11 de marzo de 2019

#Niunamás


Crucigrama realizado por
Federico Figueroa, alumno de 2º de ESO

Hace tiempo que, si me lo pienso mucho, me echo atrás a la hora de compartir las experiencias de aula, a pesar de que este blog nació como portafolio docente. Y eso es lo que me ha pasado con los proyectos que llevo a cabo con un grupo adaptado de 2º de ESO. Proyectos en los que trabajamos la competencia lectora y la expresión escrita a partir de temas de interés social (emigración, violencia de género, identidad digital...). Al calor del 8 de marzo, he pensado que era un buen momento para presentar #Niunamás, una secuencia didáctica que preparé para conmemorar el 25N, y que llevé a cabo con nueve alumnos de 2º de ESO (que valen  por 30, os lo aseguro), con el objetivo de hablar de...
              1. la celebración del 25N
2. los diferentes tipos de violencia de género
3. situaciones reales a partir de una mirada crítica
4. la búsqueda de soluciones para erradicar el problema

Y con la mirada puesta en estos objetivos:
              1. Conocer el alcance del problema de la violencia de género, a partir de casos reales.
2. Concienciar de los diferentes grados de violencia (la escalera cíclica).
3. Fomentar conductas de prevención.
4. Conocer el trabajo de las asociaciones de ayuda.
5. Promover actitudes de participación y  compromiso social.
6. Consolidar hábitos de lectura, comprensión y redacción de textos.

La secuencia contiene cinco tareas graduadas, que se presentan en soportes distintos: imágenes, vídeos y noticias e infografías periodísticas. Empieza con un pequeño cuestionario KPSI, a partir del cual se abre un breve coloquio. A mí me interesaban especialmente las respuestas que iban a dar a la pregunta de si se dan casos de violencia de género entre adolescentes y a la de si sabían dónde acudir en caso de necesitar ayuda.  La respuesta fue afirmativa en el primer caso (me lo temía) y negativa en el segundo (me lo temía, también). A continuación, se aborda el origen de la celebración del 25N y se introducen los primeros textos acerca de lo que empieza a ser una realidad: la violencia de género entre los adolescentes. Tras la lectura de los textos (de baja dificultad, por el perfil del grupo) y el debate que suscitan las tres preguntas propuestas, se les plantea el reto: ¿cómo detectar la violencia de género entre los adolescentes? y ¿cómo evitarla?

Hecha la introducción, se sucede el resto de las actividades cuyo fin es ofrecer información para que los alumnos se vayan formando una opinión sobre los tipos de violencia, las causas y las consecuencias:
Entrevista a Montserrat Romera Sabio,
voluntaria de l'Associació de Dones de Blanes
#Demenosamás parte del visionado y análisis de tres documentos audiovisuales: dos anuncios y una conferencia de la socióloga Carmen Ruiz Repullo.
#Violencia visible e invisible  se basa en el análisis de la imagen de Amnistía Internacional: el iceberg de la violencia de género, una metáfora que redunda en la progresión de los estadios de violencia.
#Teléfonodeayuda consiste en la preparación y realización de una entrevista a una voluntaria de la Associació de Dones de Blanes.
El desarrollo de esta actividad fue muy satisfactorio y de las mejor valoradas. Con las actividades previas habían adquirido  bastante información e incorporado a su vocabulario palabras que les permitían defenderse bien en una sesión monográfica. Prepararon la entrevista con mucho interés, formularon y reformularon las preguntas hasta dar con la redacción definitiva, se distribuyeron la tarea de transcripción de las respuestas (cada uno transcribió la de un compañero), y los papeles (recepción, despedida, moderación). Es un grupo especialmente difícil, por lo que no negaré que sufrí un montón durante la sesión, pero tenía que confiar en ellos. No (me) fallaron, al contrario. La entrevista tuvo momentos especialmente tensos, por los datos que la voluntaria iba desgranando, no obstante, los alumnos se mostraron receptivos y mantuvieron una actitud muy respetuosa.
Edu Barbero
#Baraja contra la violencia de género es la última actividad programada, antes de lanzarles el reto de que ellos diseñen una acción de concienciación en el instituto.
La baraja, que es obra del artista Edu Barbero, juega con metáforas visuales muy impactantes. Previamente, imprimí todas las cartas en color y las plastifiqué. Las extendimos todas sobre las mesas de la biblioteca a fin de que eligieran ocho, a partir de las cuales tenían que redactar un lema de denuncia. La lectura de las imágenes duró más de lo previsto, porque hicieron comentarios muy interesantes que hubiera sido un error atajar.
De nuevo me sorprendieron con los lemas que escribieron para acompañar a las imágenes. De ahí surgió la idea de convertir esta actividad en un vídeo que difundirían entre sus compañeros. En esto quedó el reto final. Aunque inicialmente habían expresado algunas ideas interesantes (una mesa informativa, una simulación teatral, un anuncio, una postal free...) son alumnos que no resisten proyectos de larga duración. Este nos ocupó dos semanas y poco más. Por lo que he venido comprobando es el plazo de tiempo en el que es viable mantener su interés, siempre que cada sesión presente una dinámica diferente. Sea como sea, fue un trabajo en el que participaron todos y eso es, en sí mismo, un logro. Pero hubo más aciertos, no faltaron a clase (aunque hay tres absentistas), se mostraron interesados -aparcaron su connatural pereza por unos días- y ahora muestran orgullosos su trabajo, por el que han sido felicitados por varios profesores. 

