21 de octubre de 2018

¡Dije que sí e hice de relatora!


Retomo el blog para contar una experiencia formativa que he vivido recientemente y gracias a la cual he aprendido muchísimo. Todo empezó hace unos meses cuando, desde el ICE de la UdG, me propusieron hacer de relatora de dos mesas redondas consecutivas que versaban sobre los nuevos formatos de prescripción lectora (booktubers) y sobre metodologías de fomento de la lectura (booktráilers, poesía musicada...), en las V Jornadas TIC i Educació. Me pareció un formato original que no había tenido ocasión de ver en ningún evento educativo. Y dije que sí por varias razones: en primer lugar, tenía delante un reto interesante y, en segundo lugar, porque el grato recuerdo de mi participación en anteriores ediciones me unía estrechamente con el equipo organizador.

Y la pregunta que me asaltó a continuación fue cómo prepararme. Y en este punto, empezó un proceso de búsqueda de información y de modelos. Solo encontré ejemplos en el ámbito de la política y de la jurisprudencia. En todos los casos, el relator tomaba la palabra ante el auditorio con el apoyo de un documento previamente elaborado. Pero estos patrones no se ajustaban al contexto en el que yo debía actuar, pues debía sintetizar el contenido de dos mesas redondas seguidas (una de estudiantes y otra de docentes), en un tiempo de no más de 6 minutos, inmediatamente después de que estas finalizaran. Estaba claro que era un reto para el que tenía que organizarme, así que fui dibujando los pasos a medida que iba tomando conciencia de mi actuación. Y como ha sido un trabajo que he hecho con gusto y por el que estoy enormemente agradecida, he decidido compartir los pasos que he seguido, por si a algún compañero le ofrecen ejercer de relator en un contexto similar. 

Empecé con dos tareas previas imprescindibles: 
1. Obtener información sobre el perfil de los participantes en las distintas mesas. 
2. Solicitar a la organización una guía de los temas que se iban a tratar.

Y ensayé:
3. Empecé una rueda de ensayos con mesas redondas grabadas sobre temas afines (educación, tecnología, lectura). Y durante la escucha descubrí que para organizar las notas con las ideas que iban deshilvanando los participantes tenía que hacerme una plantilla. Y la hice. Manual. En un DIN-A4: tres columnas, una para cada participante, encabezadas con el nombre, y en la parte inferior un espacio para el moderador.  
La práctica me sirvió para dar con el método y para hacerme una listilla de aspectos esenciales:
a.   Retener los nombres de los participantes.
b. Poner el acento en los aspectos principales de cada intervención.
c.   Separar las intervenciones con una línea.
d.   Destacar algún aspecto anecdótico o circunstancial.
e.  Jerarquizar los conceptos clave y dar a la síntesis una estructura clara (inicio, desarrollo y cierre). 

En las Jornadas:

Llegado el momento, no negaré que me asaltó el miedo del principiante, pero tenía la tranquilidad de haber estado en la misma tesitura varias veces y de saber qué problemas podían surgir por mi parte (quizá desatención), y por parte de los participantes (quizá dispersión temática). 
Y fui preparada. Para cada mesa, traje un juego de tres copias de la plantilla. Tomé las notas con dos colores (negro y rojo) y usé las mayúsculas para los conceptos clave. 
Estuve atentísima y agradecí los momentos de distensión de los participantes. Pero surgió algo con lo que no contaba. Al finalizar las mesa de adultos, se abrió un turno de preguntas y las respuestas merecían estar en el resumen, ampliaban algunos de los conceptos tratados o los matizaban, así que me dije que tenía que mencionarlos.
Al empezar me acogí al tópico de la captatio benevolentiae, aunque no solo como recurso oratorio sino porque no tenía el convencimiento de recoger todo lo dicho -y de hecho olvidé algún aspecto :(- ni de ajustarme al tiempo prescrito (aquí el vídeo 2:13:54). Al mismo tiempo, separé las grapas y extendí las hojas en la mesa de manera que las tuve todas a la vista. Las mayúsculas y los círculos me sirvieron de guía del resumen. Fue una síntesis transversal en la que tuve que relacionar los conceptos que trataron tanto los estudiantes como los docentes. Me atuve a lo aprendido, guié al auditorio con menciones a la estructura (empezaré con...), personalicé las intervenciones mencionando a los participantes por el nombre, recogí citas literales, hice hincapié en los conceptos clave y preparé al auditorio para el final (y acabaré con...).  Y, claro, olvidé datos importantes ;-)

Pero... las mesas fueron de lujo. La de los estudiantes contó con la presencia de Marta Bonet, Lola Daunis y Andreu Boix. Ni que decir tiene que en sus palabras había una hondo conocimiento de qué significa leer y de hacia dónde van sus intereses lectores. Hubo momentos emotivos que han quedado plasmados en el vídeo y en las imágenes de las jornadas (ver hastag #5ticedu).
La de docentes sirvió para conocer proyectos de comunidades lectoras como Viquilletra Excuses per llegir y para reflexionar sobre cómo abordar la lectura en las aulas. 

