7 de marzo de 2008

Las cazas del tesoro de nouveau


"¿Cómo es que no has presentado el artículo en tu blog ?" Esta pregunta me llega en un mensaje de un compañero que, tras leer un artículo publicado hace ya unos días en el Observatorio del CNICE (Las cazas del tesoro, trucos y utilidades), se extraña de que no haya hablado de él.
Podría aducir múltiples razones, a riesgo de que pudieran parecer excusas: exceso de trabajo, mala salud, estrés fin de trimestre... Pero ninguna de ellas es cierta. Si no dije nada, fue porque no quería dar argumentos a aquellos que, sin ser bloggers, orientan sus críticas hacia los que lo somos aduciendo que el blog es un medio de promoción personal o autobombo.

No quería, pero a la vista está que he acabado haciéndolo. Por recomendación de un amigo. Que conste.

17 comentarios:

  1. Entiendo tus reservas. Y entiendo que las críticas siempre provengan de quienes no tienen ni idea de cómo funciona esto. Ahora empiezo a impartir cursos y a enseñar a quienes arrancan con las TIC. Lo hago porque me gusta enseñar, y para ello he dedicado y sigo dedicando un montón de horas que jamás serán compensadas económicamente ni socialmente. Creo que es justo que promocionemos nuestros trabajos, sean remunerados o no, pues lo hacemos por la pasión de aprender y enseñar, o al menos así lo siento yo. Y si alguien piensa que eso es autobombo, con desenchufar el ordenador tiene bastante.
    Vamos, que sólo faltaría que tuviésemos que fingir la ignorancia y la incompetencia.

    ResponderEliminar
  2. Lourdes
    Agradezco que te hayas decidido a hablar de este artículo,ya que me das la oportunidad de conocerlo, lo encuentro interesantísimo, lo recomendaremos desde WQCAT
    Carme

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bueno Lu!, hay que darlo a conocer, tiene la esa claridad y orden que solo se puede conseguir después de mucho tiempo destilando y madurando.

    Suscribo completamente el comentario de Antonio.

    ResponderEliminar
  4. Tener piernas y usarlas no es autobombo; otra cosa sería ir presumiendo de lo bien que bailas. No veo que sea el caso. Pero además, según cómo se desarrolle esta mezcla de reserva personal y crítica feroz, el problema es que es fácil perder la aportación de los que, sin ser engreídos ni creerse genios por eso, saben de baile y practican cada día.

    Cordialmente,

    Gonzalo

    ResponderEliminar
  5. Excelente trabajo. Gracias. (Y cuídate)

    ResponderEliminar
  6. Lu, no pienses en los críticos, piensa en nosotros, tus lectores, que agradecemos siempre tus aportaciones. Y al que no le guste ese supuesto autobombo, que no lea, que no se obliga a nadie. Yo voy corriendo a leer tu artículo.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo1:08 p. m.

    Suscribo las palabras de Elisa :-)

    ResponderEliminar
  8. Este trabajo llega a mucha gente y a muchos sitios. Sin duda alguien aprenderá bastante con él. No van a ser pocos, estoy seguro.
    Felicidades, y si te puede servir de algo, todavía hay quien agradece y valora el esfuerzo de los demás, sea o no conocido.

    Sigue así.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Hola Lourdes, felicidades por la publicación. No he leído todavía tu artículo, pero lo haré y lo haré servir cuando explique las Cazas del Tesoro en el curso del S'Agulla.

    Yo no dudaría ni un segundo a dar publicidad a un trabajo que he hecho con mi esfuerzo, con mi competencia, mis horas de dedicación, mi rigor ...
    La gente que me conoce ya sabe que no soy nada modesta ni discreta.

    ¿Qué pasa? ¿Tenemos que esconder las cosas que hacemos, para que los vagos, los inútiles, los ineptos ... no se sientan mal por no hacer nada?

    ResponderEliminar
  10. Yo jamás he entendido esos melindres que se gastan algunos. Si un profesor o profesora tiene buenas o aprovechables ideas, recursos interesantes u opiniones dignas de estima, ¿por qué no hacerlas públicas, ahora que la tecnología lo permite? Y si con ello se promociona, ¿qué hay de malo en eso?

    Por cierto, Lu, un artículo interesantísimo el que has publicado en el Observatorio. Cualquier asomo de vanidad que hayas podido tener al referirte a él queda un millón de veces compensada por su oportunidad y utilidad.

    ResponderEliminar
  11. Hola Lu
    Sigo siendo asidua lectora de tu blog y la referencia a las cazas del tesoro me ha traido gratos recuerdos de momentos de aprendizaja compartidos contigo
    He leido el artículo y me parece perfecto. Lo recomiendo como guia práctica, clara y completa para el uso y disfrute de esta técnica.
    Gracias por tu generosidad compartiendo siempre lo que sabes
    Ange

    ResponderEliminar
  12. Hola Lu
    Es un artículo magnífico, aporta muchas ideas y es muy clariificador.
    Voy a hacer una referencia a él en la Bitácora sobre WebQuest.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Anónimo12:28 p. m.

    Desde Francia,

    Suscribo a todos los comentarios y en particular al de Elisa: piensa en los lectores que siempre te agradecerán no sólamente tus publicaciones sino también ¡todas las ganas y energías que proporcionas!

    Aïcha

    ResponderEliminar
  14. Suscribo de pe a pa todos los comentarios: felicidades por el artículo y, faltaría más que tuviésemos ahora que hacer gala de la falsa modestia o tener que justificar nuestro trabajo. Yo también he oído lo del autobombo y lo del ego subidísimo en los blogs... En fin, o se habla desde la maldad o desde la ignorancia, carajo. No podemos ocuparnos de estas críticas y mucho menos aún preocuparnos. ¡Sosiega, relaja y cuídate mucho!

    ResponderEliminar
  15. Prometo cuidarme mucho. Este fin de trimestre está siendo horrible en casi todo. Vuestra compañía me reconforta.

    ResponderEliminar
  16. Lourdes,

    Piensa que pronto llega una semana santa que yo creo que es santa por las vacaciones que proporciona.Y que me perdonen los creyentes...
    Y de lo que digan algunos...pues ni caso.Felicidades por la publicación de tu artículo.

    ResponderEliminar
  17. Me uno con entusiasmo a las felicitaciones. Aunque ya conocía algunas de tus interesantes aportaciones sobre el tema, aquí las terminas de redondear. Sigo tus consejos.
    Un saludo cordial

    ResponderEliminar

Deja un comentario