22 de mayo de 2007

Lecturas infantiles: sigue el meme




En Vida de Niki se ha abierto un meme sobre lecturas infantiles que ya tiene su continuación en (Re)paso de lengua. Se trata de proponer libros que sirvan para leer a los niños antes de acostarse. Mi contribución quizá rompa la magia con la que hablan otros, pero ahí va.
De niña, en mi casa nunca me leyeron libros como El gato con botas, Los tres cerditos, Blancanieves.... Mi padre decía que ya me los contarían en la escuela (era un poco crítico con la institución, como podéis comprobar), por lo que optó por sus preferidos, entre los que había toda la pléyade de poetas andaluces de principios del XX. (Disculpad si me repito. Esto ya lo he contado otras veces).

Eso fue hace años. Desde que soy madre, la situacion ha cambiado. En mi caso, la lista pasa por títulos de la factoría Walt Disney (Pocahontas, La bella y la bestia, el Rey León...), por el savoir faire de Tim Burton y sus "pesadillas", o por la moda de los Dragon Ball y sus superhéroes...
Porque hay retoños y retoños. Mi hijo mayor (14 años) es un lector al que la escuela ha ido alejando de la lectura (ahora soy yo la crítica). Él y sus compañeros -voraces lectores- sólo disfrutan del placer de la lectura en vacaciones. Soportan con estoicismo las lecturas obligatorias y los trabajos y echan de menos un espacio para la tertulia. Con 4 años le leíamos las aventuras de Astérix y Obélix, de Tintín y de Massagran (quizá por eso hoy es un apasionado de la geografía y de la historia), pero también los relatos de la revista Tiroliro o la colección de Rondalles, publicadas en Susaeta, todos en catalán.
Mi otro retoño tiene ocho años y nunca ha soportado que le lea historias fantásticas, prefiere que le cuente lo que ofrece la vida misma. Así que le he tenido que leer las noticias de prensa. A veces, con el periódico en la mano, le contaba argumentos de novelas que yo había leído y que él creía que eran historias de verdad.

Yo he sido una lectrice a la carta. Quizá debiera ser ese el camino.

16 comentarios:

  1. Ay, la venganza generacional... Cabe esperar que, si no son los hijos, tal vez sean los nietos los que hereden hábitos saludables.
    Tu nota también me hace reflexionar sobre los gustos masculinos y femeninos, ya que tus lecturas para niños van en distinta dirección de mis lecturas para niñas (¿vale la pena abrir un debate al respecto?).

    ResponderEliminar
  2. He estado tentada de hablar de gustos relacionados con el sexo, pero ese es otro tema del que quizá sí que haya que hablar en otra ocasión.
    Es obvio que mis hijos tienen héroes literarios distintos a las niñas de su edad. Yo lo compruebo a diario. Pero eso sí que creo que es fruto de una edad. Con los años, esas diferencias se diluyen.
    En la adolescencia la diferencia es muy notoria. Por eso sí creo que debamos reflexionar.

    ResponderEliminar
  3. Sin duda, este es el camino!

    ResponderEliminar
  4. Me atrevo a participar en este debate vuestro. En mi caso, mi hijo, de 7 años, se habituó desde hace años a la lectura nocturna. Supongo que el procedimiento sería similar al de vuestros hijos: pedía lectura de su madre o mía para retrasar la hora de quedarse solo y dormir.
    Comenzamos- con un año- con lecturas de libros sólo con imágenes, a las que acompáñabamos de relatos con palabras, más o menos próximos de las imágenes.
    En una segunda fase, le leímos, como en el caso de Lu, los clásicos de Disney en versiones de Salvat.
    Y ahora, desde hace ya algunos meses, dado que puede leer solo, se duerme leyendo tebeos de Mortadelo y Filemón. Y, de momento, no hay manera de que intente leer por su cuenta otro tipo de libros.
    Antes de esa lectura personal del niño, hemos leído autores diversos: Gianni Rodari, por recomendación de un colega, que le encantó y ahora mismo Roald Dahl, que no le está entusiasmando tanto.
    En fin, como veis el tema me interesa. En el instituto también contrastamos y compartimos lista de libros para nuestros hijos, por lo que me he atrevido a participar en vuestra discusión.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Bienvenido a este meme-discusión. Esta es una casa sin puertas en la que estáis invitados todos.

    Si te sirve de consuelo, yo he seguido el mismo método con mis dos hijos, pero ninguno de los dos comparte gustos, ni hábitos. El pequeño empieza a entusiarmarse por la lectura ahora, cuando ha descubierto que no pasa nada por no leer Harry Potter. Desde que sabe que no es raro porque no le guste la ciencia ficción.

    ResponderEliminar
  7. Una buena amiga me regaló un libro de la serie Gerónimo Stilton (ed. Destino) que también les gusta por lo llamativo de su edición, con colores y letras atractivos. Y, aunque no los citara en mi nota, siempre cae alguno de Disney (sobre todo los clásicos).

    ResponderEliminar
  8. Beatriz7:14 a. m.

    Veo que el tema que he propuesto resulta atractivo y que de él derivan otros subtemas que no lo son menos, como las diferencias en los gustos lectores entre niños y niñas, la inclinación por temas de ficción o de no ficción o el interés por lecturas con alguna referencia sexual, como decía Lu más arriba.
    Cada hijo, sobrino o niño, es un mundo que debe ser respetado y atendido, además de, a poder ser, orientado si se estima necesario.
    Pero, ¿qué me decís de las lecturas en el aula?

