7 de febrero de 2012

Si yo fuera un libro


Todo empezó con este enunciado: Imagina que un día recibes un mensaje en la cuenta de tu red social con unas fotografías tuyas cuyo origen desconoces. Explica cómo actuarías. Este fue el tema de redacción de la prueba de competencias básicas (3º ESO). Cuando corregí los textos, advertí que mis alumnos habían tenido bastantes problemas en la expresión de la hipótesis y que no habían sabido hacer bien la correspondencia entre las formas verbales (consecutio temporum). Algo había que hacer...
Mientras esto sucedía, tenía en mi agenda la tarea de programar actividades en torno a la lectura para conmemorar el Año Internacional de la Lectura, así que uní ambos propósitos en la actividad Si yo fuera un libro. Además de ser una buena excusa para conocer las preferencias lectoras de los alumnos, la tarea ha supuesto un auténtico ejercicio de escritura, por el esfuerzo estilístico que han hecho. Esfuerzo que ha consistido en "engordar" con matices las ideas principales usando recursos como los incisos, la enumeración o el alargamiento de la frase mediante la subordinación. No hemos estudiado la oración compuesta, quiero decir, que no les he hablado de la clasificación pero, intuitivamente, han tomado conciencia de estructuras complejas relacionadas, por ejemplo, con las oraciones subordinadas de relativo o con las subordinadas condicionales y temporales. 
Aquí tenéis una muestra de los trabajos:

siyofueraunlibro

_________________________________

22 comentarios:

  1. He leído las aportaciones de tus alumnos y me parecen muy interesantes como diagnóstico de la llamada literatura popular: aventuras, detectives, romances, humor... serían los ejes de los gustos de los adolescentes, y de buena parte de la masa lectora que se nutre de bestsellers y de esquemas relativamente sencillos como los de las series de televisión. Supongo que hay una conexión entre el gusto mayoritario que se expresa en la escuela y el que luego, en el mejor de los casos, se practica como lector adulto. En resumen, lugares conocidos que no suponen una auténtica aventura personal, y que abra a mundos desconocidos y enigmáticos. Me pregunto en qué lugar quedan en el gusto mayoritario de los adolescentes obras ricas en matices y humanidad como El camino de Delibes, que tiempo atrás gustaba a los adolescentes. Sé que como profesores no debemos asustarlos con obras más complejas, que al fin y al cabo, estamos alimentando al ciudadano común que huye de cualquier tipo de indagación existencial o que abra a preguntas sin una fácil respuesta. El problema se plantea cuando llega segundo de bachillerato y los alumnos han de enfrentarse a obras complejas como Tormento o Luces de bohemia o Cinco horas con Mario que son las que este año entran en selectividad, y mi experiencia no es muy aleccionadora en cuanto al disfrute, si es que se leen los textos, de dichas obras. Pienso que has aportado interesantes textos creados por tus alumnos, bien hilvanados y bien planteados como ejercicios de exposición, pero que revela, en el mejor de los casos, la sociología del gusto lector popular. Me pregunto en qué momento entra la literatura inquisitiva en los paradigmas lectores de la masa social, y no tengo clara la respuesta.

    ResponderEliminar
  2. Joselu, yo tampoco tengo clara la respuesta, pero te aseguro que en la programación de las actividades de este año los clásicos tendrán su protagonismo. A estos alumnos es el primer año que los tengo y necesitaba saber un poco de su experiencia lectora más allá de lo que sé que han leído en los cursos anteriores (en los que sí han leído algún clásico).
    Si, como dices, nuestras recomendaciones lectoras los abocan a la literatura de masas, facilona y superficial, sentiré que no he cumplido bien con mi cometido como profesora. De todas formas, el camino que conduce a obras más profundas debe andarse con cierto tino y pisando en suelo firme.
    Mi experiencia en bachillerato es que sí consiguen disfrutar de la lectura. Y, esta vez, me refiero a obras de cierta dificultad.

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado tu propuesta, Lu. De hecho me la apropio con descaro para ponerla en práctica con mi 4 º con motivo del Día del Libro.
    Gracias a ti por compartirlo y enhorabuena a los "escribidores": han creado unos textos llenos de frescura.

