10 de noviembre de 2008

¡Copiad y pegad!

Desde que Internet se ha convertido en la principal fuente de consulta para nuestros alumnos, éstos han desarrollado estrategias de búsqueda en Google que muchos docentes desconocen. Así las cosas, los alumnos realizan unos trabajos impresionantes que el profesor lego en surfear por la Red celebra y, por lo tanto, puntúa generosamente.
Copiar y pegar es una tentación demasiado grande. Y más, teniendo en cuenta que reporta claros beneficios al estudiante (buenas notas, casi siempre), si el profesor no se entera.

Hace mucho tiempo que voy pensando en cómo sacar partido del copy & paste. He hecho algunos tanteos infructuosos. La semana pasada hice, de nuevo, una prueba con mis alumnos de 2º de ESO, que me ha dado algunas claves.
Llevamos trabajando en un proyecto desde hace un par de semanas (ya os contaré los detalles, una vez acabado) para el que los alumnos, agrupados en parejas, debían buscar información sobre un tema, que previamente habían elegido y sobre el cual habían preparado un guión previo. Fuimos al aula de informática y les di las pautas de trabajo. Principalmente tres: haced una búsqueda, leed y seleccionad los contenidos, y copiad y pegad. Cuando dije "copiad y pegad" hubo miradas de extrañeza. Insistí con contundencia: "sí, sí, ¡copiad y pegad!" Risas.
Mientras iban trabajando, yo iba tomando nota de lo que hacían. Tienen tan a mano esta tarea, que lo primero que hacen es abrir un documento de texto en el que van pegando todo lo que encuentran. Leen los titulares de las páginas y los primeros párrafos, pero apenas hacen scroll. En menos de una hora, todos tenían un texto más o menos extenso, bien formateado, y copiado y pegado de Internet. Ninguno había incluido las fuentes (webs consultadas), aunque les había dado intrucciones. Al acabar, todos preguntaban si podían imprimirlo. Y cuando me lo iban a entregar, los detuve. Tú nos ha dicho que copiáramos (¿sentían remordimientos?).
Y tenían razón. Se lo había dicho, pero con una intención que revelé en la sesión siguiente. Les propuse que leyeran su texto, que destacaran las palabras clave, que escribieran en el margen las ideas principales y que valoraran si el grado de información cumplía con los objetivos previstos y si el texto estaba bien estructurado. Esto no nos lo dijiste.
Y volvían a tener razón. No lo dije en esa ocasión, porque lo digo cada vez que abordamos la elaboración de un texto. Para ellos, el trabajo termina en la copia. No contemplan la relectura, ni la revisión del texto y encajan mucho peor la crítica a las informaciones recogidas. Lo dice Internet.
Ahora estamos en mitad del proceso. Aplicamos las técnicas de estudio (subrayado, esquema, resumen) a la búsqueda de información en la Red. Tradición e innovación.
Si algo empiezo a vislumbrar es que urge modificar ciertas rutinas que lastran el trabajo de la comprensión lectora (Haced un trabajo sobre X para el próximo día). La competencia lectora digital es un trabajo de aula, que necesita supervisión y acompañamiento.

24 comentarios:

  1. Me parece perfecta tu forma de trabajar.
    Permíteme que haga otra observación, muchos de mis compañeros docentes echan pestes del ordenador por el hecho de que los alumnos pueden copiar y pegar pero el día 1 de Septiembre te piden que les eches una mano para copiar la programación del departamento que viene en un Cd de una editorial.
    Esos que están acostumbrados a copiar y pegar son los peores especímenes, cuando eran chicos también copieteaban todo de las enciclopedias en papel pero ya no se acuerdan, perdona mi rollo querida Lourdes :-)
    Otra cosa prueba lo siguiente "chicos buscad en Internet una información sobre tal tema que sea falsa" les oblibas a leer un montón.

