11 de mayo de 2007

48 títulos en mi memoria...


A petición de Elisa y con cierta urgencia, me sumo al "casi meme" sobre las lecturas que propuso El Tigre como respuesta a un post de José Mª, y en el que han participado Leonor, Antonio, Felipe y Carmen. En ese espacio entrañable que son los comentarios, he ido esparciendo mis opiniones sobre el tema del canon literario para jóvenes.


Aunque con cierto pudor, he de admitir que mis lecturas preferidas de adolescente eran del género erótico. Leí, por recomendación de una profesora, La misteriosa desaparición de la marquesita de Loria de José Donoso. Una joya del género. A partir de ahí, me aficioné a la colección La Sonrisa Vertical. Fue mi iniciación a la lectura furtiva. Una forma de lectura que recomiendo a edades tempranas, que es cuando despierta el espíritu de rebeldía.

Después, leí a Marx y a Engels, aunque debo admitir que extraje bien pocas enseñanzas de unos tratados que para mí sólo eran una seña de identidad bajo el brazo. Por el camino, leía y releía la poesía que siendo niña me había recitado mi padre, cuando sentado en la esquina de la cama, nos acompañaba a mí y a mi hermana en ese viaje mágico que es la hora de acostarse. El viaje que va de la vigilia al sueño y que tantos niños se resisten a emprender solos.

En mi memoria, más que títulos hay espacios, situaciones, olores, tormentas, pasiones, misterio… y vidas. Lo que sigue más que una lista de títulos es una relación de identidades. Personajes con los que he vivido mil historias, compartido aventuras, emociones, intriga… y, por encima de todo, aprendido el sesgo de otras vidas posibles dentro de la mía: Aureliano Buendía, Santiago Nasar, Ana Frank, Adso de Melk, Kurt Wallander, Pepe Carvallo, Arturo Belano y Ulises Lima…

Estos 48 títulos muestran sólo una parte de mis preferencias literarias. La estrella es la novela negra, sin duda.

1. Cien años de soledad, Gabriel García Márquez

2. Crónica de una muerte anunciada, Gabriel García Márquez

3. Relato de un náufrago, Gabriel García Márquez

4. Historia de una maestra, Josefina R. Aldecoa

5. Diario de Ana Frank, Ana Frank

6. Papel mojado, Juan José Millás

7. Carreteras secundarias, Ignacio Martínez de Pisón

8. La ternura del dragón, Ignacio Martínez de Pisón

9. El nombre de la rosa, Umberto Eco, Lumen

10. El lápiz del carpintero, Manuel Rivas

11. ¿Qué me quieres, amor?, Manuel Rivas

12. El Club Dumas, Arturo Pérez Reverte

13. La tabla de Flandes, Arturo Pérez Reverte

14. La piel del tambor, Arturo Pérez Reverte

15. El premio, M. Vázquez Montalbán

16. El delantero centro fue asesinado al anochecer, M. Vázquez Montalbán

17. El balneario, M.Vázquez Montalbán

18. Asesinato en Prado del Rey, Vázquez Montalbán

19. Tres historias de amor, Vázquez Montalbán

20. Historias de padres e hijos, Vázquez Montalbán

21. La rosa de Alejandría, Vázquez Montalbán

22. Los pájaros de Bangkok, Vázquez Montalbán

23. La soledad del mánager, Vázquez Montalbán

24. Tatuaje, Vázquez Montalbán

25. Yo maté a Kennedy, Vázquez Montalbán

26. El invierno en Lisboa, Antonio Muñoz Molina

27. El tocador de señoras, Eduardo Mendoza

28. La ciudad de los prodigios, Eduardo Mendoza

29. La verdad sobre el caso Savolta, Eduardo Mendoza

30. Sin noticias de Gurb, Eduardo Mendoza

31. Soldados de Salamina, Javier Cercas

32. La velocidad de la luz, Javier Cercas

33. El inquilino, Javier Cercas

34. La sonrisa etrusca, José Luís Sampedro

35. La historia interminable, Michael Ende

36. Momo, Michael Ende

37. Vestido para la muerte, Donna Leon

38. Mientras dormían, Donna Leon

39. 1984, George Orwell

40. Putas asesinas, Roberto Bolaño

41. Llamadas telefónicas, Roberto Bolaño

42. Los detectives salvajes, Roberto Bolaño

43. Monsieur Pain, Roberto Bolaño

44. El viaje vertical, Enrique Vila-Matas

45. Crímenes ejemplares, Max Aub

46. La leona blanca, Henning Mankel

47. Asesinos sin rostro, Henning Mankel

48. París no se acaba nunca, Enrique Vila-Matas

Para Vila-Matas, París es inacabable. Para mí, esta lista es incompleta y está necesariamente inacabada. El punto final queda a merced del tiempo. De mi tiempo.