Tras jornadas así, una llega a casa llena de ideas, de motivos y de estímulos para afrontar nuevos retos en la estimulante tarea de enseñar. 



18 de junio de 2018

Felipe Zayas, maestro y amigo…


Hace dos años, tal día como hoy, en muchos blogs educativos se publicaba una entrada como homenaje a Felipe Zayas con ocasión de su 70 cumpleaños. Estos son algunos de los enlaces en los que podéis encontrar nuestra particular felicitación:


Repaso de Lengua: Feliz cumpleaños, #FelipeZayas, maestro y amigo
Blogge@ndo: Feliz cumpleaños, #FelipeZayas: 70 motivos (y mucho más) para brindar
A pie de aula: Feliz cumpleaños, #FelipeZayas. Con estima y admiración.
Conspiración de lectores: Feliz cumpleaños, #FelipeZayas. Gracias, maestro.
Tres Tizas: Somos ministéricos: “Feliz Cumpleaños, #FelipeZayas
Entre comillas: Muchas felicidades, #FelipeZayas
La rebotica de literlengua: Fotografías: “Feliz cumpleaños, #FelipeZayas”

Hoy es la misma fecha, pero ya no es posible celebrarlo, ya que -como sabéis- nos dejó el pasado 15 de abril. Por ello, en esta ocasión y con esta entrada común queremos recordar momentos compartidos con él, traer otra vez a nuestra memoria tantos aprendizajes, tantas charlas, tantos brindis, tantas vivencias… Es imposible olvidar tantos encuentros educativos compartidos… Por ejemplo, las jornadas de aulaBLOG, desde la primera y fundacional en Roa de Duero en la que compartimos taller con Felipe para aprender a crear un “podcast” e insertarlo en un blog … (aprendimos poco, pero nos reímos muchísimo), o las distintas ediciones de Getxolinguae en las que participó. En especial, la de 2009 centrada en el tema Competencia en comunicación lingüística, metodologías y TIC, en la que nos reunimos con él muchos de nosotros. Los eventos relacionados con Leer.es, fundamentalmente, el encuentro que tuvo como título Maneras de Leer en Madrid, en el año 2011.

-¿Te acuerdas en Maneras de leer? Estuvo genial.
-Sí, pudimos charlar bastante en aquella terraza… tantos amigos
-El club de la lengua…
-Exacto.
-Y la discusión sobre la muerte de la gramática.
-Felipe decía: “la gramática ha muerto”, con ese tono entre Ramón Gómez de la Serna y Salvador Dalí.
-Alguno de los más jovencitos le puso una nota en el bolsillo de la chaqueta: “la gramática hiede”. Fue casi un homenaje a las vanguardias.
-¡Cómo nos reímos!
-Felipe siempre avivaba el sentido del humor en sus charlas.
-Sí.
En I Encuentro de profesores de Lengua, en Sevilla, en el 2014 en el que Felipe colaboró con un entusiasmo de principiante, a pesar de estar ya jubilado, y en el que se convirtió en el referente de una generación de profesorado de Lengua con la charla inaugural del encuentro titulada Enseñar lengua y literatura. De insatisfacciones, búsquedas, certezas y extravíos.



Este recuerdo y homenaje es un canto a la risa, al humor, a la sutil ironía que siempre compartió Felipe con nosotros y a todo lo que aprendimos con él y de él. 


¡¡¡HASTA SIEMPRE, MAESTRO!!!


1 de mayo de 2018

#secundariasenprimerplano, gracias


                             

Finalizado el mes de abril, es el momento de hacer balance del reto #secundariasenprimerplano. Para poner un broche simbólico -porque el hastag seguirá ahí-, propongo como secundarias a las protagonistas de Tea rooms, la novela de Luisa Carnés, que lleva por subtítulo "Mujeres obreras". Mujeres que luchan por sobrevivir en un ambiente hostil, de sobreexplotación, de hambruna, de escaseces. Hoy es un buen día para recordar su lucha y su sacrificio, que es también el de muchas de las mujeres de nuestras familias. Hoy 1 de mayo es también el Día de las Secundarias, de las artistas, de las escritoras, de las filósofas, de las actrices... De todas aquellas que, aun estando ausentes de la lista, están en la memoria de todos.