    ResponderEliminar
  2. Copiar y pegar es un grado que el profesorado normalmente no quiere reconocer en el alumnado (aunque el profesorado recurre a veces a esta técnica para elaborar materiales). Creo que la falta de reconocimiento del valor de copiar y pegar se debe al efecto san Mateo, que niega todo valor a quien menos tiene, a quien menos expone. El copiaipega es también una competencia, lo malo es que lo oculta, miente. Es malo más por inmoral, que por falta de de pericia.
    No quiero decir que defienda el copiaipega por ello. A mí me pone enfermo cuando lo detecto (y hay hasta software específico antiplagio, aunque para secundaria con búsqueda entrecomillada es suficiente). Sin embargo, hay que reconocer que es el primer estadio, o un estadio de evolución. No es que ahora por ser digital y fácil haya que vigilar más, es que ningún proceso se puede enseñar evaluando sólo el resultado. No puede pensarse que instrucciones dadas es igual a resultado obtenido. La enseñanza de la escritura, y de la competencia lingüística en general debe ser una enseñanza centrada siempre en el proceso.
    Trabajo muy frecuentemente por proyectos y siempre pido los resúmenes para los portafolios a mano. Eso no impide el copia y pega, pero hace el copiaipega más completo: leecopiaipega (y resume).
    Por otra parte, muchas veces tenemos nosotros la culpa al plantear los trabajos desde el único punto de vista de "estado de la cuestión", en lugar de plantear resolución de problemas, formulación de hipótesis o comparación de fuentes, por poner algunos ejemplos distintos.

    ResponderEliminar
  3. Me apunto la idea, para mi, y para publicitarla en mi centro.
    Suscribo la crítica de Francisco a los que critican el "cut & paste" y luego lo ejercen por derecho.
    Pues eso Lu, que a seguir regalándonos esas "prácticas de aula".
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Interesante experiencia sobre lo que tan frecuente es en el aula. Copiar sin leer, sin entender, y amontonar información no digerida. Tu planteamiento les hace reflexionar sobre lo copiado. Me apunto la experiencia, seguro que luego echan humo por las orejas. Tiene razón también Miguel Calvillo en los errores nuestros en el planteamiento de los trabajos que predisponen a esa lacra de copiar y pegar sin valorar.

    ResponderEliminar
  5. Hablas de 2º de ESO, pero creo que es extensible a toda la secundaria, o al menos es lo que aprecio en 4º con el Trabajo Monográfico, donde el copiaipega es la tónica.
    No vale reñirles sin enseñarles. Y no basta con explicar lo de siempre, pues la teoría ya no les dice nada. Habría que trabajar casi codo con codo, mostrando de manera práctica cómo se copia y cómo se reconoce el mérito de los demás.
    Como siempre, esperamos tus valiosas experiencias.

    ResponderEliminar
  6. Copiar es una tentación para todos, Paco. Recuerdo que en un curso de formación un profesor me preguntó qué pasaba si "fusilaba" mi blog. Yo le dije que a las pocas horas se extendería una red viral de críticas. Se asustó. Desde entonces, en los cursos, muestro ejemplos de plagios y selecciono las críticas publicadas en los blogs.

    Miguel, tienes razón, muchos docentes se quejan de que los alumnos copian de Internet, pero habría que preguntarles qué tipo de trabajo les han planteado. Muchas veces, son ellos quienes sirven en bandeja la copia.
    En el ámbito de las letras, se han acabado los trabajos clásicos sobre los libros de lectura. Hay que promover otro tipo de actividades de reflexión y análisis más creativos, más participativos, más colaborativos...

    ResponderEliminar
  7. Una de las formas más útiles que conozco para evitar el C&P es la utilización de Webquests o Cazas del tesoro, en las que no sirve toda la información sino sólo una parte de ella. Esta es la palabra mágica que nuestros alumnos olvidan: selección. Selección de fuentes, de información, de imágenes, de recursos, de bibliografía... Creo que esta es una de las claves: selección, selección y selección.
    Acertada observación de muchos de vosotros: dios nos libre de esos profes que obligan a sus alumnos a presentar los trabajos a mano y después fusilan programaciones, memorias, informes y lo que se tercie. ¡Qué crimen y qué castigo!