A este final, se suma otra satisfacción y es que esta secuencia va camino de convertirse en un proyecto transversal (con Matemáticas y Ética), por el interés que han mostrado dos de mis compañeros. Ya hemos dado los primeros pasos con la esperanza de que sea una realidad el curso que viene. 



...............

1 de marzo de 2019

Poesía y movimiento (dos años más tarde)


A Cristina Fernández, porque se lo debía


Hace casi dos años tuve la suerte de coordinar con Cristina Fermández un taller de Poesía y movimiento con un grupo adaptado de 2º de ESO. En aquel entonces, ya relaté sucintamente el desarrollo de las actividades, pero hoy retomo el asunto, porque Cristina me propuso un nuevo reto: formar parte de un grupo de discusión para evaluar la experiencia. 
Lo primero que hice fue investigar acerca de qué era un grupo de discusión y qué, un focus group, porque estas eran las dos expresiones que había mencionado en el correo de contacto. A pesar de las diferencias teóricas de ambas técnicas de investigación, entendí que se trataba de analizar y evaluar la experiencia desde la óptica de diferentes perfiles, transcurrido un tiempo. Reunimos a dos alumnos que habían vivido la experiencia, a un alumno de bachillerato (bailarín), a una alumna de magisterio y a tres profesionales de perfiles distintos: un ingeniero (el moderador), un psicólogo y una profesora de Lengua. Salvo el moderador y los dos alumnos de ESO, el resto de los participantes no sabía nada acerca de la programación, ejecución y evaluación de las actividades. Nada de nada.
Cristina y yo estábamos presentes como observadoras, pero solo podíamos tomar nota de la sesión, que duró hora y media. Teníamos vetado intervenir para aclarar, matizar, ampliar..., lo que supuso un ejercicio de contención mayúsculo. Además, en la sala había también un técnico en comunicación audiovisual que se encargaba de la grabación en vídeo. 

Los preparativos
Me parece interesante explicar los preparativos de la sesión, para entender el papel del moderador. Cristina se reunió con él en bastantes ocasiones, para explicarle detalladamente los objetivos del taller y las actividades llevadas a cabo, y para mostrarle las evidencias de su ejecución (imágenes, textos y audios). Juntos prepararon una presentación con una imagen de cada una de las actividades, para proyectarla durante la discusión, de manera que sirviera de trampolín para los comentarios.
Por mi parte, contacté con los estudiantes que habían realizado la actividad en 2º de la ESO y que ahora estaban en 4º, para ver quiénes estaban dispuestos a participar. Vale decir que el grupo con el que se llevó a cabo esta experiencia lo formaban alumnos con NEE. Dos de ellos, se mostraron especialmente interesados, por lo que no fue difícil la selección. De hecho, saber que iba a grabarse en vídeo, para la posterior transcripción, arredró a los otros candidatos.