    ResponderEliminar
  4. A veces nos empeñamos en enseñar a nuestros alumnos la sintaxis de la oración y olvidamos el incidir no tanto en la descripción gramatical como en la corrección de su uso. Fui profesora de español para extranjeros y echo de menos esas actividades (como la tuya sobre el condicional) donde el objetivo es la lengua funcional, no únicamente la descriptiva. Al final, lo de siempre: nos toca a nosotros hacer el trabajo de las editoriales.

    ResponderEliminar
  5. Mis felicitaciones, Lu, por la actividad y por los resultados conseguidos por tus alumnos. Esta vez, me quito el sombrero: lengua oral y lengua escrita y no hay ni un pero que poner... :) La opción de Si yo fuera... un libro, un animal, un pais, una ciudad, una película, un objeto... da muchísimo juego y aún recuerdo los trabajos de mis alumnos de 1º de BUP y aquel "Yo soy un pupitre" y cómo utilizaron las primeras personas de verbos y pronombres, hicieron juicios de valor o utilizaron metáforas y comparaciones y todo por su cuenta...
    Me preocupa -lo sabes muy bien- esa idea que transmites: No hemos estudiado la oración compuesta, quiero decir, que no les he hablado de la clasificación pero, como reconoces, habéis hablado de adjetivas, condicionales o temporales y lo haces... Bueno, me da la sensación de que lo haces con la boca pequeña y no creo que se necesite justificarlo. Pero, sin ánimo de polemizar, la Gramática -recuerda- no ha muerto... :)

    ResponderEliminar
  6. Trapisonda, la idea es toda tuya. En 4º, quizá le sacan más jugo. Es interesante cómo plasman su personalidad en este texto. Los lectores habituales han dado muchos detalles, los no-lectores o los ocasionales han sido más escuetos.

    Silvia, hace tiempo que estoy convencida de que hay que llegar a la gramática a través de los textos, y de la importancia de dedicar una o dos horas por secuencia a la escritura de textos en clase.

    ResponderEliminar
  7. Marcos, lo confieso a los cuatro vientos. No he hablado ni de clasificaciones, ni de nexos, ni de funciones. Lo único que hemos hecho ha sido trabajar la ampliación de ideas y párrafos. Esta consigna ha sido suficiente para que se fijaran en nuevas construcciones, que yo iba comentando individualmente. Me ha sorprendido cómo han ido matizando lo que en origen eran frases simples. Ellos mismo han ido asumiendo el reto. Algunos incluso han escrito textos un poco recargados. Pero no deja de ser un ejercicio de estilo y lo importante es que son conscientes de ello.
    Sé que la gramática no ha muerto. Esto también lo proclamo a los cuatro vientos.

    ResponderEliminar
  8. Qué interesante y qué emocionante... Me ha recordado la idea de "Los hombres libro" porque en la base está la idea de acercarse a los libros, a los textos...
    Por otro lado, es una práctica muy recomendable trabajar la sintaxis así: partir de una frase y hacer modificaciones insertando oraciones para expresar significados que necesitas es el mejor acercamiento porque das sentido a la sintaxis, los alumnos ven para qué sirve una oración condicional, una oración de relativo, etc.

    ResponderEliminar
  9. Esa toma de conciencia del proceso de escritura es todo un reto. Estos planteamientos motivadores ayudan mucho al alumno a acometer con más éxito la tarea.
    Una estupenda idea que también me apunto.

    ResponderEliminar
  10. Como siempre, una actividad sencilla pero muy efectiva. Fuerzas la imaginación de los adolescentes pero les surtes de los ladrillos para construir esa situación imaginaria: las palabras, las estructuras, los tiempos verbales... y, al tratar de sí mismos, la significatividad de la tarea está fuera de toda duda y el uso de la lengua es real, tiene una función comunicativa real.
    Enhorabuena.
    Y muchas gracias por enlazar nuestra actividad.

    ResponderEliminar
  11. Blogge@nado, el proyecto Fahrenheit es una gran idea. Sigo de cerca a Las personas libro desde que supe de ellas, por Elisa Armas.


    Carlota, tú lo has dicho. Es un reto "la toma de conciencia en el proceso de escritura", pero merece la pena arriesgar.

    Nacho, vi tu propuesta en Twitter, cuando nosotors estábamos en pleno proceso. Tomé nota, porque me parece un planteamiento muy interesante.

