18 de junio de 2012

Fotocartas


Crédito de la imagen: Felipe Zayas y Pilar Pérez Esteve

Una de las útlimas propuestas que hemos tenido la suerte de disfrutar en clase de 3º nos ha permitido descubrir que tenemos voz en los medios. Quizá sea una osadía calificar las fotocartas o fotodenuncias como un género discursivo a tenor de la definición que Felipe Zayas y Pilar Pérez Esteve proponen en el artículo Los géneros discursivos en los proyectos lingüísticos de centro, pero no cabe duda de que se han convertido en un subgénero de opinión cuya finalidad es permitir a los lectores expresar sus quejas mediante la combinación de imagen y texto (género híbrido).
Sea como sea, la lectura de ejemplos de La Vanguardia ha servido para que los alumnos tomaran la palabra para mirar a su alrededor y denunciar actos de incivismo, para mostrar su disconformidad con el uso del dinero público, para mostrar preocupación por la inseguridad del conductor... usando recursos lingüísticos que van desde la interrogación, la descripción, o la redacción de la queja en tercera persona (el lector se queja de...). Su denuncia lleva su firma y la dirección del lugar donde ha sido tomada la fotografía, como exigen las normas de publicación, hecho que me parece fundamental para que asuman la responsabilidad de los contenidos que publican en la Red.

Mientras esperamos ver algunas publicadas en la prensa, las hemos reunido en un álbum (hay que pinchar para leer los textos). 


....................................................


8 comentarios:

  1. No hay duda ya de que los géneros discursivos actuales han de ser multimedia y multiplataforma, versátiles para poder ser compartidos en los medios tradicionales y en las redes sociales. En algunos diarios impresos ha desaparecido la sección de 'Cartas al director' y en su lugar aparece la fotodenuncia, tal vez por contagio de las ediciones digitales en las que se cede mayor protagonismo al envío de fotos por parte de los lectores. Los jóvenes se sienten más atraídos por este tipo de actividades, en parte porque no necesitan escribir tanto y en parte porque implica el uso de herramientas que conocen bien.
    En cualquier caso, tu propuesta deja bien claro que son competencias que vale la pena trabajar, porque van orientadas a la convivencia y a la argumentación en partes iguales.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Toni, tienes razón en que las fotocartas cada vez aparecen mas en la prensa escrita restando espacio a las cartas al director. También en que el texto que las acompaña es más reducido en extensión. De todas formas, creo que la práctica les ha servido para tomar conciencia del entorno en el que viven y para posicionarse ante ciertas actitudes incívicas. Cuando en clase cada uno explicó la elección de su carta, vi cómo su espíritu crítico se había aguzado.

    ResponderEliminar
  3. Probablemente Felipe y Pilar no lo aprueben, pero la fotodenuncia o la fotocarta es un tipo de género discursivo que puede dar mucho juego en la clase de Lengua. Texto breve, descriptivo y que acompaña a una imagen. El ejercicio me parece muy válido y hay fotografías muy muy curiosas. Observación y creación... ¡felicidades!

    ResponderEliminar
  4. Fe de erratas: En la primera línea de mi comentario, donde dice "mas" debe decir "más". Disculpas.

    Marcos, la propuesta de Felipe y Pilar me convence, lo mire por donde lo mire. Creo que hasta va a cambiar algunos de mis planteamientos. Estoy a la espera de que salga el artículo completo. El del link es solo un avance.
    En cuanto a las fotocartas, ha sido el último trabajo escrito del curso y si bien pensaba que les causaría cansancio, la práctica ha sido un estímulo para pensar, debatir, proponer...

    ResponderEliminar
  5. Las TIC están colaborando en la aparición y difusión de géneros discursivos nuevos que se extienden con gran rapidez. Por eso los tenemos que incluir en las programaciones.
    Por ejemplo, las características de los textos de la prensa digital están modificándose y naciendo nuevas formas.
    El mapa conceptual del artículo de Felipe y Pilar es una maravilla, caracteriza de manera precisa un concepto tan complejo como el de género discursivo y da muchas pistas para secuenciar contenidos y programaciones. Una joyita.

    ResponderEliminar

Deja un comentario