16 de diciembre de 2010

Un poema del 27, again

Hoy se cumple el aniversario del acto fundacional de la Generación del 27 en el Ateneo de Sevilla. El año pasado Toni Solano invitó a la blogosfera a celebrarlo. Este año, again. Hace unos días, en Twitter, "gorjeó" la propuesta de publicar versos y poemas en homenaje al Grupo. Hoy se convocarán las voces de estos grandes poetas. Mi contribución al homenaje es esta joyita que leeré con mis alumnos de diversidad de 2º de ESO. Entre las voces, un poema sobre el silencio.

EL NIÑO MUDO

El niño busca su voz.
(La tenía el rey de los grillos.)

En una gota de agua
buscaba su voz el niño.
No la quiero para hablar;
me haré con ella un anillo
que llevará mi silencio
en su dedo pequeñito.

En una gota de agua
buscaba su voz el niño.
(La voz cautiva, a lo lejos,
se ponía un traje de grillo.)


Ver más en Música y poemas

15 comentarios:

  1. ¡Feliz 1927, compañera, y también un fenomenal 2011!

    ResponderEliminar
  2. Una y otra vez la poesía revive en la red.

    ResponderEliminar
  3. En esta sociedad de ruidos y palabras banales, qué importante es volver a conceder al silencio su importancia.

    Una precisión: son 73 años, no 63 (el tiempo pasa volando)

    ResponderEliminar
  4. Marcos, blogge@ndo, sí la Red nos une de nuevo bajo otra lluvia (aguacero o tormenta) de versos.

    Silvia, cada vez huyo más del "mundanal ruido". Reivindicar el silencio creo que es una asignatura pendiente en la sociedad y, por ende, en las aulas.

    (Acabo de actualizar la cifra. Glupsss)

    ResponderEliminar
  5. Qué bocado más dulce esta reivindicación del silencio. Me ha encantado

    ResponderEliminar
  6. Lindísimos, poema y montaje. Seguro que les encanta.

    ResponderEliminar
  7. Me gustan los dos últimos versos de este bonito poema de García Lorca, que no conocía. De alguna forma, el niño mudo me recuerda a Peter Pan y el rey de los grillos a Garfio, la encarnación de todos los males del ser adulto.
    Buenas noches, Lu.

    ResponderEliminar
  8. En realidad, ya tanta insistencia me hace dudar, pero creo que en realidad han pasado 83 años... Perdonadme si me equivoco...

    ResponderEliminar
  9. Jajaja, mira que estamos despistados, yo corrijo y lo hago mal: tiene razón Mercedes, son 83 años.

    ResponderEliminar
  10. Gracias a todos por la visita.



    Silvia, para evitar desajustes matemáticos (soy especialista), he optado por una solución salomónica: eliminar la cifra (je, je).

    ResponderEliminar
  11. Quiero unirme a la celebración, compartiendo con vosotros el trabajo de un grupo de mujeres de la cárcel de Argentina, han puesto en escena interpretación de La cárcel de Bernarda Alba.
    Merece la pena conocerlas.Los poetas en la cárcel suenan así
    http://teatroentrerejas.cdesco.org.ar/
    Podéis unirnos a su campaña.
    ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  12. Chica10, gracias por acercarnos al otro lado.

    ResponderEliminar
  13. Lu,las chicass10 estamos siempre en la otra orilla.Todo lo que hacemos está prohibido,pero no he conseguido dar con el documento que establezca el criterio de referencia.
    Naturalmente,deja de estar prohibido todo, y se convierte en mérito cuando salimos en prensa o recibimos un premio, entonces ya se mueve hasta la dirección general para darnos la enhorabuena y animarnos a ..¡seguir adelante!!.
    Naturalmente, después de otro año de fracaso,con respecto al grado de consecución de los objetivos que nos planteamos en el 2010, hay que volver a empezar, siempre hay que volver al punto cero,pero si hay que volver se vuelve.
    10 años de proyecto chicass10,10 años de fracaso,así es.Allí dentro no cambia nada,para las mujeres especialmente,pero desde la óptica de una emprendedora, lo de fracasar 10 años es un buen currículo,sobretodo porque no perdemos las ganas de volver a empezar...
    ...desde la otra orilla...
    bssss

    ResponderEliminar
  14. Chica10, lo que encierran tus palabras es una lección para todos los que ejercemos la docencia. Asumir la lucha, pese al fracaso, como una victoria da una idea de vuestra talla moral.

    Yo solo puedo darte ánimos y sentirme cerca de vuestros proyectos en lo posible (aunque sea desde al otro lado).

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Deja un comentario