15 de marzo de 2010

Hojas literarias

No pudo ser.
Mañana se cumplirá una semana de la no-visita de Ana Alcolea. La causa: la nevada que nos sorprendió el lunes 8 de marzo y cuyas secuelas son todavía primera página en los periódicos. Los alumnos de 3º de ESO tenían muchas razones para desear hablar con la autora. Tuvieron la suerte de conocerla cuando cursaban 1º. En aquella ocasión, hablaron de El medallón perdido y la obsequiaron con un audiolibro que ellos mismos grabaron. Al año siguiente, leyeron Retrato de Carlota y mantuvieron largas conversaciones por email sobre los enigmas de la novela. Este curso, han completado el ciclo con Donde aprenden a volar las gaviotas. Los diarios de Elsa los ha conmovido, como no podía ser de otra manera.
La lectura de las tres obras ha sido una experiencia nueva, que inicialmente no había planificado, pero que se ha ido construyendo curso a curso, de la mano de los alumnos y gracias a la complicidad de la autora. No esperábamos un final tan triste para una relación tan estrecha. 
Ausencia y frío, mucho frío. 
No ha habido nada que hacer y mucho que lamentar. Lamentar, por ejemplo, que Ana no pudiera leer las hojas literarias con los fragmentos que los alumnos habían elegido y que ahora sí podrá contemplar en una galería de imágenes. Hace una semana que forman parte de la decoración de la biblioteca y que levantan la mirada de los curiosos. 
La nieve y el frío han impregnado la ausencia. Como en la novela.


20 comentarios:

  1. Es una auténtica pena que Ana Aldecoa no haya podido asistir a vuestro instituto, pero es una gozada ver el resultado de lo que le esperaba. Esas hojas literarias están llenas de calor -a pesar de la nieve-, de color -a pesar del tiempo- y de entusiasmo y de ganas de aprender -a pesar de los pesares...-. Enhorabuena a todos y guardadme algún marcalibro para el San Jordi de este año.

    ResponderEliminar
  2. Perdón, se me fue la d: Ana Alcolea.

    ResponderEliminar
  3. Me admira tu forma de trabajar. Tú sí que has sabido conectar con estos adolescentes que tienen un modo de entender el mundo profundamente sentimental. Siento lo de Ana Alcolea. Imagino que no será imposible reprogramar la visita y conseguir que venga. Sería una pena que los chavales se la perdieran. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  4. Como dice Joselu, cabe esperar que haya una segunda oportunidad, pues la 'fiesta de bienvenida' demuestra auténtica pasión y un trabajo intenso que merece la pena compartir.

    ResponderEliminar
  5. Me apunto la idea de las Hojas Literarias colgadas o expuestas en la biblioteca. Aprovecha el interés que siempre suscita la imagen en nuestros alumnos y es otra forma de acabar de leer el libro.
    (Sigo tus lecturas, a distancia y en otro orden: Primero El medallón perdido. Este curso Retrato de Carlota. El curso que viene, Donde aprenden a volar las gaviotas.)
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Me apunto las lecturas: no conozco a la autora y confío absolutamente en el gusto de tus alumnos. Ojalá haya una segunda oportunidad y podáis encontraros con Ana Alcolea. Como siempre, muy interesante esas hojas literarias que nos enseñas. Un abrazo (cálido)

    ResponderEliminar
  7. Ojalá pudiera deciros que sí, que va a venir más adelante. Pero es imposible. Su visita estaba organizada por la editorial y esa semana tuvo que cancelar varios institutos. Si viniera al nuestro, debería también acudir a los otros, lo cual es inviable. Ella es profesora y ha agotado su permiso.
    Ana y yo hemos hablado por teléfono varias veces y hemos barajado varias posibilidades, pero todo apunta a que no hay nada que hacer.

    Ahora, unos cuantos están redactando una carta para mandársela. Tenían muchas preguntas sobre el argumento de la novela y quieren saciar su curiosidad.

    En fin, esta semana ha sido muy dura por muchos motivos. Éste ha sido menor si tenemos en cuenta que muchos alumnos han estado una semana sin luz, ni calefacción en sus casas.

    ResponderEliminar
  8. Cómo visten la biblioteca esas hojas literarias, parece que están haciendo volar la literatura.

    Una pensa vuestra no-visita de Ana Alcolea, seguro que ella también lo ha sentido.

    ResponderEliminar
  9. Una idea preciosa, una actividad llena de sentido, una lectura motivada y significativa para los alumnos y alumnas. Qué envidia no estar allí...

