8 de junio de 2008

De blogobiografías y otros blogmentos vitales

"Blogobiografía" es un término acuñado sabiamente por Antonio Solano y que le ha servido para presentar su bitácora en la entrega de premios de la Jornada Espiral 2008. Su exposición estuvo aderezada de ingenio y humor, dos características que definen su quehacer blogueril. En unos minutos, trazó el recorrido de su blog apoyándose en las etapas vitales, desde la cópula hasta el deceso. Ignoro si la presentación está ya disponible en la Red, pero seguro que no tardarán en publicarla (su autor y la Asociación Espiral). Os la recomiendo.
Entre risas y veras, su exposición me viene como anillo al dedo para poner palabras a mis últimas cavilaciones. A saber:

1. Cuando el exceso de trabajo me impide publicar, siento que estoy incumpliendo un compromiso conmigo misma y con los lectores. A estos últimos, agradezco los correos personales en los que se interesan por mis ausencias.

2. La historia de un blog corre paralela a la historia de su autor y resulta evidente que ésta no es lineal. Hay altibajos. En los últimos meses, he rebajado la frecuencia de publicación porque otras tareas virtuales (y vitales) ocupaban mi tiempo y si he entrado en la edublogosfera, ha sido para leer otros blogs que asiduamente visito, y he descubierto que el placer de comentar es mayor cuando desaparece la reciprocidad malentendida (yo comento en tu blog, si tú también me comentas en el mío.)

3. La proliferación de blogs colectivos y redes sociales me ha hecho reflexionar sobre los blogs personales y su pervivencia en la blogosfera. Mi experiencia en El Tinglado me ha enseñado que compartir alivia el peso de la responsabilidad. Además, algunos gurús anuncian la muerte de los blogs en un plazo de dos años. Esta "muerte anunciada" ha sido tema recurrente en la Jornada.

4. Cuando se hizo público el veredicto del Premio Espiral, decidí que era el momento de poner fin a mi blog. El relevo era la excusa perfecta. Pero, como dice Antonio, ¿quién echa al traste el trabajo de todo este tiempo...?

A pocos días de finalizar el curso, y sabiendo que tengo pendientes algunos balances, ando pensando en qué etapa de mi blogobiografía me encuentro. A tenor de lo que contó Antonio, he superado la niñez y la adolescencia. Mi duda es si estaré finalizando la madurez y entrando en la blogovejez.
Si algo sé es que mi experiencia en la edublogosfera me ha proporcionado momentos de gran intensidad afectiva. Los más recientes los he vivido este fin de semana, en Barcelona, en compañía de Antonio, Marcos, Patxo, Isidro, Charo, Irene, Xavier... y... y...



De izquierda a derecha: Patxo, Charo, Lu y Marcos

17 comentarios:

  1. Te aseguro, Lu, que tu blogobiografía es muy rica, pero también muy muy joven; ni madurez ni mucho menos vejez. Amiga mía, me temo que estás en plena juventud: tienes fuerza, vitalidad, energía, sabiduría, entusiasmo y muchísimas cosas que contarnos aún. Lo sabes: no podemos prescindir ni de ti ni de A pie de aula. Descansa este verano y te esperamos ansiosos a la vuelta. La experiencia Espiral ha sido maravillosa y el contacto con todos vosotros fantástico y permanecerá vivo durante mucho tiempo.

    ResponderEliminar
  2. Después de experiencias como la de las Jornadas, sufro una especie de jetlag emotivo que me inmoviliza unos días. El tiempo transcurre más rápido que los sentimientos y las emociones.

    A pie de aula, seguiré con blog o sin él. De este tren no me bajo por mucho tiempo. El viaje, unas veces azaroso, otras planificado, es emocionante.

    ResponderEliminar
  3. Dickysan1:34 a. m.

    Aprovecho una parada en este calvario pre-opositor para pasar y agradecer una vez más todo lo que aportas desde aquí. Desde que descubrí tu blog, éste se convirtió en una pequeña motivación más para seguir con todo esto cuando estaba casi convencido de pulsar el botón de parada solicitada. Así que me sumo a la nómina de los que no podemos prescindir de todo lo que aprendemos aquí.

    Toda la admiración por todo el trabajo. Buen fin de curso.

    ResponderEliminar
  4. Estoy con Dickysan, somos muchos los que aprendemos y reflexionamos con tu blog. No creo que estes en tu blogvejez, si no en una admirable blogmadurez.

    ResponderEliminar
  5. Casi todo tiene fecha de caducidad. Los blogs también, y eso no tiene por qué ser malo. incluso biene bien para regenerar el sistema. Nuestro blog de aula caduca dentro de una semana, y Potàchov caducará durante el verano, espero. y a otra cosa, mariposa.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  6. Cielos:
    He puesto viene con "b"
    Necesito vacaciones ¡¡¡ya!!!