    ResponderEliminar
  8. Marcos, tienes razón, las cazas del tesoro y las webquest son un tipo de actividades en las que la búsqueda de información es dirigida. No obstante, esto no garantiza ni la correcta comprensión de las fuentes, ni evita el copia y pega.
    El acceso a tanta información como ofrece la Red hace necesario enseñar pautas de selección (esa es la palabra) y cotejo. Además, de la práctica de navegación por sitios seguros (portales educativos, webs docentes o institucionales (ministerios, museos...)).

    Mi temor es que la (In)formación (formación en Internet) lleve a una (de)formación lectora.

    ResponderEliminar
  9. Hola, Lu: me ha encantado ver que alguien se lanza a enseñar a los alumnos cómo se puede hacer un trabajo acudiendo a la red sin que se queden en lo primero que les sale: el copipega. Es una buena idea, además, empezar precisamente por donde ellos empiezan. Ahora, supongo, vendrán las demás etapas: cuando descubren que la primera página de resultados de Google no siempre es la adecuada, cuando quieren volver a las fuentes (porque muchas se contradicen) y no las han apuntado... ay, ay, cuando los dominios también cuentan (el .com o el .edu, por ejemplo), cuando uno tiene que hacerse con sus blogs favoritos a los que puede recurrir normalmente si necesita buscar recursos en la red... Tantas cosas.
    El caso es que en muchos institutos, que si eso es de Tecnología, que si no es de mi competencia, la casa sin barrer.
    Por cierto: recomendado en Libro de Notas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Me apunto lo de buscar información falsa, Francisco, es una buena pauta. El problema es mandar trabajos que sólo requieren buscar y copiar/escribir información, si no se promueve la reflexión desde el enunciado luego no nos quejemis

    ResponderEliminar
  11. Un par de detalles, para complicar la cuestión:

    1. Que a la hora de copiar y pegar (a veces es necesaria la copia literal para las citas), conviene utilizar la opción Pegado especial > Texto sin formato, para garantizar que sólo se pega el texto, y no la tipografía o los códigos de formato. De otro modo, la presentación de los trabajos queda como un churro.

    2. El asunto del copia y pega y las dificultades de los alumnos para seleccionar la información, reelaborarla y hacerla suya tiene conexiones tecnológicas muy interesantes. Voy a plantear a continuación un par.

    2.1. ¿Os habéis planteado alguna vez cómo han cambiado nuestros propios hábitos de lectura (y, lo que es peor, de escritura) a consecuencia de la redistribución de la información mediante RSS? El hecho de que muchos leamos a los colegas fijándonos sólo en los primeros párrafos de sus textos (que es lo que distribuyen las fuentes RSS, por lo general) tiene inevitables efectos perversos: nos hace ser perezosos en la lectura y nos obliga a modificar nuestro estilo de escritura, para que los comienzos sean "cautivadores". A mí, personalmente, me revienta mucho que una tecnología me obligue a escribir de determinada forma.

    2.2. Por otra parte, la ordenación por parte de los buscadores (especialmente Google) de los resultados de una búsqueda cualquiera se hace en función de algoritmos cuya definición es un secreto celosamente guardado. ¿Quién nos asegura que lo primero que muestra Google es, realmente, lo más indicado para una determinada situación? Mi experiencia sugiere que los resultados que aparecen en primer lugar no son siempre los que responden a un mejor contenido, sino a los mejor etiquetados, mejor indexados, más enlazados, etc. Los blogs y la Wikipedia, por citar dos ejemplos, se ven favorecidos por un "perjuicio" positivo por parte de Google que resulta bastante injusto para otro tipo de sitios web.

    Por lo demás, Lu, "chapeau" por el artículo y las interesantísimas opiniones de sus comentaristas. Algún día habrá que analizar detalladamente en qué consiste tu inigualable poder de convocatoria.

