6 de octubre de 2006

TAPAS LITERARIAS: Benedetti


En la línea del post anterior, inicio este otro.
Yo aprendí el placer de escuchar, antes que el de leer. Tuve la suerte de tener un padre lector al que le encantaba leernos textos a mi hermana y a mí (preferentemente poéticos). Hoy las dos somos docentes, y mi hermana además es cuentacuentos.
Como a lo largo de la vida uno aprende de sus modelos, yo soy de las que lee textos en clase a mis alumnos, por el placer de leer. Llevo años regalando textos al principio o al final de la clase. Variados.
Este curso le he puesto nombre a esta costumbre y cuando les presento a mis alumnos un texto les anuncio "vamos a tomar una tapa". Como con las tapas y los montaditos, leemos para saborear, probar, degustar y conversar.

Hoy les he leído a mis alumnos este microrrelato de Mario Benedetti.
Estáis todos invitados.


TODO LO CONTRARIO


-Veamos –dijo el profesor-. ¿Alguno de ustedes sabe qué es lo contrario de IN?
-OUT – respondió prestamente un alumno.
-No es obligatorio pensar en inglés. En Español, lo contrario de IN (como prefijo privativo, claro) suele ser la misma palabra, pero sin esa sílaba.
-Sí, ya sé: insensato y sensato, indócil y dócil, ¿no?
-Parcialmente correcto. No olvide, muchacho, que lo contrario del invierno no es el vierno sino el verano.
-No se burle, profesor.
-Vamo a ver. ¿Sería capaz de formar una frase, más o menos coherente, con palabras que, si son despojadas del prefijo IN, no confirman la ortodoxia gramatical?
-Probaré, profesor: “Aquel dividuo memorizó sus cógnitas, se sintió fulgente pero dómito, hizo ventario de las famias con que tanto lo habían cordiado, y aunque se resignó a mantenerse cólume, así y todo en las noches padecía de somnio, ya que le preocupaban la flación y su cremento.”
-Sulso pero pecable –admitió sin euforia el profesor.

Texto extraído de: La otra mirada. Antología del microrrelato hispánico. Menoscuarto, 2005

11 comentarios:

  1. Esto de llevar un pequeño regalo literario cada día a la clase lo he hecho a veces, pero he sido inconstante. Tiene dos virtudes: contribuir a la educación literaria (gota a gota, o tapa a tapa) y mostrar a los alumnos que nos interesamos por ellos. Esto último les satisface mucho.

    ResponderEliminar
  2. En eso estaba pensando precisamente cuando leí tu post anterior!
    Recuerdo que siendo bastante pequeña una tía que pasó un verano con nosotros leía en voz alta por las noches "El dios de la lluvia llora sobre México" de Laszlo Passuth. Me tenía ensimismada. (Claro que hay que tener talento para ello como seguro que lo tenéis tu hermana y tú).
    En cambio, estudiando COU nos obligaron a leer "Cien años de soledad" y no me gustó nada de nada.
    ¿Habilitar lugares para la lectura en los colegios? Bueno..., ¿por qué no?
    Recuerdo también que -como muchos otros- leía de noche con una linterna por debajo de las sábanas para no molestar... (éramos 7 hermanos en casa).
    Creo que tener TIEMPO y fácil acceso a los libros es mucho más importante que un cómodo sillón y buena iluminación (para los jóvenes, claro!).

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Hola Lu
    Un texto muy inteligente. Me gusta mucho Mario Benedetti, es muy ingenioso escribiendo, siempre trata de sorprenderte.
    Cuando estaba en primaria como tutor dando de todo, también leía mucho en clase. Es un buen modelo para nuestros alumnos y te lo agradecen siempre.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo9:49 p. m.

    Este microcuento, como las buenas tapas, no sacian el hambre, al contrario, preparan los jugos gástricos para ingerir más

    ResponderEliminar
  6. Felipe, quizá me he expresado mal. Yo no atiborro a mis alumnos de tapas que puedan indigestarles o que puedan hacerles perder el apetito.
    A mí me es difícil seguir rutinas diarias. Prefiero sorprender a mis alumnos con un texto -una tapa- a la semana. Y si la semana ha sido especialmente dura de trabajo, quizá ayunamos. Pero si la semana es propicia, repetimos.

    Leonor, a mí leer en voz alta, dramatizar, recitar... me gusta. No sé si lo haré tan bien como tu tía, y sé que no lo hago tan bien como lo hacía mi padre, pero a mis alumnos les gusta.

    A todos, prometo más tapitas.

    ResponderEliminar
  7. ¿Era Jesulín un avanzado?
    En la memoria de todos está el famoso "en dos palabras IM, PORTANTE.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo12:46 a. m.

    Si hay algo en lo que me dado por vencido es ese tema. Tengo malas experiencias con las lecturas obligadas, pero eso de las tapas y los bocadillos me parece una buena estrategia. El problema radica, (en mi enciclopédica ignorancia como diría el mismísimo Benedetti) en que el mundo actual se ha vuelto tan utilitarista que a duras penas la gente lee por placer. Se lee para informarse, o porque existe una obligación en ello, o porque es necesario para... y yo siempre he defendido la lectura por placer. A veces me pasa que un fragmento de un texto que se lea en clase, bien comentadíto, arrastra al chic@ a querer leer mas. Otras veces uso la técnica de Scherezada, y les doy solo la mitad. Si alguien lo cogió bien, si no...
    Recordé entonces a un chico muy problemático de séptimo, a quien le dí a leer "la botella del diablo" de Jack London, y al terminar el libro me alargó un billete porque quería comprar el libro. Como era de biblioteca tuve que venderle una copia mia, pero créanme, se lo hubiera regalado de buena gana.
    Un saludo desde Colombia del cocodrilo.

    ResponderEliminar
  9. Saludos Coco,

    Es verdad que nuestra sociedad lo mide todo por el rasero del utilitarismo, pero nuestros alumnos no siempre se ajustan a esta regla.
    Leer por leer también requiere un aprendizaje. Hemos acostumbrado a nuestros alumnos a leer para... hacer un ejercicio, un comentario, una recensión...
    Pero, enseñar a leer por el placer de hacerlo pocas veces lo hacemos.
    Es en esta línea que yo invito a los alumnos a degustar textos.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo6:21 p. m.

    Hola me llamo Javi tengo 17 años. Me encanta este relato de M. Benedetti, bueno me encantan todos ls que he leido de él. Además soy un incondicional de la novela latinoamericana (Borgues, GªMárquez, Vargas LLosa...). Os podría recomendar, si no lo habéis leído ya, Beatriz (Una palabra enorme) o Réquiem con tostadas (los 2 de Mario Benedetti). Si los leis dejar un comentario y así lo leo. Un cordial saludo a todos.

    ResponderEliminar
  11. Esa es una faceta menos explorada de Benedetti, pero no por eso menos meritoria. De su prosa conocía algunas de sus novelas. Mi preferida en Gracias por el Fuego. Creo que esta me cautivó por la poesía del título.

    ResponderEliminar

Deja un comentario