El desarrollo
He de decir que estaba algo nerviosa. Se iban a someter a examen las actividades y los resultados del taller, por personas con la que no había hablado del tema, ni de los obstáculos con los que nos encontramos, ni de lo que para nosotros fueron logros. ¿Lo verían igual? ¿Qué mirada proyecta un alumno con formación de bailarín sobre una propuesta de dar forma, luz y movimiento a las palabras? ¿Qué análisis hace un psicólogo? ¿Centra su mirada en el comportamiento de los estudiantes? ¿Qué lectura de la programación y del aprovechamiento de las mismas hace otro docente ?  Y... ¿cómo vería yo misma el trabajo realizado, después de tanto tiempo? Mi formación en práctica reflexiva me empujó a aceptar el reto. Y fue una forma de cerrar el círculo.  

¿Y qué sucedió? Mi mayor sorpresa fue que los alumnos que habían participado en la experiencia se acordaban de las actividades y respondían con detalle a los interrogantes que el resto del grupo les planteaba. Solo ellos, en la mesa, sabían cómo se había llevado a cabo, y su memoria certificó que habían hecho un aprendizaje significativo. Los comentarios, apostillas, críticas y sugerencias de los participantes son un material muy valioso que enriquece sobremanera la propuesta inicial. Son una mirada plural y necesaria. 

Y por todo esto ha valido mucho la pena. Mucho. Y se lo tengo que agradecer a Cristina, por todo lo que he aprendido con ella. 


.....
N.B.: No descarto adaptar este tipo de dinámica para llevarla al aula. ¿Cómo valorarían unos alumnos de bachillerato una actividad de escritura creativa realizada con alumnos de la ESO? En eso estoy. Pensando en organizarla.

Álbum de fotos

31 de enero de 2019

III Encuentro de docentes de lenguas:

“Maneras y motivos para leer”



En un 23 de marzo fue elegido Antonio Machado para ocupar un sillón de la Real Academia, era el célebre año de la Generación del 27, el mismo año en el que nacía Gabriel García Márquez, también en marzo, un premio Nobel que falleció en 1982, año en que se publica La casa de los espíritus, de Isabel Allende, una autora que situó uno de sus relatos en el Guggenheim de Bilbao. Si esto no os parece motivo suficiente para celebrar un encuentro de profes en Bilbao, no sabemos qué otras razones podemos dar.

Así, el próximo sábado 23 de marzo de 2019 estáis convocados los docentes de Lengua y Literatura a este III Encuentro de docentes de lenguas en la ciudad natal de Miguel de Unamuno, de Ramiro Pinilla, de Blas de Otero, de Alfonso Irigoyen y tantos otros ilustres escritores y lingüistas.

Este encuentro, continuación de otras dos convocatorias anteriores, quiere centrar su contenido en la reflexión compartida entre profesionales de la materia sobre uno de los temas más polémicos y candentes de la misma: la lectura de los textos literarios. En efecto, en esta ocasión, os invitamos a uniros a nosotros para analizar diferentes aspectos de la lectura literaria en las aulas. A lo largo del sábado 23 intentaremos acercarnos a algunas de las cuestiones que más dudas y desencuentros suscitan entre el profesorado. Hablaremos, por tanto, de los siguientes temas:

1. Planes de lectura. El plan lector.
2. El canon literario en Bachillerato
3. La literatura de hoy
4. La animación a la lectura
5. El papel de los clásicos en la educación literaria

Estas serán las líneas de reflexión, espacio central del Encuentro, que permitirán conocer y analizar diferentes puntos de vista sobre los mismos, para intentar llegar a una propuesta consensuada entre los participantes que ayude a mejorar las prácticas de aula. Combinaremos a lo largo de un intenso día de trabajo diferentes formatos (conferencias, talleres, comunicaciones…) con diferentes objetivos: reflexionar, conocer y compartir y aprender a hacer. Siempre con el objetivo de enriquecer la didáctica de la lectura literaria. Como grandes amantes de la Filología y las Humanidades, el Encuentro está abierto a profesionales de todas las lenguas y esperamos que los pasillos se conviertan en una rica torre de Babel, pero, a efectos organizativos e instrumentales, se utilizará el castellano como lengua vehicular.

Sin duda, será una jornada llena de emoción y aprendizaje, una jornada en la que disfrutar de buena compañía, todos a una, como en Fuenteovejuna, cuya publicación cumple justo ahora 400 años. Si las casualidades no existen, habrá que pensar en el azar o la serendipia para justificar todas estas circunstancias que nos llevan a celebrar el Encuentro, cuyo título es un guiño a dos jornadas que se celebraron en Madrid en 2011 (Maneras de leer y Motivos para leer) y que abrieron nuevos espacios de reflexión sobre la lectura en las aulas.

