. Los errores más comunes son los producidos por las interferencias lingüísticas con el catalán (acentuación de las formas “es” y “son”, confusión de “b” y “v” en las formas verbales de imperfecto de indicativo, la vacilación de la conjunción “y/i”).


Ahora mismo mando una carta al director. Quizá el periódico tenga a bien publicarla. Ya veremos.

10 comentarios:

  1. Ante hechos como éste siempre me pregunto: "Si cuando se informa de algo que conocemos generalmente advertimos imprecisiones e incluso falsedades, ¿qué crédito hemos de dar cuando se nos habla de lo que desconocemos?" Mi desconfianza ante la información periodística es absoluta. Haces bien en quejarte.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:31 a. m.

    Además el tema del vocabulario es muy complejo, no viene sólo del uso de los SMS.

    ResponderEliminar
  3. Yo también he corregido Selectividad este año en el País Vasco y también me he desayunado hoy con el siguiente titular:"Los bachilleres no entienden lo que leen". El subtítulo el que sigue: "El 95,5 de los estudiantes vascos que se presentaron a la selectividad superó las pruebas, pero la mitad no captó la ironía de una columna del ´sutil´Pérez Reverte que la UPV incluyó en el ejercicio de Lengua".
    El universo real es de 7.828 alumnos, pero el titular procede del concienzudo análisis de "casi un centenar de exámenes" y de las consultas a una profesora de Barakaldo, otra de Getxo y otros dos anónimos profesores de la Universidad.
    ¡Fantástico!, el 50% de los alumnos no entiende el texto, pero el 95,54% supera el examen. ¡Asombroso! No tengo palabras.

    ResponderEliminar
  4. Titulares como los que nos enojan no hacen más que asentar opiniones muy extendidas:
    los jóvenes no entienden lo que leen, no leen, tienen un vocabulario escaso, no saben escribir, simplifican...

    Creo que ante esta campaña social tan extendida habría que levantar la voz. Si no lo hacemos los profes, nadie lo hará por ellos.
    Si bien es verdad que hay alumnos que tienen una competencia lingüística deficitaria, también los hay que dominan el arte de la expresión mucho mejor de lo que muchos piensan.

    Saludos, Marcos y Felipe

    ResponderEliminar
  5. No debe ser difícil escribir un artículo sobre la 'irresponsabilidad de los jóvenes', sobre el 'abandono de los ancianos', el 'maltrato de los animales', la 'hipocresía de las religiones' o el 'chanchullo de los políticos'. Lo realmente difícil es documentarte y pensar antes de escribir, unas dotes cada día más escasas.

    ResponderEliminar
  6. Muy bien, Lu, muy bien, muy bien. Ya está bíen de tanto intrusismo. De la educación todo el mundo parece posibilitado a hablar. Todo el mundo tiene la receta, aunque no digan nada. Menuda tomadura de pelo. Y encima a los últimos que vienen a pedir opinión es a los profesores. Mi ánimo más profundo. Por cierto, si los de la Vanguardia, periódico que normalmente leo, no tienen a bien publicarte el escrito, me comprometo a colgarlo en mi blog, y a poder ser en los blogs de otros amigos. En fin, una suerte ser compañeros.

    ResponderEliminar
  7. Totalmente de acuerdo con usted, Lourdes, yo hace ya un par de años que hice la pau, pero se infravaloran los resultados de los estudiantes, que lo menos que queremos oir en esos tres dias es la palabra fracaso. Si es cierto que buscar antonimos y sinonimos en una clase con 200 alumnos, jugandote entrar en la carrera que quieres es dificil, pero es lo que hay. Lo que si es cierto, es que los resultados no son tan malos como dicen. Aunque para mi el examen de lengua de mi examne fue de los mas "raros" cayo el tema del dopaje.
    Saludos desde Tenerife
    -Sara

    ResponderEliminar
  8. Álex, estaré al quite por si publican la carta, si es así ya añadiré un actualización al post.

    ResponderEliminar
  9. Perfecto. Espero, entonces.

    ResponderEliminar
  10. Molt bé Lu!

    Tens tota la raó del món.

    ResponderEliminar

Deja un comentario