    ResponderEliminar
  12. Mil disculpas, Lu, no he interpretado bien tu mensaje. Perdón.

    ResponderEliminar
  13. Dejo de lado las consideraciones lingüísticas y comunicativas de la actividad que han destacado muchos compañeros y me centro en algo que me gusta especialmente de tu actividad: aportar una valoración del libro como objeto relacionado con el ocio y el placer de leer. Pienso que uno de los grandes problemas que tenemos (y que condiciona ese tránsito que reclama Joselu) es que los alumnos consideran los libros más como un objeto de tortura que como un entretenimiento (o recurso de aprendizaje...). Acercarles los libros y ponerlos a la altura de sus posibilidades va despejando el camino del hábito lector. En tu actividad, se aprecia el libro como objeto vivo, como un órgano desde el que se vislumbran los intereses de tus alumnos. Si conseguimos que el libro se despoje de esa carga negativa (que en ocasiones nosotros mismos hemos creado), tendremos muchas posibilidades de convertirlos en lectores competentes. Tu actividad va por ese camino... y además enseña a formular hipótesis.

    ResponderEliminar
  14. Me ha encantado. Es una actividad preciosa y los resultados, maravillosos.

    ResponderEliminar
  15. Marcos, no tienes por qué disculparte. Tu apostilla es necesaria. La gramática es la entretela de los textos y, por tanto, está ahí. El quid es cómo desverlar sus costuras a los alumnos.

    Toni, desde hace unos años, en mi centro se lleva a cabo la hora de lectura. Leer es un hecho natural para estos alumnos que leen novelas en clase sin ningún tipo de reparo. Aunque no todos aprecian la lectura por igual, es cierto que el tiempo de lectura es un espacio que agradecen, porque les aleja del ruido (en todos los sentidos) de su quehacer diario.
    Quizá es eso lo que transmiten algunos en sus textos, la lectura como un momento de tranquilidad, de relajación y de comodidad. Es importante esta concepción, porque les predispone a la lectura, les hace más receptivos.

    Virginia, gracias por tu valoración.

    ResponderEliminar
  16. Siempre tan precisa, Lu. Has captado a la pefección lo que yo torpemente intento y no consigo. Gramática: "entretela de los textos cuyas costuras hay que desvelar"
    Preciosa definición, amiga mía.

    ResponderEliminar
  17. Me gusta mucho esta actividad. Los resultados transmiten la frescura, la simpatía y la ingenuidad de la adolescencia. Seguro que habéis disfrutado haciéndola ;)

    ResponderEliminar
  18. Como siempre, otra gran aportación. Los resultados, sorprendentes. Enhorabuena, de nuevo. Tengo tanto que aprender...
    Gracias, Lu.

    ResponderEliminar
  19. JM MT FORMACION7:25 p. m.

    Que buena iniciativa. He escuchado todas las aportaciones de tus alumnos/as. Feliciadades Lourdes. Comparto el comentario de Trapisonda y es una muy buena iniciativa para el día del libro. Cuando escucho los audios con esas voces y la melodía me lleno de melancolia y me hace tener ganas de leer. Gracias

    ResponderEliminar
  20. Marian, Manolo, JM MT Formación, gracias por vuestras palabras.

    ResponderEliminar
  21. Enhorabuena, Lourdes, por tus maravillosas aportaciones. Tomo nota de tus experiencias para llevarlas a la práctica con mis alumnos de diversificación. Esta experiencia para fomento de la lectura en particular me ha recordado un sensacional corto de animación que viene "al pelo" y que no sé si conoces. Se llama The fantastic flying books of Mr. Morris Lessmore". A mis alumnos les ha encantado y ha suscitado muchos comentarios y sensaciones diferentes en torno a la lectura y a los libros. Te animo a que le eches un vistazo; son 15 minutos fascinantes en los que no hace falta una palabra. Espero que te guste. Ahí va el enlace.

    http://www.youtube.com/watch?v=Adzywe9xeIU

    ResponderEliminar
  22. Watson, aunque conozco el corto, te agradezco la recomendación. Una no se cansa de verlo. De hecho, tengo pensado proyectarlo durante la Semana del Libro.

    ResponderEliminar

Deja un comentario