    ResponderEliminar
  10. ¡¡Sentí tantísimo no poder compartir la mañana con vosotros!!El día fue luminoso en Barcelona y no se podía llegar hasta Blanes porque la carretera y la autopista estaban cortadas y el tren no funcionaba. Estaba terminando de desayunar cuando recibí en el hotel las llamadas que me decían que era imposible llegar a vuestro instituto, a vosotros, a ti, LU, a tus alumnos. Fue triste. Muy triste para todos, para vosotros, para mí, para los compañeros de la editorial. Tuvimos que suspender encuentros en 4 colegios e institutos por la nieve. Los chicos y los profesores nos esperaban y no pudimos llegar. Y es triste pensar que, efectivamente, no va a poder haber un encuentro directo durante este curso; pero intentaremos hacer una conexión virtual, eso seguro. Preciosas las hojas literarias: al verlas y leerlas, me siento ahí dentro de vuestra biblioteca. Mis palabras están ahí, con vosotros. Y son las palabras las que crean la magia, al ser escritas y sobre todo al ser leídas. LU, la maga eres tú, que haces posible que tantos chicos disfruten y amen la literatura, las palabras, las voces, las lenguas. Gracias siempre por incluir mis palabras, mis voces, en tu quehacer diario de maravillosa maga. Un beso para ti y para los chicos. Ana A.

    ResponderEliminar
  11. Marcos, ya estoy acostumbrada a lo de Aldecoa: la primera vez que estuve firmando en la Feria de Madrid, en el Retiro, me anunciaron con el ilustre apellido, y de vez en cuando algún profe me presenta así a sus alumnos. No me importa, a lo mejor se me pega algo... Besicos. Ana A.

    ResponderEliminar
  12. Repito: ¡qué preciosidad de trabajo habéis hecho tus alumnos y tú, Lu! ¡Esas hojas que llevan al viento las palabras y las imágenes!Esas hojas que son gaviotas... Una maravilla. Magia, Lu, magia, que hemos compartido a pesar de no haber compartido el espacio. Más besos surcando también el aire para ti y para los chicos. Ana A.

    ResponderEliminar
  13. Trasladaré tus palabras a los alumnos. Ya puedes imaginarte lo contentos que se pondrán.
    Me alegra que te gusten las hojas literarias. Recogen el alma de la novela, como ha dicho un conocido mío. Y es que el secreto estaba en que cuando entraras en la biblioteca tenías que elegir tres al azar y los autores de las mismas salían a explicarte el porqué de su elección. Detrás de cada cita hay también un secreto bien guardado.

    Gracias, de corazón

    ResponderEliminar
  14. Mi comentario es al respecto de tu blog que, por aquellas maravillosas casualidades que nos regala la red, acabo de conocer.
    Cuenta con una seguidora más desde recreodecolores y la máquina del tiempo de tercero, de la que soy madre adoptiva.
    Enhorabuena por tu blog.

    ResponderEliminar
  15. Is@Hz, gracias por tu visita y por tus palabras.

    ResponderEliminar
  16. de nuevo disfrutando de tu creatividad en el aula.
    Pero por favor, no caigas en usos horripilantes de periodistas malos: que es una no visita? acaso una visita fallida, aplazada o postergada?
    desde hace años leo por todas partes cosas como no presencia por ausencia, no victoria por empate, etc... y es un uso que me chirría como una uña en una pizarra.

    ResponderEliminar
  17. odradek, lo siento mucho. Sé lo que es sentir una expresión o palabra que resulta molesta a nuestro sentido lingüístico.

    No volveré a repetirlo. Por esas.

    ResponderEliminar
  18. lamento ser tan borde, tiquismiquis y cicuta algunas veces, pero es que al final seremos tantos millones hablando neoespañol, que diría el ínclito Romera?

    ResponderEliminar
  19. Anónimo12:59 p. m.

    Para Ana Alcolea:

    Somos dos alumnas de l'INS Serrallarga que, como todos nuestros compañeros, esperábamos anisosas tu visita. Nos ha gustado mucho la trilogía que hemos leído, tus palabras, tu magia. Tienes el poder de hacer que alumnas como nosotras nos interesemos por la lectura y disfrutemos de ella. Deseamos tener la oportunidad de hablar contigo en cualquier ocasión y así poder compartir todo lo que sentimos al leer "Donde aprender a volar las gaviotas".


    Con mucho aprecio, Meritxell Albertí y Vanessa Álvarez.

    ResponderEliminar
  20. Meritxell y Vanessa: Muchas gracias por vuestras palabras y vuestro cariño. Algo haremos para poder hablar de mares, montañas y gaviotas...
    Un fuerte abrazo y todo mi cariño.

    Ana A.

    ResponderEliminar

Deja un comentario