    ResponderEliminar
  12. Eduardo, cuánta razón tienes en que la tecnología está cambiando o modificando nuestros trucos de escritura. La recepción de la información a través de RSS condiciona muchísimo tanto al que escribe (que debe esmerarse en un buen título) como al que, finalmente, decide leer el artículo completo.

    Ahora bien, no veo mucha diferencia entre esto y (h)ojear el periódico, leer los titulares y leads para luego seleccionar lo que nos interesa.
    Comentabas en el artículo de Antonio ("Existimos") cómo habías pasado por alto la lectura de la noticia sobre el reconocimiento de las TIC porque su titular no atrajo tu atención. Lo mismo ocurre en la Red. Leemos aquellos que, por razones diversas, cumple nuestras expectativas.

    Tienes también mucha razón en que los comentaristas ofrecen opiniones de calidad.
    Os lo agradezco muchísimo, a todos.

    ResponderEliminar
  13. Me parece muy interesante el final de la entrada porque marca el camino por dónde buscar. Hay muchas rutinas en torno a la comprensión (también en la escritura, la reflexión... que hoy no se sostienen. Hay una gran tendencia a mandar hacer pero sin enseñar el cómo, sin trabajar los procesos y este paso es fundamental para aprnder. Hoy sabemos cómo comprenden los lectores expertos, qué pasos hay que dar para comprender un texto. Los adultos (lectores)los tenemos automatizados pero los alumnos no y hay que trabajarlos con ellos. Constatar que un resumen o un esquema está mal sólo sirve si lo tomamos como el primer paso de una secuencia de actividades para mostrar por qué está mal y cómo se puede mejorar. Pisa es un gran referente para conocer el marco teórico de la comprensión. También la página del Servicio de Orientación a la Lectura (sol) ha reforzado con mucha documentación el apartado de recursos para el profesorado. La he visitado recientemente y hay artículos imprescindibles: Isabel Solé, Jesús Alonso, Sánchez Miguel...

    ResponderEliminar
  14. Ens sembla una experiència molt interessant de cara al futur de l'ensenyament.

    ResponderEliminar
  15. Muy interesante tu actividad. Hoy me ha pasado algo parecido: en mi departamento se hacen exámenes de las lecturas obligatorias. Cuadno llegué a mi centro este año, como era mi primer año trabajando, no me planteé el cambiarlo. Pues bien, hoy mis alumnos me han reconocido (los 30!!!) que ninguno se había leído el libro y el examen es mañana!! Cuando les he preguntado el por qué, todos han contestado: "Para eso está el rincón del vago". Lo que más me ha llamado la atención (la web ya existía cuando yo estudiaba en el instituto) ha sido que lo admitan abiertamente.
    El modelo de examen que propone el departamento para las lecturas (resumen del contenido, estrucutra, descripción de los personajes, etc.) se encuentra fácilmente por Internet. He tenido que cambiar las preguntas para no regalar el aprobado. Y por supuesto, ¡se han quejado!
    Pero está claro que no voy a volver a ahacer un examen de lectura: pensaré trabajos creativos que les obliguen a leer el libro.

    ResponderEliminar
  16. Caperucita, lo que cuentas me suena y resuena.
    Hacer exámenes de controles de lectura a la manera tradicional va en contra de lo que tanto prodigamos: la lectura por placer. Aunque hay quien dice que si los alumnos recurren al rincón del vago, algo aprenden.
    El curso pasado, los alumnos de 1º de bachillerato no esperaban la propuesta de análisis de Nadaque les planteé, para la que, obviamente, había que leer el libro. De nada les sirvió el rincón.
    La propuesta consistió en comentar unas citas en un foro virtual en el que había que establecer feed-back con al menos dos compañeros. El resultado fue positivo.
    Creo que esta es la línea que tenemos que ir explorando.

    Un saludo y gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  17. David Constantina2:41 p. m.

