16 de abril de 2012

¡Crisis! ¿Qué crisis?


Lengua y crisis
Devanarse los sesos para entender la crisis no es cosa que me plazca (y sufrirla, menos), pero sí disfruto mucho explicando a mis alumnos los secretos de las palabras. Y, tal y como anda el patio, no podía empezar el tema del léxico y los cambios semánticos en bachillerato, sin aludir a la que está cayendo.  Para ello, he preparado un material con voces relacionadas con el ámbito de la crisis (esta palabra también está incluida), a fin de ejemplificar esta triple clasificación del léxico (léxico heredado, adquirido, inventado y multiplicado).
Es solo una selección. La crisis ha restado (está restando y restará por algún tiempo) poder adquisitivo a los ciudadanos, pero ha alimentado el acervo léxico de qué manera. Ahí no pueden meter la tijera nuestros políticos. Al contrario, diríase que son un filón de nuevas creaciones. En la rebotica (palabra en desuso) me guardo, entre otras, una de urdangarines (epónimo), otra de wertgüenza (parónimo), y un superávit de insultantes eufemismos (tóxicos activos, amnistía fiscal…).
Siguiendo el ejemplo de Lengua y crisis y con el apoyo de otros materiales, como la presentación que aparece aquí debajo, los alumnos tienen la tarea de elegir un ámbito (deportes, cocina, política, literatura, moda, cine, tecnología, TV...), hacer una relación de términos o expresiones (al menos 8) e investigar sus características (si son palabras patrimoniales o cultismos, si son préstamos, cómo se han adaptado, si son neologismos, ¿cómo se han formado?...). De esta forma, evitaremos el estudio del léxico de forma descontextualizada.
Y, cómo no, repetiremos la propuesta de lectura de El candidato melancólico, y el ejercicio ludolingüístico basado en el comentario de viñetas de Humor tonto.


View more PowerPoint from lourdes.domenech

Humor tonto (dos ejemplos)

______________________________________________________________
Para saber más:
Secuencia de ejercicios de léxicoMorderse la lengua
Las palabras de la tribu (José Romera) | La palabra al día | Fundéu

19 comentarios:

  1. Comparto ese amor por desentrañar el misterio del nombre de las cosas. El material que compartes, completísimo; la propuesta de estudiar el léxico en su contexto, muy acertada como no podía ser de otra manera. Muy interesantes también los blogs que enlazas. Me alegra encontrar propuestas como las tuyas en una tarde deprimente, y no lo digo por lo de Repsol: ¿somos conscientes del hachazo al sistema educativo -y sanitario- y las consecuencias que tendrá esto en los próximos años? Un abrazo desde la desolación.

    ResponderEliminar
  2. Perfectamente contextualizada la actividad, Lu. Me encanta la rapidez con la que los duendes del ingenio popular crean, recrean, inventan o adaptan los términos que los periódicos llevan a las primeras páginas: urdangarines y sus chanchullos, marichalares y sus descuidos, froilanes y sus frigodedos, el Borbón -rebautizado en Torpón- y sus elefantes... ¡Asociaciones monarquicanas! Annus horribilis!

    ResponderEliminar
  3. Ay, Carlota. Mientra preparaba el material me iba entristeciendo. Hay palabras que tienen una significación bien distinta para los jóvenes (mileurista, parado). Mis alumnos van a sufrir de lleno los años de la crisis, en un momento en el que tienen que decidir su futuro.
    El hachazo de los recortes está haciendo mella en nosotros. Las conversaciones en los departamentos tienen un aire apocalíptico ("esto se acaba"). Los más veteranos anuncian una vuelta a la educación de antes de la LOGSE (30 alumnos por ratio, 20 horas lectivas...). Haber andado tanto para tener que emprender el camino de vuelta es terrible.

    ResponderEliminar
  4. Marcos, por lo menos el ingenio no es susceptible de recortes. Aunque, yo hubiera preferido no tener que ser testigo de lo que esconden las palabras que citas. ¡Qué país!

    ResponderEliminar
  5. No te prodigas mucho en el blog, pero cuando lo haces revelas el magma creativo de tu docencia que suele ser certero, agudo y oportuno. La aproximación al léxico de la crisis es divertido e interesante. Burbuja inmobiliaria, perroflauta, recortes, "ajustes" (eufemismo"), despidos ("racionalización"), hipotecas basura, prima de riesgo, déficit, herencia recibida, miedo… sobre todo miedo que han conseguido inocularnos para que aceptemos lo inaceptable por irremediable… Un hondo pesimismo recorre España y hay quien no puede guarecerse en ningún lado. Al parecer nada de esto, como dice Wert, afectará a la calidad de la educación (¿pensarán que somos imbéciles o tarados?) ni de la sanidad porque solo es "racionalización". Lo terrible, Lu, es que todo lo que perdamos en el ámbito social, se perderá para siempre. No es coyuntural, es la nueva redefinición del capitalismo que apunta al corazón social del mismo, a lo que aspiró a ser, dentro de los parámetros de la socialdemocracia, el lado humano y solidario del sistema.