    ResponderEliminar
  9. Mis hijas -una tiene siete y otra diez- son apasionadas oyentes de lecturas nocturnas. Una autora que les ha encantado y de la que hemos leído gran parte de su obra es Christine Nöstlinger, especialmente la serie de relatos de Mini (tiene nueve). También hemos leído las aventuras de Celia de Elena Fortuny (hay una serie magnífica de televisión sobre este personaje entrañable). Ahora mi hija mayor está devorando la serie de los Cinco de Enid Blyton. También se leyó un par de tomos de Harry Potter. Veo que les motiva ver alguna serie para que luego se dediquen a leer sus libros.
    Mi hija pequeña, de momento, no acaba los libros. Empieza muchos pero los deja a mitad. Le encanta, por eso, oír narraciones nocturnas (en catalán y en castellano).
    Retengo lo que dices de tu hijo mayor, eso de que la escuela le ha ido alejando de la lectura. Es una observación terrible. Cada año me las veo y deseo para recomendar libros y muchas veces no acierto (algunas sí), pero no es fácil satisfacer gustos tan diversos como los que hay entre ellos, amén de la diferencia entre chicos y chicas (que es grande). No basta la orientación de que en ellos haya mucha acción y realidad. A veces falla. Sin embargo, me he encontrado con recomendaciones mías que han gustado más con el tiempo que en el momento que las he recomendado. A veces los libros son cargas de profundidad. No es fácil en la enseñanza secundaria acertar con los títulos adecuados. No sé si la escuela debería quitarse esta obligación de hacer lectores porque es una fuente de fracasos que recaen sobre el profesor.

    ResponderEliminar
  10. Joselu, creo que has dado en la diana: ¿qué nos compete a los profesores?
    Pedro Salinas hacía la distinción entre "lectores" y "leedores". Creo que los profesores debemos aceptar que no todos nuestros alumnos serán buenos lectores, pero debemos procurar que sean buenos leedores. De igual modo no todos serán escritores, pero sí escribidores.

    ResponderEliminar
  11. Le recomiendo un libro, si es que no lo ha leido. Mi planta naranja lima de Jose Mauro De Vasconcelos. Lo lei en 4º de ESO. Lloré como una magdalena, a veces los domingos vuelvo a leermelo, ha pasado por toda mi familia. Se lo recomiendo, y si a su pequeño retoño, le gusta la vida misma, este es sin duda su libro. Quizás un poco duro.
    -Sara-
    p.d Adoro la lectura, pero las faltas de ortografía como ya le he comentado, me pueden.

    ResponderEliminar
  12. Sara, cómo me alegra tu visita.
    Tu recomendación me es muy útil. Bastará con que muestre este comentario a mis alumnos para convencerles de que la sugerencia no es mía.

    Y por lo que respecta a las lecturas en el aula, yo soy partidaria de leer de todo. En mi recetario particular, tengo lo que llamo tapas literarias. Siempre hay una ocasión para un texto. Yo no discrimino. Leo poesía, prensa, novela, teatro, ensayo...

    ResponderEliminar
  13. Hace unos meses, que le doy clases particulares a una niña de siete años, primero de primaria. Va un poco atrasada con respecto al nivel general de la clase, pero es muy espabilada, y le encanta aprender. Su problema: la concentracion. No le gusta mucho leer, pero hemos avanzado. Eso si, le encanta que yo le lea, y que luego le haga preguntas referidas al texto. me gustaria encontrar alguna lectura, o librito que la enganche a la lectura. ¿me recomienda alguno? De pequeña me encanta la vida de Ernesto (o algo asi se llamaba, no recuerdo bien) Era de un niño adoptado, como empezaba su vida en una casa nueva, con papas nuevos. Precioso.
    -Sara-

    ResponderEliminar
  14. Matilda es un libro que suele gustar. Podéis alternar la lectura. Tú lees algún capítulo y luego le encargas que ella lea otro y que te lo cuente.
    Es un buen método para que vayan acostumbrándose a leer solos.

    Hoy le he preguntado a mi hijo mayor si recuerda cuándo empezó a leer solo. Me he quedado pasmada con los detalles que me ha dado.

    ResponderEliminar
  15. Matilda, lo tomare en cuenta. Ya yo lo lei, y me encanto. Pero si, me gusta la idea. Lo iremos leyendo poco a poco las dos.
    Gracias lourdes.

    ResponderEliminar
  16. Hola, es la primera vez que escribo en este blog, pero el tema me interesa mucho. Desde niña he leido de todo, con 11 años leìa tanto Orwel como Gloria Fuertes o Khalil Gibran, o Garcia Lorca.
    Mi padre me llamaba "leona" y me bebia cualquier cosa, pero lo mas importante es que tambien me gustaba escribir, porque creo que la lectura deberia llevarnos tambien a eso.
    Hoy tengo una niña de cuatro años que todas las noches lee un libro con su papà. Pero cuando no està papà, la historia me la invento, con una moraleja basada en algo de lo que ha ocurrido en el dia, en casa o en el cole... Y ella tambièn, a veces, se inventa historias maravillosas... solo que en las suyas la niña caprichosa se sale con la suya!

    ResponderEliminar

Deja un comentario