    Hola soy David maestro del CEIP Valle de la Osa de Constantina. Soy el coordinador de un grupo de trabajo sobre blogs, por ello, los/as maestros/as vamos a realizar una actividad que es hacer un comentario a tu entrada, porque me ha gustado mucho, te felicito por tu blog.

    ResponderEliminar
  18. Hola, mi estimada Lu, excelente trabajo e interesante artículo que, para hacer honor a su nombre voy a copiar y pegar en mi blog, aunque espero hacer algún aporte personal que quede más o menos coherente.

    Un abrazo,

    Benedicto

    ResponderEliminar
  19. El curso pasado mi hijo, en 3º de la ESO, con varios compañeros hicieron "supuestamente" un trabajo sobre el ISLAM. Sacaron una excelente nota. Posteriormente tenían que hacer una presentación PowerPoint para explicarlo a sus compañeros (cada grupo de la clase había trabajado una religión diferente). Me pidió que le echara una mano con la presentación. Cuando leí el trabajo (me parece que habían sacado más de un ocho) éste no tenía ni pies ni cabeza. Habían copiado de Internet cada uno el apartado que le había tocado, y no se habían molestado ni en quitar los superíndices de las aclaraciones de algunos conceptos, que por supuesto no aparecían. La numeración de los epígrafes de cada uno de los miembros del grupo siempre empezada por el uno. No había ni referencia, ni índice, ... ¡Un desastre!
    ¿Qué objetivo tiene este tipo de trabajo? Realmente los enseñamos a cortar y pegar, sin más.

    ResponderEliminar
  20. Anónimo8:34 p. m.

    El curso pasado mi hijo, en 3º de la ESO, con varios compañeros hicieron "supuestamente" un trabajo sobre el ISLAM. Sacaron una excelente nota. Posteriormente tenían que hacer una presentación PowerPoint para explicarlo a sus compañeros (cada grupo de la clase había trabajado una religión diferente). Me pidió que le echara una mano con la presentación. Cuando leí el trabajo (me parece que habían sacado más de un ocho) éste no tenía ni pies ni cabeza. Habían copiado de Internet cada uno el apartado que le había tocado, y no se habían molestado ni en quitar los superíndices de las aclaraciones de algunos conceptos, que por supuesto no aparecían. La numeración de los epígrafes de cada uno de los miembros del grupo siempre empezada por el uno. No había ni referencia, ni índice, ... ¡Un desastre!
    ¿Qué objetivo tiene este tipo de trabajo? Realmente los enseñamos a cortar y pegar, sin más.

    ResponderEliminar
  21. Hola Lourdes,
    Felicidades por tu blog y tus interesantes aportaciones. Hace unas semanas, publicamos en nuestro Blog (redTIC) una presentación con 10 consejos para enviar el copy&paste en los trabajos de los alumnos. Pretendemos que sea una presentación colaborativa en la que se vayan añadiendo todas las experiencias y consejos que vayamos aportando entre todos los profesores para completarlo y que nos pueda ser de ayuda a tod@s. Así que, si te parece bien, nos gustaría incluir tu estupenda actividad como una forma de hacer reflexionar a los alumnos en la forma "errónea" que tienen de seleccionar información de Internet y de copiar y pegar la información. ¡Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  22. Hola Raquel,
    Leí la nota en educ@contic y la presentación con los consejos me parece una buena idea.

    Ah, y claro que podéis referenciar mi entrada.

    ResponderEliminar
  23. Gracias Lourdes! También quería aprovechar para felicitar a Francisco Muñoz por la actividad tan original que ha propuesto de pedir a los alumnos que busquen información errónea en Internet sobre un tema para obligarles a leer el contenido que leen y que me gustaría citar este consejo también dentro de la presentación. Alguna vez me he encontrado con algún trabajo que tenía datos contradictorios precisamente por eso. El alumno ni siquiera se molestó en leer lo que había copiado y pegado de diferentes sitios de Internet. Así que, me parece una buena forma de que al menos seleccionen lo que leen.

    ResponderEliminar

Deja un comentario