Así que solo me queda agradecer la participación de todos los que os habéis unido al reto con vuestras aportaciones. En quince días el hastag se ha llenado de interesantes propuestas que, con paciencia, he ido añadiendo en este documento.


Muchas gracias a todos. Y felices lecturas.

@idoiarutor @marudo76   @doloresojeda1 @cienciescoop

@melibeosoy   @bicaride   @AzaharaTIC  @Llopeziborra

@AnsaJulieta    @appaticus_finch  @Adrin69112251 @ocatasus

@aquimonroy @ibarbanc  @Lorena91463360  @ChNBitacora

@londones @_andreeeaa_1612  @Yolanda17283795 @PozaManoli

@encarnitaml13 @luciargi29  @mmariamateoo @mcadenato

@anam_cid @fdepedrog  @ManuelM4104 @alexmm999

@zalasa77 @pris_dss  @mjchorda @manolicharra

@QUIXOTEdotTV @QqCastilloLCL  @Hautatzen  @anam_cid

@monjardin4    @ismael20244585 @melibeosoy @elisatormo 

@marudo76 /   @Elena14392709 @rubilibrarian @LetrasDSal

@lajaines  Eva Moreno 4 ESO vía @luciargi29  @maviarri23 @QqCastilloLCL

@palcuca @PascualRomeroM3 @profeisma19 @nayyarazz_


@tonisolano  @rinosan @ferminadaza68 @alexsisifo @aquimonroy @begonyacayuela

23 de abril de 2018

Día del libro '18: + sobre libros y lectores

+ sobre libros
Hasta que lanzamos la propuesta #secundariasenprimerplano, muchos me han preguntado la razón de mi silencio en este espacio -tan querido, por otra parte-. No hay uno, sino muchos motivos, pero todos son ajenos a lo laboral, pues sigo a pie de aula, con una intensa actividad, con alumnos de bachillerato y de 2º de ESO, pergeñando nuevos proyectos, readaptando otros, y muy ilusionada con mi quehacer en la biblioteca del centro. Y de un aspecto de esta última faceta es del que voy a hablaros, no sin antes recomendar tres libros, cuya temática gira en torno a la lectura:
Ángel Gabilondo, Darse a la lectura. RBA (2012)  | Emilio Lledó, Los libros y la libertad. RBA (2013) | Antonio Basanta. Leer contra la nada. Siruela (2017).
Son libros de los que me resisto a hacer una presentación (y menos una reseña), porque no merecen ser reducidos a un comentario, aunque este sea elogioso, merecen una visita, una lectura pausada y consciente. Solo destaco una cita de Basanta en la que este apela a la desobediencia de los docentes, una desobediencia necesaria, a mi entender:
Ellos han de ser los primeros en defender y liderar el valor supremo de su labor. Manteniendo el combate implacable contra la rutina y el desánimo. Oponiéndose decididamente a directrices y procedimientos que saben profundamente ineficaces. 