¡Os esperamos en Bilbao!



Más información en el blog del encuentro, en Twitter y en Facebook:



21 de octubre de 2018

¡Dije que sí e hice de relatora!


Retomo el blog para contar una experiencia formativa que he vivido recientemente y gracias a la cual he aprendido muchísimo. Todo empezó hace unos meses cuando, desde el ICE de la UdG, me propusieron hacer de relatora de dos mesas redondas consecutivas que versaban sobre los nuevos formatos de prescripción lectora (booktubers) y sobre metodologías de fomento de la lectura (booktráilers, poesía musicada...), en las V Jornadas TIC i Educació. Me pareció un formato original que no había tenido ocasión de ver en ningún evento educativo. Y dije que sí por varias razones: en primer lugar, tenía delante un reto interesante y, en segundo lugar, porque el grato recuerdo de mi participación en anteriores ediciones me unía estrechamente con el equipo organizador.

Y la pregunta que me asaltó a continuación fue cómo prepararme. Y en este punto, empezó un proceso de búsqueda de información y de modelos. Solo encontré ejemplos en el ámbito de la política y de la jurisprudencia. En todos los casos, el relator tomaba la palabra ante el auditorio con el apoyo de un documento previamente elaborado. Pero estos patrones no se ajustaban al contexto en el que yo debía actuar, pues debía sintetizar el contenido de dos mesas redondas seguidas (una de estudiantes y otra de docentes), en un tiempo de no más de 6 minutos, inmediatamente después de que estas finalizaran. Estaba claro que era un reto para el que tenía que organizarme, así que fui dibujando los pasos a medida que iba tomando conciencia de mi actuación. Y como ha sido un trabajo que he hecho con gusto y por el que estoy enormemente agradecida, he decidido compartir los pasos que he seguido, por si a algún compañero le ofrecen ejercer de relator en un contexto similar. 

Empecé con dos tareas previas imprescindibles: 
1. Obtener información sobre el perfil de los participantes en las distintas mesas. 
2. Solicitar a la organización una guía de los temas que se iban a tratar.

Y ensayé:
3. Empecé una rueda de ensayos con mesas redondas grabadas sobre temas afines (educación, tecnología, lectura). Y durante la escucha descubrí que para organizar las notas con las ideas que iban deshilvanando los participantes tenía que hacerme una plantilla. Y la hice. Manual. En un DIN-A4: tres columnas, una para cada participante, encabezadas con el nombre, y en la parte inferior un espacio para el moderador.  
La práctica me sirvió para dar con el método y para hacerme una listilla de aspectos esenciales:
a.   Retener los nombres de los participantes.
b. Poner el acento en los aspectos principales de cada intervención.
c.   Separar las intervenciones con una línea.
d.   Destacar algún aspecto anecdótico o circunstancial.
e.  Jerarquizar los conceptos clave y dar a la síntesis una estructura clara (inicio, desarrollo y cierre). 

En las Jornadas:

Llegado el momento, no negaré que me asaltó el miedo del principiante, pero tenía la tranquilidad de haber estado en la misma tesitura varias veces y de saber qué problemas podían surgir por mi parte (quizá desatención), y por parte de los participantes (quizá dispersión temática). 
Y fui preparada. Para cada mesa, traje un juego de tres copias de la plantilla. Tomé las notas con dos colores (negro y rojo) y usé las mayúsculas para los conceptos clave. 
Estuve atentísima y agradecí los momentos de distensión de los participantes. Pero surgió algo con lo que no contaba. Al finalizar las mesa de adultos, se abrió un turno de preguntas y las respuestas merecían estar en el resumen, ampliaban algunos de los conceptos tratados o los matizaban, así que me dije que tenía que mencionarlos.
Al empezar me acogí al tópico de la captatio benevolentiae, aunque no solo como recurso oratorio sino porque no tenía el convencimiento de recoger todo lo dicho -y de hecho olvidé algún aspecto :(- ni de ajustarme al tiempo prescrito (aquí el vídeo 2:13:54). Al mismo tiempo, separé las grapas y extendí las hojas en la mesa de manera que las tuve todas a la vista. Las mayúsculas y los círculos me sirvieron de guía del resumen. Fue una síntesis transversal en la que tuve que relacionar los conceptos que trataron tanto los estudiantes como los docentes. Me atuve a lo aprendido, guié al auditorio con menciones a la estructura (empezaré con...), personalicé las intervenciones mencionando a los participantes por el nombre, recogí citas literales, hice hincapié en los conceptos clave y preparé al auditorio para el final (y acabaré con...).  Y, claro, olvidé datos importantes ;-)