Procedencia de la imagen: http://teatrinviajero.blogia.com/upload/Lecturas.jpg

10 comentarios:

  1. ¿Y cuál de ellos es el mejor?

    Para saberlo basta organizar un campeonato de lecturas. ¿Conoces la mecánica del Conde de Godó o de cualquier otro torneo de tenis? Se crea un cuadro en el que los jugadores (los libros) se distribuyen de dos en dos. Los alumnos escogen no un libro sino una pareja de libros. Se los leen y deciden qué libro pasa a la siguiente ronda. Al final todo el mundo está leyendo y pensando qué libro es el mejor. Se respeta la elección del alumno. Se respeta la selección del profesor y se trabaja la argumentación y los aspectos esenciales de la narración. (Por supuesto lo de menos es qué libro es el mejor)

    Te lo he explicado de una forma esquemática pero es una práctica de lectura muy interesante. Me gustaría que la probaras.

    Un abrazo, Javier

    ResponderEliminar
  2. Una lista muy sabrosa, Lu. Tienes un error en el nombre de pila del académico Pérez Reverte, que no es Javier, sino Arturo.

    El PDF prometido va tomando forma. A ver si este fin de semana...

    ResponderEliminar
  3. (Lapsus enmendado, Eduardo.
    Las prisas son siempre malas consejeras.)

    En cuanto a tu propuesta, Javier, tendré que preguntar el mecanismo de los torneos. Aunque, por lo que explicas, puedo hacerme una idea del juego.
    Tendré que probarlo, pero este curso ya está entrando en la recta final y hay que ir cerrando frentes. De todas formas, es un estímulo para el curso que viene.
    Tú siempre tan original y efectivo.

    ¿Has visto la propuesta de concurso que propone Antonio en (Re)paso de lengua? Te gustará, seguro.

    ResponderEliminar
  4. Grandes lecturas, grandes autores, que hacen grandes lectores. Creo que tendremos que pedir un año sabático para ponernos al día en las lecturas pendientes.
    P.D. ¿El viaje vertical no es de Vila-Matas?

    ResponderEliminar
  5. Sí, por supuesto, Antonio.

    Escribí la lista de memoria y en unas circunstancias que es mejor no describir, aunque son perfectamente imaginables después de leer el post "llorar y teclear".

    ResponderEliminar
  6. Lu, estoy esperando el post en el que nos digas: ¡Por fin está nuestra revista en la calle! Gracias por atender mi petición, me hacía mucha ilusión ver tu lista y,como ya la tenías hecha, era una pena no publicarla. Entre los libros de tu selección hay algunos que a mí también me dejaron una profunda huella: Historia de una maestra, La ternura del dragón, La historia interminable.
    Me apunto a lo del año sabático, para leer todo lo que me habéis sugerido y para volver a leer todos los títulos que me ha recordado este "cuéntame-me". La relectura también es un placer que aparece con la edad, ay, ay, ay...

    ResponderEliminar
  7. Me da alegría encontrar títulos como "El tocador de señoras" con el que tanto disfruté; o autores como Vila-Matas que es un autor difícil de compartir, no le gusta a mucha gente (bueno, de mi entorno al menos). Me apunto algunos que no he leído y tienen buena pinta.

    ResponderEliminar
  8. ¿Felicidades por el premio edublog!

    ResponderEliminar
  9. Enhorabuena, Lu. El premio es merecido, sin ninguna duda ni discusión. Que sigas por muchos años a pie de aula, y que nosotros lo veamos.

    ResponderEliminar
  10. Un placer encontrar tu casa, me permites entrar a tu biblioteca?

    Saludos, Monique.

    ResponderEliminar

Deja un comentario