    ResponderEliminar
  7. Néstor, no te sobresaltes. Toda rectificación es posible.
    La de erratas que yo habré cometido en los comentarios que he dejado dispersos en tantos y tantos blogs.

    En Espiral, se ha augurado una corta vida a los blogs. Anteriormente, se lo oí decir a Jordi Adell. Estas son las predicciones que una no desearía oír, pero ahí están las redes sociales arrasando el espacio virtual. Habrá que ir pensando en el relevo.

    ResponderEliminar
  8. Pues yo creo que estoy en la etapa frigorífico, que se caracteriza por utilizar el blog para colgar todo lo que no sabes donde poner, pero que quieres se vea.... No se si es el principio del fin, pero algo está pasando, porque lo que si que es cierto, es que no paro.
    ¿?

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué pena haberme perdido la intervención de Antonio y los demás! Seguro que las leeremos pronto.
    Es cierto que las redes sociales enganchan casi tanto o más que el blog, que ya es decir. El blog es un pueblecito en donde vives tú y tus apacibles vecinos, las redes son la vorágine de la gran ciudad, donde hay de todo.
    Yo no sé augurar el futuro de la red, pero creo que todos vamos arrastrados irremediamblemente hacia plataformas comunitarias tipo Elgg, Ning, ...
    Descansa este verano, te lo mereces, y vuelve en septiembre con fuerzas renovadas, a Blogger, al Tinglado o donde la red nos lleve.

    ResponderEliminar
  10. Hay blogs que son como catedráticos eméritos, de los de verdad, de los que conservan la lucidez hasta el blanco día. El tuyo no se puede jubilar porque tiene las neuronas como un tren. No hay signos visibles de envejecimiento en tu blog, porque tus palabras son como crema rejuvenecedora. Seguro que hay muchos que dirían lo mismo que yo, pero no son tan cursis.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Lu,
    Los blogs van a ser difícilmente sustituibles por una razón: su frescura.
    Los retomarán otros, los recaracterizarán y nos mostrarán sus nuevas posibilidades comunicativas que es, al fin y al cabo, lo que interesa del blog. Y después vendrán otros y otros… pero todos ellos necesitan modelos de entrega, de humanidad, de inteligencia, de solidaridad, de fortaleza.
    Reinventa el género. Tú lo puedes hacer: colectivo con Antonio, Felipe…, o mensual, o como directora de una espiral de proyectos…
    Ha sido un placer intenso notar vuestro afecto cerquita en las jornadas de Espiral.

    ResponderEliminar
  12. Marcos, dyckysan, Domènec, Néstor, Lourdes, Antonio, MªJosé, Patxo... qué agradable es departir sobre los blogs.

    Cuando inicié la andadura de los blogs, me preguntaba para qué servían. Desde entonces, he visto múltiples aplicaciones. De todas he aprendido y reflexionado.

    No sé si es la hora del cambio o no, pero ahí está la duda (¿metafísica?).

    Patxo, hablas de reinventar el género. Creo que ese paso ya lo habéis dado en Tres tizas. En este sentido, ya sois un modelo.

    ResponderEliminar
  13. Gracias, Lu, no sé si el blog colectivo es la solución, pero sí es una opción y muy satisfactoria. No soy capaz de hacer una prospectiva y poder afirmar -como suena por ahí- que quedan dos años para los blogs y que estaremos abocados a las redes sociales Ning, Elgg, Mahara... pero incluso si así fuera tenemos medio camino recorrido: hemos experimentado con blogs individuales, colectivos y hemos comprobado el potencial de las TIC. No hay vuelta atrás... ¡juntos aún podremos más! Es indudable que hay una corriente compartida de trabajo, de admiración, de generosidad y de deseos de innovar. ¡También en redes sociales!

    ResponderEliminar
  14. ¡Ole! ¡la más grande, "la Lu"!
    ;)

    Imposible que desaparezcan los blogs... de momento, claro. Pero la alternativa lo tiene crudo ya que el listón está alto.
    Un beso de los gordos

    ResponderEliminar
  15. Anónimo9:41 p. m.

    Tus tareas y el hecho de compartirlas con tu generosidad son ejemplares. En y con todos los sentidos. Besos desde el canal, y gracias. Ana A.

    ResponderEliminar
  16. El proceso de elaboración y de mantenimiento de un blog es sumamente exigente. Entiendo esos momentos de altibajos que citas. También he pensado en cerrar e iniciar otras aventuras blogueras. Supongo que esta evolución forma parte de blogografía bloguera. Tu blog es estímulo, pero el mayor aliciente es tu voz potente, alegre, creativa en la blogosfera. Entenderé cualquier resolución en el conflicto que planteas pero sería una pena dejar de contar con tu voz de narradora vitalista del mundo de las aulas.

    ResponderEliminar

Deja un comentario