Pero... las mesas fueron de lujo. La de los estudiantes contó con la presencia de Marta Bonet, Lola Daunis y Andreu Boix. Ni que decir tiene que en sus palabras había una hondo conocimiento de qué significa leer y de hacia dónde van sus intereses lectores. Hubo momentos emotivos que han quedado plasmados en el vídeo y en las imágenes de las jornadas (ver hastag #5ticedu).
La de docentes sirvió para conocer proyectos de comunidades lectoras como Viquilletra Excuses per llegir y para reflexionar sobre cómo abordar la lectura en las aulas. 

Tras jornadas así, una llega a casa llena de ideas, de motivos y de estímulos para afrontar nuevos retos en la estimulante tarea de enseñar. 



18 de junio de 2018

Felipe Zayas, maestro y amigo…


Hace dos años, tal día como hoy, en muchos blogs educativos se publicaba una entrada como homenaje a Felipe Zayas con ocasión de su 70 cumpleaños. Estos son algunos de los enlaces en los que podéis encontrar nuestra particular felicitación:


Repaso de Lengua: Feliz cumpleaños, #FelipeZayas, maestro y amigo
Blogge@ndo: Feliz cumpleaños, #FelipeZayas: 70 motivos (y mucho más) para brindar
A pie de aula: Feliz cumpleaños, #FelipeZayas. Con estima y admiración.
Conspiración de lectores: Feliz cumpleaños, #FelipeZayas. Gracias, maestro.
Tres Tizas: Somos ministéricos: “Feliz Cumpleaños, #FelipeZayas
Entre comillas: Muchas felicidades, #FelipeZayas
La rebotica de literlengua: Fotografías: “Feliz cumpleaños, #FelipeZayas”

Hoy es la misma fecha, pero ya no es posible celebrarlo, ya que -como sabéis- nos dejó el pasado 15 de abril. Por ello, en esta ocasión y con esta entrada común queremos recordar momentos compartidos con él, traer otra vez a nuestra memoria tantos aprendizajes, tantas charlas, tantos brindis, tantas vivencias… Es imposible olvidar tantos encuentros educativos compartidos… Por ejemplo, las jornadas de aulaBLOG, desde la primera y fundacional en Roa de Duero en la que compartimos taller con Felipe para aprender a crear un “podcast” e insertarlo en un blog … (aprendimos poco, pero nos reímos muchísimo), o las distintas ediciones de Getxolinguae en las que participó. En especial, la de 2009 centrada en el tema Competencia en comunicación lingüística, metodologías y TIC, en la que nos reunimos con él muchos de nosotros. Los eventos relacionados con Leer.es, fundamentalmente, el encuentro que tuvo como título Maneras de Leer en Madrid, en el año 2011.

-¿Te acuerdas en Maneras de leer? Estuvo genial.
-Sí, pudimos charlar bastante en aquella terraza… tantos amigos
-El club de la lengua…
-Exacto.
-Y la discusión sobre la muerte de la gramática.
-Felipe decía: “la gramática ha muerto”, con ese tono entre Ramón Gómez de la Serna y Salvador Dalí.
-Alguno de los más jovencitos le puso una nota en el bolsillo de la chaqueta: “la gramática hiede”. Fue casi un homenaje a las vanguardias.
-¡Cómo nos reímos!
-Felipe siempre avivaba el sentido del humor en sus charlas.
-Sí.
En I Encuentro de profesores de Lengua, en Sevilla, en el 2014 en el que Felipe colaboró con un entusiasmo de principiante, a pesar de estar ya jubilado, y en el que se convirtió en el referente de una generación de profesorado de Lengua con la charla inaugural del encuentro titulada Enseñar lengua y literatura. De insatisfacciones, búsquedas, certezas y extravíos.



Este recuerdo y homenaje es un canto a la risa, al humor, a la sutil ironía que siempre compartió Felipe con nosotros y a todo lo que aprendimos con él y de él. 


¡¡¡HASTA SIEMPRE, MAESTRO!!!