    ResponderEliminar
  6. Ay, Joselu, no me prodigo porque, aunque sigo en la brecha, siempre a pie de aula, estoy metida en un proyecto con África (ese continente que tú bien conoces) y tengo a mi cargo a una niña de 88 años, todo lo cual me ha alejado bastante de ciertas rutinas digitales.
    Te sigo leyendo, porque tu discurso me interesa. Siempre tan sesudo, siempre tan actual. Agradezco tus palabras y respondo a tu pregunta: ¿pensarán que somos imbéciles o tarados? Solo porque piensan que somos imbéciles se atreven con lo que se atreven. Las reinvindicaciones docentes fueron, en un tiempo, una china en el zapato. Eran otros tiempos de los que yo tuve noticia más tarde. Hoy podemos gritar todo lo que dé de sí nuestra fuerza interior que a ellos les entra por un oído y les sale por otro. Nos tienen cogidos por el cuello. La actitud del gobierno es de una prepotencia inconmensurable. Lo peor: el retroceso que va a suponer esta absurda reforma educativa. Tanto tiempo luchando para avanzar (innovar, renovar, experimentar...) y, de pronto, se nos incita a caminar como cangrejos hacia la (des)educación.

    ResponderEliminar
  7. Lo que me asusta de esta crisis es que se veía venir y muchos de los docentes (y trabajadores) más combativos llevan ya a sus espaldas varios años de indignación y preaviso que no han servido de nada. La ceguera colectiva ha provocado que muchos de los 'indignados' habituales hayamos entrado en una especie de estado catatónico tras las elecciones, un letárgico 'yalodecíayoísmo" (neologismo ad hoc) que nos atenaza y que convierte cada noticia en un 'dejà vu'.
    Por lo demás, tu actividad es ejemplar en todos los sentidos. Veo que no pierdes la serenidad y que ni Ana ni tú renunciáis a seguir siendo un referente en la creación de materiales de calidad, probados y comprobados a pie de aula.
    Un saludo y suerte con todo lo que llevas por delante.

    ResponderEliminar
  8. Como siempre convirtiendo en un filón didáctico la más prosaica y triste realidad.

    Es un camino ejemplar porque no podemos dejar que nos quiten el entusiasmo y las ganas. Sería otra pérdida irreparable y habrían ganado definitivamente.

    ResponderEliminar
  9. Qué estupenda actividad,Lu. Me ha encantado la forma de abordar este desolado panorama en que nos hallamos inmersos. Si es que la lengua da sí con una elasticidad infinita...
    Bucear en el origen de las palabras, de las expresiones, es una de las tareas más divertidas y apasionantes para alguien que ame y trabaje con la lengua. Y hoy en día nos hace falta pasión y también diversión: de no ser así nos resultaría imposible ir a clase cada día. Nos lo están poniendo demasiado difícil.
    El otro día, en clase de 1º de bachillerato, me asombré del paralelismo que se da entre nuestro día a día y el catastrófico estado del país en el siglo XVII: crisis, decadencia, desempleo, injusticias sociales, pesimismo. Todos los chicos se dieron cuenta de ello. Me pregunto¿ surgirá hoy algún Quevedo que nos ayude a digerir tanat desolación?

    ResponderEliminar
  10. Me guardo los materiales sobre el léxico, muy útiles. Siempre deberíamos partir de la actualidad para explicar las cosas

    ResponderEliminar
  11. Me encantan los materiales, los enlaces, la actividad, todo. Aplicación de los contenidos a la vida de los chavales y a la cruda realidad. Una vez más, gracias.

    ResponderEliminar
  12. Magníficos materiales Lu, como te comentaba en twitter, a mal tiempo...todo el ingenio. De todos modos, tal y como se están poniendo las cosas creo que se imponen medidas drásticas por parte del profesorado. Me parece genial que los alumnos aprendan concienciándose de la situación actual. Malos tiempos.

    ResponderEliminar
  13. Como siempre, la preparación de la actividad y los materiales son certeros y estupendo. A mí me gustan mucho los eufemismos cuando estudiamos el léxico, esos, por ejemplo, por los que ahora el copago no es copago, sino redistribución de los recursos y mil intentos de enñar con la palabra.
    Enhorabuena y gracias, Lu.

    ResponderEliminar
  14. Espectacular el diseño de los materiales y la propuesta de trabajo. Utilizar los aspectos de la actualidad para llevarla al aula implica a los alumnos en el mundo que los rodea y les hace partícipes de su propia realidad. Otra propuesta interesante sería trabajar las figuras literarias y los juegos de palabras que aparecen en las pancartas del 15M. Para quien se anime

    ResponderEliminar
  15. A Antonio, Blogge@ndo, Trapisonda, Eduideas, Virginia, Mjchorda, Alberto, Silvia... y a todos los que acusamos la crisis como el que más, espero que esta propuesta y las que están por salir del horno no sean el último cartucho. No pinta bien el panorama para el curso que viene y, como sabéis, preparar algo así lleva su tiempo. Por el momento, ahí está la propuesta (que es mejorable) y en la cartera me guardo las sugerencias que habéis hecho.

    ResponderEliminar
  16. Tu trabajo es realmente admirable, de verdad que respeto mucho lo haces, un saludo y seguiré visitándote.

    ResponderEliminar
  17. Me encantan los materiales, los enlaces, la actividad, todo. Aplicación de los contenidos a la vida de los chavales y a la cruda realidad. Una vez más, gracias.

    ResponderEliminar

Deja un comentario