+ sobre lectores
El aspecto del que hablo más arriba es del club de lectura. En el curso 2013-2014 cogí el relevo de la biblioteca del centro de manos de Sonia, una madre del AMPA que hizo un trabajo voluntario e ingente. En el proyecto de biblioteca puse el acento en la dinamización de actividades sobre lectura informacional y literaria. En ese contexto, nació Bibliocata, nuestro club de lectura. En junio, ¡el club cumple cinco años! Y creo que hoy es una buena ocasión para exponer algunas consideraciones sobre sus integrantes:
Quienes participan en las sesiones del club son alumnos a los que ya les gusta leer, que aceptan voluntariamente participar, sin que por ello reciban ninguna compensación en la nota. No se apunta al club el que detesta la lectura ni el neolector. Con esto quiero decir que la función del club no es hacer lectores, sino conseguir reunirlos -porque haberlos, haylos-, evitar que se diluyan entre el conjunto e incluso que abandonen la lectura por la presión académica y, como contrapartida, ofrecerles un espacio de conversación, un lugar en el que darles voz, en el que empiecen a perfilar su propio canon de lecturas y den el paso de la literatura juvenil a la de adultos. Porque el club de lectura no es una fábrica de lectores, no lo es ni lo será; en todo caso, es una oportunidad que ofrece la biblioteca del centro a quienes no hay que motivar para que lean, porque el gusto por leer lo llevan de serie, a quienes no les arredra el compromiso de la lectura, a quienes no miden los libros por el grosor, en definitiva, a quienes tienen la necesaria disposición hacia el silencio que requiere la lectura, pero también el prurito de comunicar lo leído. 
A todo esto, conviene recordarlo: el club de lectura se sitúa en las lindes de lo académico y lo curricular, discurre en paralelo, pero no precisa ni de lo uno ni de lo otro. No se puede, por tanto, hablar del club en términos de diversidad por arriba. En el club se detiene la maquinaria de la medición de resultados y el contador horario. En el club el tiempo lo ocupa la palabra y esta se alimenta de las experiencias que sus participantes han vivido después de adentrarse libremente en todo tipo de historias (reales, fantásticas, distópicas...). 
Durante los tres primeros años, el club estuvo formado por alumnos de Segundo Ciclo de ESO y bachillerato. La propuesta de participar en él se hizo a través de las tutorías, pero funcionó también el hecho de que fueran usuarios asiduos de la biblioteca, lo que propició que nos conociéramos y los libros se convirtieran en tema central de nuestras conversaciones. Si se ha mantenido la participación, si ha tenido continuidad, ha sido por el interés de los alumnos. 
A la vista de que este año algunos miembros del club acaban sus estudios y abandonan el centro (otros ya lo han hecho), he iniciado un club de lectura con alumnos de 1º de ESO.  Hice la difusión el día de la visita a la biblioteca, actividad incluida en el Plan de Acción Tutorial. Levantaron la mano 15 alumnos de un total de 80. Esa es la proporción. Menos de una cuarta parte. ¡Pero no por ser minoría hay que olvidarlos! En la primera reunión en la que se debaten las preferencias y se decide el primer título, no paraban de hacer propuestas, todos habían leído la saga de Harry Potter y Los juegos del hambre, entre otros muchos títulos. Muchísimos. Son voraces y entusiastas y buenos lectores. Y, después de varios encuentros, debo decir que también son muy agradecidos.

¡Feliz Día del Libro!

......................
Quizá te interesa: 

8 de abril de 2018

Abril'18: #secundariasenprimerplano


Con motivo del Día del Libro, el 23 de abril del año pasado lanzamos el reto #misecundariofavorito con este anzuelo: A los secundarios del cine se les tiene en buen lugar, ¿por qué no a los literarios? Fue una idea repentina que se desarrolló en pocas horas y, aun así, consiguió reunir a un centenar de lectores.

Si en la edición anterior apostábamos por los personajes de libro, en esta ocasión, nos inclinamos por abrazar cine y literatura con el objetivo de dar visibilidad a personajes femeninos de uno y otro ámbito. De ahí que el hastag principal #secundariasenprimerplano se pueda acompañar con los de #cine o #literatura

Pero todavía hay más. Y es que cualquier idea que se sugiera a Mercedes Ruiz (@londones) cobra otra dimensión. Después de una conversación telefónica sobre el tema, me planteó maridar esta propuesta con la campaña #LasSinFoto. ¿Recordáis? La que nace al calor del 8 de marzo y que aboga por visibilizar a mujeres fotógrafas, pintoras, escritoras, escultoras... 

Y de la unión de ambas surge el reto de poner en primer plano a mujeres de la literatura y el cine que en los libros o en las pantallas han desempeñado un papel secundario. 
Podéis participar de diferentes maneras: con un mensaje de texto nombrando al personaje y el libro o película; o bien acompañando la mención con una imagen de la portada del libro o cartel de la película; o con una imagen de una cita del libro o fotograma de la película. 
 ¿Os animáis?
Hasta el 23 de abril
No olvidéis el hastag:  #secundariasenprimerplano
 #LasSinFoto #cine #literatura


Y como hay que predicar con el ejemplo, aquí os dejo mi primera elección:
Habida cuenta de que el 23 de abril nos trae el recuerdo de Don Miguel, elijo a un personaje cervantino. Mi secundaria en primer plano es la huéspeda (1) de "La ilustre fregona", la ejemplar madre adoptiva de Constanza. La mujer que cría y educa y protege a la niña. La que asoma cuando le preocupa el asedio de los pretendientes de la muchacha, la que teme que algo malo le vaya a suceder, cuando reciben la visita del Corregidor. La madre que llora cuando teme la separación y la que en el llanto de la hija recibe la recompensa de su entrega. 
 


 (1) Esta palabra es un ejemplo de enantiosemia o autoantónimo, pues tiene dos sentidos opuestos. La persona que hospeda a otra en su casa o aquella que se aloja en casa ajena.


Síguenos en Twitter:



...........................................................................................
Quizá te interese: