12 de diciembre de 2006

Bajarse al moro


El tema de la lecturas en secundaria sigue en el candelero (hay para rato). Sin ir más lejos, Antonio dedica sus dos últimos posts al tema (I, II)
Lo leía, después de pasar las notas de 4º de ESO a mi Notebook (lo siento, de vez en cuando me pongo algo snob). Las mejores han sido las de la secuencia didáctica sobre la lectura de Bajarse al moro.

Algunos os preguntaréis por qué y para qué la lectura de una obra teatral como Bajarse al moro.

¿Por qué...? Porque es una pieza teatral en la que la temática y el perfil marginal de los personajes principales tienen un indiscutible atractivo para los alumnos. Es una obra que tiene muy buena acogida.

¿Para qué...? Para poner a los alumnos en la tesitura de leer un texto teatral. Para practicar la lectura oral dramatizada del texto. Para compartir una experiencia de lectura en grupo. Para enseñar las claves del análisis de una obra literaria. Para analizar los rasgos lingüísticos del registro coloquial. Para comparar el texto original con la adaptación cinematográfica. Para recrear literariamente una escena.

Este año, como los anteriores, la lectura ha sido un éxito. Les ha gustado tanto el plato que piden más. Les he dicho que hay que probar distintos sabores y que para el tercer trimestre repetiremos la experiencia con otra obra de distinto calado.
Creo que haré como Joselu, leeremos Bodas de Sangre.

7 comentarios:

  1. Yolanda9:11 p. m.

    Genial tu secuencia didáctica. Nosotros también la hemos leído en clase (ahora estamos en la fase visionado de la película). Una de las actividades propuestas fue que un grupo se animara a representar alguna escena. Lo hicieron tan bien que hemos decidido representarla entera a final de curso. Espero que no se hayan enfriado y sigan animados.
    Tendré que supervisar los ensayos, claro (no sé de dónde voy a sacar el tiempo, pero todo sea por acercar el arte al pueblo), aunque seguro que hay voluntarios para ayudar con la escenografía. De hecho, uno del Aula Oberta ya se ha ofrecido a traer un sofá, y otra muchacha ha dicho que ella sería la "acotadora" (quería decir "apuntadora"): ya le buscaremos una concha donde ocultarse.
    En fin, que si la cosa sigue adelante, ya te lo comentaré, ¿OK?
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Espero poder asistir a esa función que tanto promete.

    Si fallan los alumnos, podríamos representarla nosotros. Yo me apunto a representar a Doña Antonia. ¡Cómo me divierte que sea cleptómana y ludópata, además de aficiona a la bebida!

    No estaría mal que preparáramos algo los profes. Seguro que Mª José, Julieta se apuntaban.

    ResponderEliminar
  3. Yo quería saber qué edición me recomiendas. ¿Conviene que hagan en casa una lectura previa? A ver si me animo para la vuelta en enero.

    ResponderEliminar
  4. Tomo nota de la lectura de Bajarse al moro. La lectura dramatizada es una de las experiencias más gratificantes entre los chavales. Otras veces he leído con ellos con éxito La casa de Bernarda Alba y Las bicicletas son para el verano de F.Fernán Gómez. Les pongo al final de la clase en círculo y distribuyo los papeles, aunque ellos ya tienen sus preferencias. Les gusta una lectura distendida, sin demasiados referentes culturales y críticos.

    ResponderEliminar
  5. Antonio, la edición que hemos leído es la de Anaya (Nueva Biblioteca Didáctica, 9).

    Con Bajarse al moro, hemos tenido muchas sorpresas. En el instituto, les venden los libros de lectura del primer trimestre junto con los libros de texto, por lo que muchos alumnos se leen el libro previamente.
    Otros, releen el libro o algunas escenas, después de la lectura dramatizada en clase. Les encanta.
    Yo no les mandaría leer el libro antes. Lo que sí te recomiendo es que ensayes un poco la lectura de las primeras escenas con los alumnos lectores. Es importante que se metan en el papel.
    Me gustaría que hubieráis visto a mis alumnos en acción.
    Genís, un alumno "salvado" de la quema de las UAC (Unidades de Adaptación Curricular), hizo de Jaimito. Bordó el papel y ahora se ha ganado la estima de todos sus "coleguillas", como él dice.
    Me pide todos los días, si hay algo que leer, para preparáselo antes y "triunfar".
    En el segundo trimestre nos lanzamos a la poesía, para después volver con el teatro.
    Ya os contaré.

    ResponderEliminar
  6. Sólo contarte una anécdota, Lu:
    Hace años también hice una lectura de algunos fragmentos de "Bajarse al moro" con un grupo de estudiantes avanzados -todos adultos- porque quería que tuvieran alguna muestra de español coloquial, lleno de modismos.
    Lo dejé porque una alumna me dijo que podría considerarse apología del uso de drogas!!!

    ResponderEliminar
  7. Leonor,
    Quizá esta alumna se hizo una idea equivocada fruto de la lectura de un fragmento.
    A mí no me gusta trabajar con fragmentos (textos mutilados) porque pueden ocurrir desastres como el que cuentas.

    ResponderEliminar

Deja un comentario